El estado de publicidad y propaganda

1

Ayer, me preguntaba Juanvi (@jvmendezdeleon), de unión de Blogueros Progresistas si recordaba la publicación “Hermano Lobo”. La verdad es que en 1972 no estaba yo para revistas satíricas, entre otras cosas porque a mi pueblo no llegaban y porque tenía edad de jugar y no de pensar. Por supuesto que después, he conocido la revista y a algunos de sus más insignes dibujantes como Forges con el que tuve el gusto de charlar en una manifestación del “No a la Guerra”.

Pero no es de la revista de lo que quiero hoy escribir. Porque después de tantos años estamos como entonces. Los actos principales del estado, como el de ayer por las víctimas del 11-M, se encuadran alrededor de una misa (como entonces). Como entonces, los curas, y en especial el presidente de la Conferencia Episcopal, hacen política desde el púlpito. Aunque ahora, además se dirigen letanías a favor del fascismo y no de la libertad como hacía Tarancón. Lo que quiere decir que estamos peor.

Y lo estamos, porque además, entonces, Franco iba de frente y todo el mundo sabia a qué atenerse. Todo el mundo sabía que si hablabas mal del dictador, si te metías en política, si acudías a reuniones clandestinas,…, podías acabar en Carabanchel. Ahora, la gente se cree que tiene libertad para hacer y decir lo que quiera. Pero si quieres ir a juicio, primero tienes que adelantar la panoja. Y si no tienes, pues te jodes y apechugas con lo que crees que es una injusticia. Si vas a una manifestación, estás controlado por unos señores, a los que pagamos todos, que se disfrazan de maleantes para provocar disturbios y acabar deteniendo a quién esté a tiro. Y qué casualidad que siempre acaben cobrando de lo lindo los diputados o de IU, o de Compromís, o del Bloque Nacionalista Galego. ¿Saben que son diputados y por eso les dan, o les dan y cuando dicen que son diputados de tal partido les dan mucho más?

Los poderosos, como entonces, pululan por el estado con la cabeza alta a pesar de estar envueltos en cientos de escándalos financieros, escándalos de corrupción, de tráficos de influencias, de cohechos, de robos a las arcas públicas. Escándalos que pasan impunes ya sea por sobreseimiento, ya sea porque han copado, como entonces, todos los estamentos del estado, desde el Gobierno, a la judicatura y salen impunes. Los que como entonces, quieren hacer bien su trabajo, acaban apartados.

Como entonces meten a sus enchufados a vivir del sueldo de la administración, con la diferencia de que entonces eran conserjes o funcionarios base y ahora los meten como asesores, subdirectores o altos cargos que cobran un dinero que par sí quisieran los que han conseguido su plaza con el esfuerzo y el tesón de una oposición.

Estos tipejos se dieron cuenta que si controlaban los medios de comunicación, a base de propaganda, mentiras y mantras repetidos una y otra vez, podrían hacer que pareciera una cosa y que en realidad fuera el estado que siempre han querido: la oligarquía. Nunca pensaron que todo les fuera a ir tan bien. La gente se preocupa y llora porque un cáncer acabe con una niña que sale cantando en la tele, pero le da igual que su vecino tenga que ir a buscar comida al cubo de la basura. Todo es una gran mentira publicitaria.

Si el otro día me quedé ilusionado porque en Burgos sabían qué era el 22M y estaban dispuestos a coger un autobús, ayer, pisé de nuevo el suelo. En mi trabajo, nadie sabe lo que se prepara, claro está, porque no ha salido en la tele.

Los que se dicen progresistas, siguen leyendo El Pais, oyendo la SER o viendo La Sexta, y aunque algunos dicen saber que no son medios de fiar, siguen twiteando sus noticias, haciendo referencia a sus informaciones y entrando día a día como si fueran medios serios.

No tenemos remedio. Necesitamos una revolución, pero no con palos y pistolas, sino con libros. Necesitamos que se acabe la TV. Sólo desde una sociedad culta y leída es posible el cambio. Y hasta de eso se han dado cuenta y están tomando medidas.

