Sainetes junto a los leones.

nos-protegen

El teatro es un arte divertido, serio, intelectual y antiguo. Sin embargo, hay funciones que sin ser tragedias acaban “matando” a los espectadores.

Leía anteayer un twitter que decía algo así:

-Negociación de la financiación.

-No.

-Referéndum.

-No.

-Independencia.

-No, pero estamos dispuestos al diálogo.

Del entremés de pacotilla escenificado ayer en el Congreso hay que sacar las conclusiones que no están en la función y no las que intentan escenificar.

Durante años, se les dice a los catalanes que no se puede negociar la financiación autonómica, que son insolidarios, que reciben más que otros y mucho más de lo que dan y que son habas contadas. Cada vez que alguien del Partido Parásito abre la boca para hablar contra los catalanes, está creando un voto más a favor de la independencia. Tal es así que, los caraduras de CIU, que son iguales o peores que los del Partido Parásito (porque para eso son igual de parásitos, igual de fascistas e igual de totalitarios, pero con la máscara de no tener pasado franquista) han aprovechado esa campaña de fidelización de independentistas que han creado desde el Partido Patrincar, para desviar la atención y aprovechar la coyuntura para marcarse un órdago a la grande con dos caballos. Ahora que el órdago puede salir adelante, porque los demás sólo llevan putas, es cuando se les dice a los catalanes que, vale, que se puede negociar la financiación. Eso que antes era imposible ahora no sólo no lo es, sino que se muestra como la única salida (habría que ver, si los catalanes aceptaran, si entonces no empezarían de nuevo con el discurso de insolidarios, peseteros, etc).

Para colmo, les insta a una reforma constitucional que por supuesto saben que entre PP$%€ vetarán.

Pero si el entremés del Partido Parásito es infumable, el sainete de los socioliberales es para exiliarse directamente. Rubalcaga se infla el estómago hablando de reforma constitucional, pero, por si las moscas, enseguida y sin que nadie se lo pregunte, deja claro que reforma si, pero a su manera. De proceso constituyente, nada, de nada. No vaya a ser que el pueblo se pase en la reforma y se queden sin pesebre.

Así que, sacando las conclusiones que debemos y no las de si el referéndum es o no legal (nada que el pueblo quiera debe ser ilegal), hemos observado como lo que importa tanto a los Parásitos, como a los socioliberales (y no hablemos de la megapija) es que todo siga igual. No quieren nada en lo que el pueblo salga beneficiado porque eso supone perder privilegios. Los referéndums no son bien vistos por ninguno de las dos formaciones vividoras. La reforma constitucional sólo es posible si el pueblo no participa en ella. Ya se vio cómo fueron capaces de reformar el artículo 135 en dos tardes, con nocturnidad y por la puerta de atrás (porque incumplieron el artículo 167 apartado 3) y sin embargo se niegan a cualquier cambio que no venga de su ideología.

Este es un sistema totalmente podrido, nada democrático (mientras hablaba Joan Coscubiela, el Babas y su lugartenienta, hablaban por teléfono dejando claro que no les interesa nada que no sea su propio negocio), y con una gentuza que no está dispuesta a darnos ni el más mínimo respiro.

Anuncios

14 comentarios en “Sainetes junto a los leones.

  1. Esto es una teatralización montada para distraer, enfrentar y encoñar al personal.
    “Fuese y no hubo nada”.

    En cuanto al comportamiento de la bancada…, siempre igual. Las cámaras sólo enfocan a la tribuna de oradores para aparentar solemnidad pero el hemiciclo es la coña de la Bernarda.

    Salud República

    • Si, lo de encabronar, lo hacen bien. Entre los que creen que el mayor problema (su problema) es la independencia (de uno y otro lado) y los que vemos como se les distrae con estas bobadas, encabronados, estosmos muchos.
      La bancada, a lo suyo. Como siempre. Con alguna escepción honrosa y honorable.

