Todo a su medida

Captura de pantalla 2014-02-20 a la(s) 23.03.00

Ayer leía este interesante artículo en Público sobre cómo tramaron, tras la muerte del eunuco asesino, toda una red de decisiones convertidas en leyes que aseguraran que los que vivían, respiraban, amaban y se encontraban como pez en el agua en el régimen fascista, siguieran mandando. Desde hacer de la provincia la circunscripción electoral a la que se les asigna un mínimo de dos diputados, hasta el recuento de votos por la Ley D’Hont.

Uno de los problemas puestos sobre el papel en los comentarios es que, si se corrige esta situación nada democrática y se pasa por ejemplo a la circunscripción única, las provincias pequeñas se queden sin representación. Pero ahora mismo, esa situación ya se da. Tengo un cuñado que es bastante “tocahuevos” y se le ocurrió mandar la misma carta a todos y cada uno de los cinco diputados por Valladolid. Sólo uno de ellos, Mario Bedera, se dignó en contestarle. En la carta se les preguntaba cuáles habían sido las iniciativas presentadas que repercutieran en beneficio de Valladolid. Este diputado le dijo claramente que él no era diputado de Valladolid sino del PSOE. Y desgraciadamente es verdad. Ninguno de los diputados hace absolutamente nada por sus electores. Todos se dedican a “trabajar” en las comisiones en las que les nombran a través de su partido y a votar en consonancia con lo que se les ordena.

Esto demuestra que, ni los diputados son los representantes del pueblo, ni mucho menos se preocupan por lo que nos acontece. Son meros engranajes del voto propuesto, la mayor parte de las veces para beneficiar a lobbys, y otras, para hacer legal lo que no debiera serlo (como por ejemplo que, en caso de bancarrota del estado, lo que no se puede dejar de pagar es la deuda). Y tampoco representan la voluntad de los ciudadanos como sucedió ayer en el Congreso dónde los de siempre impusieron su mayoría basada en una minoría nada mayoritaria para quedar bien con el Gobierno Chino o Israelí.

Hacerle entender a los que pasan, a los que no votan o a los que están convencidos de que vivimos en el mejor sitio del mundo, que este sistema es un sistema opresor y nada democrático que funciona para dar cobijo e impunidad a los poderosos, es la tarea más difícil que tenemos y la que más réditos nos puede dar.

Anuncios

4 comentarios en “Todo a su medida

  1. La tan valorada transición fué otra tomadura de pelo al ciudadano, y de aquellos polvos éstos lodos.
    Lo que sí define bien clarito que todo fué una reforma para que todo quedara igual fué aquella famosa frase, tras la muerte del dictador de:”Todo queda atado y bien atado”. Y aún, en esas estamos. El mismo camelo. La misma mona vestida de seda que mona se queda. Salud y si no llegamos a la III en éstos tiempos, con todo lo positivo que para ello está haciendo la monarquia, nunca lo conseguiremos.

  2. Dices:
    Hacerle entender a los que pasan, a los que no votan o a los que están convencidos de que vivimos en el mejor sitio del mundo, que este sistema es un sistema opresor y nada democrático que funciona para dar cobijo e impunidad a los poderosos, es la tarea más difícil que tenemos y la que más réditos nos puede dar.
    Si estoy de acuerdo lo que pasa es que dentro de ese grupo que no vota los hay que no quieren saber nada de los partidos políticos vamos que no los quieren ni renovados y me temo que esa es una tarea para utópicos. Ellos ven en el individualismo la fortaleza del ser humano.
    Salud

    • Cada uno puede hacer lo que quiera. El que no quiera votar que no vote. Pero a mi, eso de que no creen en los partidos me parece una excusa. Yo tampoco creo pero soy consciente de que el sistema hay que combatirlo desde dentro. Una revolución es impensable. Y visto lo de Ukrania, indeseable.

Los comentarios están cerrados.