Al menos salgamos el día 22 a la calle. ¿Será el último cartucho?

Anuncios

9 comentarios en “El estado de publicidad y propaganda

  1. El último no, Cele, Te concedo que, casi el penúltimo. Yo sí leí El Hermano Lobo en aquellos heroicos tiempos. Y sé que la cosa cambió para ser igual o peor por conveniencia de los de siempre. Porque, aunque había obreros más combativos, eso sí, la masa aborregada era la misma entonces que ahora. Salud.

    • Si uno lee a Galdós, a Larra o incluso a Quevedo, es todas esas las épocas se quejaban de lo mismo: la España de pandereta, incultura y servilismo. Pero eso no me consuela. Porque significa que en cuatro siglos apenas hemos avanzado. Y porque significa que, el acceso a la libertad de prensa no nos hace libres, sino todo lo contrario. Nos hace mucho más manejables y más fácil de manipularnos.
      Desde luego que, será por la primavera que reaviva mis genes pesimistas, será por que soy así o porque me hago mayor, el caso es que no veo solución.
      Ver como alguien se compadece de una niña muerta porque sale en la tele hasta el punto de saltársele una lágrima y sin embargo ver como esa misma persona no hace nada por evitar que le exploten, por evitar que su hijo no pueda ir a la universidad porque no podrá pagar la mátrícula, me llena de tristeza y rabia.
      La tele es un invento diabólico.

      Salud, amigo

  2. Pues si amigo, la tele es un invento diabólico y su manipulación es lo que más daño hace a los ciudadanos. La caja tonta, la Ser, la Sexta o el 90 % de los medios de comunicación estan manipulados para que la masa borreguil aumente y no disminuya, como seria nuestra salvación.
    Me satisface, me queda la satisfación de no pertenecer a esa masa manipulada y tutearme aquí cada dia lo uso como medida de terapia porque en el “pueblo llano” se ven tantas barbaridades que acojonan. Como dice hipos 1 y tú mismo, antes y ahora, ésto no ha cambiado. La derechona y el clero juntos a por los incautos. Ya saben ellos que la educación es lo que forma ciudadanos, por eso nos vemos como estamos, porque toman sus medidas poniendonos a los pobres cada vez más dificultades. Me voy p’alhuerto, mi otra terapia.
    Nos vemos el 22M y ya te aseguro de antemano, que tendremos más cartuchos que utilizar.

  3. Amen
    En cada escaño una mentira, en cada representación catedralicia infinita hipocresía. Ellos son los miserables que nos arrebatan la vida .
    Los magenta hablando de Venezuela en el parlamento..” los democratas españoles dice que deberían hacer algo”. Unos nueve minutos de vídeo que no traigo pq me da vergüenza. Estos sí que son de la misma calaña que los más hipòcritas.
    Entré en su página y dicen:
    “España tiene una posición sobre Venezuela. Esto puede no resultar muy sorprendente, pero hasta ayer no consta que la tuviera. Ayer, el Congreso de los Diputados aprobó por abrumadora mayoría una iniciativa de UPyD en favor de las libertades y de los derechos humanos y contra la actitud antidemocrática y violenta que está demostrando el gobierno de Nicolás Maduro. Tuvo que ser, una vez más, el pequeño grupo de cinco diputados el que pusiera a los viejos partidos tradicionales – y con ellos al Gobierno – ante su responsabilidad.”

    Ojalá que algún día gobiernen personas justas
    Salud

    • Lo peor de todo es que el otro día el Wyoming hizo una encuesta en la calle, y la mayoría decía que Venezuela es una dictadura. Cuando preguntaron ¿Y España? “España, No, hombre por dios”.
      Puta tele.

      • Si, puta tele y puton el fascista que hoy dijo verdaderas animaladas en el twitter a Pilar Manjón. Y el energúmeno en cuestión y al que seguía P Manglano es el mismo que se metió con Tania Sanchez, Zerolo y con página web y nadie hace nada.
        Me da vergüenza vivir en este país.

Los comentarios están cerrados.