      Salud

  2. Buenos días amigo!

    Ya con el horario europeo tuve ayer la osadía de empaparme de este sainete que tan bien defines,hecho con alevosía electoralista y con las formas de cualquier dictadura.
    Lo único que me quedo claro es que estos PPSOE, tienen las mismas concepciones de estado,que van a seguir amarrados a sus asientos y que les importa una mierda el futuro de los ciudadanos.
    Como hoy publica el diario.es “se aplaudieron entre ellos”, parece que ensayan ya su coalición de concentración para un futuro cercano.
    Los de la calle, como si de un partido de fútbol se tratase,defienden a sus equipos.Es un clientelismo que no logro entender y que nos llevará a la ruina social.
    Como ya he opinado en otras ocasiones es hora de dar un volantazo ,cambiar el rumbo del voto y dar entrada a ideas y formas nuevas.
    Lo que hay esta mas que visto,podrido y da un hedor insoportable.
    Es hora de aire fresco y mas sano!

    Salud y buen día a tod@s!

    • Mientras la educación esté bajo la tutela de la Iglesia no hay nada que hacer. Ese yugo perdura bajo formas sibilinas.
      Es tiempo de comuniones. Reatas de infantes sometidos a un rito cuyo alcance desconocen. Familias abducidas por aquello del qué dirán-

      Faltan dos generaciones, al menos, para librarse de la caspa.

      Salud República

      • Toda la razón amigo. Lo peor es que aún no hemos asentado ninguna base en sentido contrario, y la caspa inunda todo el edificio de arriba abajo…

        Salud y República!

    • Estoy de acuerdo con JM. Mientras la educación no sea 100% pública y laica, no hay nada que hacer.
      En este país se sigue enseñando e el servilismo, en el si, señor; y en el que quién no guarda las normas acaba siendo castigado.

      Salud

      • Yo también , ya lo comentábamos el otro día cuando puse el ejemplo francés.Donde es absolutamente laica y blindada por constitución.Pero el fruto da con el tiempo.Yo,y es triste ya me lleve este año a mi hija allí.Pero es que en España se que no tendrá ninguna oportunidad,y menos como mujer.El futuro tendremos que seguir peleandolo!

  3. Los mismos genes, descendientes, de quienes cercenaron la vida de nuestros ancestros y precarizaron nuestra juventud de algo consustancial con la libertad como es la educación y la cultura, vuelven a las andadas para machacarnos en todos los aspectos de la existencia cuando ésta necesita de mayor protección. Sus abuelos acabaron con los nuestros. Sus padres dictaron la vida que habríamos de llevar. Ahora, éstos, nos retrotraen a la noche de los tiempos amparados por un entorno que les es notoriamente favorable.

    Pero las máscaras han caído. Dejándonos ver la verdadera faz de unos “demócratas” que jamás lo fueron ni pretendieron. Sino que tan sólo fue una simulación en diferido en forma de Transición de una férrea y criminal dictadura que logró hacernos creer que estábamos caminando hacia lo nuevo cuando de lo que se trataba era de no sólo no tocarle un pelo a los tradicionales dueños del cortijo, sino de que siguiesen “gestionando” el simulacro.

    Ahora, les da igual que se conozca el entramado de mentira y actúan con total desfachatez. De ahí que les salten los resortes propios de una dictadura y nunca los de una democracia. E iremos viendo más reacciones en tal sentido a medida que más gente concienciada con cuanto ocurre dé el paso para manifestar su disconformidad y su protesta.

    Asistimos, de nuevo, a la contemplación de una España oficial que en nada se parece ni tiene que ver con el país real. Y que se desmantela y se viene abajo en la medida que surge el despertar de los adormecidos. Estamos de nuevo en ebullición. Como agua para chocolate. Y como todos sabemos, una olla a presión, si se tapa, explota. Por lo que habrá que estar atentos a los vendedores de sueños y de humo. Porque apuntan que se está gestando una Segunda Transición. Que pretenderá, nuevamente, cambiar el decorado pero manteniendo el mismo escenario.

    Con lo que no cuentan es que parte de los espectadores ya no quieren más teatro. Y han abandonado sus asientos. Hartos de ser súbditos, quieren también actuar. Pero esta vez empoderados como ciudadanos.

    Estamos ante una nueva oportunidad histórica. La de romper con el secular y monopolístico entramado de poder que nos determina, mal que bien, todos los apartados de nuestra existencia.

    Salud y mucha animosidad, porque… ¿Qué más tenemos que perder?.

  4. Pingback: Sainetes junto a los leones. | EL VIL METAL. | ...

Los comentarios están cerrados.