No somos un país, sino una banda

La Resistencia

Atrincherados en el hueco de una alcantarilla, Íñigo y Pablo veían pasar a los pitufos que les andaban buscando. Absortos cada uno en sus pensamientos ambos coincidían en el no entendimiento de cómo se había llegado a esa situación.
Cuando empezaron a cobrar comisiones, la mayor parte de los ciudadanos no prestaron atención porque era poco dinero. Cuando especularon con los precios de los alimentos en África y Latinoamérica, siguieron pensando en el fútbol y en sus cosas porque África estaba llena de negros y América quedaba muy lejos. Cuando vendieron participaciones como si fueran cartillas de plazo fijo, pensaron que eso era cosa de cuatro desgraciados avaros que, queriendo timar, habían sido timados. Cuando mandaban a los bárbaros sicarios a desalojar pisos que pasaban a ser de su propiedad mientras que sus inquilinos seguían portando la deuda con ellos de por vida, muchos decían que los culpables eran quiénes habían querido vivir por encima de sus posibilidades. Cuando privatizaron la sanidad y la educación se creyeron la mentira de que, para ellos no iba a cambiar nada y todo seguiría igual. Cuando se quedaron con los servicios públicos por un precio irrisorio, sólo los afectados levantaron el grito y en voz baja. Cuando les dijeron que sus casas no eran ya suyas porque, por el bien de la comunidad, nadie, salvo ellos, podían tener propiedades, empezaron a verle las orejas a un lobo que ya era un oso de mil kilos. Cuando les obligaron a trabajar por la comida aduciendo que la sociedad no puede tener gente ociosa, entonces quisieron cortarle la cabeza a ese enorme lobo. Pero para entonces, ya no quedaba casi nadie con la suficiente libertad como para conspirar contra el sistema.
Sólo unos pocos se echaron a las calles. Son los últimos, los que como Pablo o Íñigo, permanecen siempre en la clandestinidad luchando por los demás.
Un tremendo estruendo seguido de un resplandor ilumina la cara de los fugitivos que tienen la tez seria y la boca mirando al suelo.

*****

Nos lo roban todo

El Ministro de Hacienda tiene planes de pensiones pagados por todos en el paraíso fiscal de Luxemburgo. Quién se erige como portadora de la verdad absoluta y de la regeneración de este país no sólo tiene su fondo de pensión en Luxemburgo sino que el correo se lo mandaban a Lituania. La hermana del rey es imputada por blanqueo y delito fiscal. La mitad del gobierno, o la mayoría ha cobrado sobresueldos y el partido que los sustenta está involucrado en miles de casos de corrupción, cohecho y tráfico de influencias. Uno de los sindicatos mayoritarios que ya tuvo hace años el escándalo de la PSV, se financia ilegalmente a través las subvenciones sobre facturas falsas. Quieren aforar al ex rey para evitar que haya demandas contra él. España tiene más aforados que todo la Unión Europea y toda la OCDE juntas.
¿De verdad que somos un país? ¿A todos esos que se les llena la boca de España, creen que esto es propio de una sociedad conjunta? ¿Todos esos que defienden España a capa y espada pero que tienen sus cuentas en Suiza, sus fondos en Luxemburgo y sus empresas domiciliadas en Gibraltar, son los que tienen que salvaguardar la nación?
No me extraña que tengan miedo a lo que PODEMOS cambiar. No habrá celdas suficientes para tanto delincuente moral que debieran ser también legales.

Anuncios

12 comentarios en “No somos un país, sino una banda

  1. Sí somos un país con muchas bandas q trataron de hacernos culpables de todo o de paralizarnos diciendo que nada se puede hacer. Hemos roto lo que parecía una verdad absoluta y ahora queda demostrar con acción y hechos que en ese camino de la utopía sí se puede hacer realidad nuestro sueño q muchos deseamos desde la adolescencia. Será maravilloso conseguirlo con el apoyo de todos y no dejando que minen nuestra moral.
    Ayer dimitió WM ( no me creí que no lo supiera) y Couso va a Europa (un alegrón). Hoy Pablo a las 11:30 nos hablará como candidato a la presidencia del Parlamento y a lo mejor alguno del partido q se sigue considerando de izquierdas se plantea otra forma de interpretar la realidad al enterarse que la presidencia se decidió ayer entre encantadores de serpientes y conservadores de los suyo.
    Salud y a por ellos

    • lo de Willy, yo tampoco me creo que no lo supiera y más cuando hay un tipejo de UPyD que anda diciendo por las redes sociales para justificarse que el fondo era público, que la sicav pertenece a una ONG y que no hay nada malo en ello.

      Salud

      • Yo pienso que en IU han aprovechado, un resbalón del Meyer para obligarle a quitarse de enmedio. Yo creo que es una dimisión forzada y que ahí y con ese gesto tambien comienza el cambio. Lo de Podemos va a repercutir en todos, tambien por supuesto en IU.

        • Dije ayer que con la dimisión de Meyer, en IU comenzaba el cambio. Hoy se da por hecho en los medios que Alberto Garzón será el hombre fuerte en IU.

  2. Jesús, hay censura y con descaro. Te puse en facebook contestando a tu artículo, dos largos comentarios, he entrado para ver si los habias leido y no los encuentro por ninguna parte. Lo que faltaba, ya no se puede escribir lo que uno quiere?.
    Un abrazo

    • Pues todo es posible. Ayer si los vi. Pero tampoco te hagas mala sangre porque en facebook, aparecen y desparecen las cosas de repente. No se que criterio siguen pero, basta con que quieras ver algo para que no aparezca. Si los tienes en tu muro, es que están.
      Y acabo de mirar y si que están.
      Salud

  3. Ahora sí, Cele. Ahora sí estoy convencido de que el miedo, por fin ha cambiado de bando. Debemos tratar tan solo de que se quede ahí, por tiempo indefinido.

Los comentarios están cerrados.