Estadística y recuperación

En el bulevar de los sueños rotos

Anochecía. La tenue luz de las farolas se difuminaba con la que reflejaba una enorme luna por efecto del calor. En el callejón oscuro y opaco dónde las dependientas del Día, depositaban los cubos de basura con las sobras, tres sombras se distinguían apoyadas en la pared. Tres lobos al acecho de una pieza fácil. Tres seres humanos de gesto compungido, paciencia infinita y vida truncada, esperan la comida diaria de sus hijos. Huevos rotos, yogures caducados, verdura pocha y pan duro. Pero como la vida es así de hijaputa, no se lo ponen fácil. Para encontrar los manjares deben sacar bolsa a bolsa, rasgo a rasgo, hedor a hedor y mancha a mancha aquello que se encuentra en condiciones mínimas para no morir intoxicado.

Cuando los veo, se me encoge el corazón. No reconozco sus caras, casi ni sus figuras en la oscuridad. Parecen dos hombres y una mujer. La señora, mayor, lleva ropas oscuras y tiembla al abrir las bolsas. Uno de los hombres está tan al fondo del callejón que ni siquiera estoy seguro de que sea un hombre. El otro, … el otro me ha helado aún más la sangre. Es Jose María, un ex-parado con tres hijos de mi barrio. Ahora ya trabaja. Nueve horas diarias aunque me dijo que le contrataron por cuatro. Nueve horas para llevar a casa 540 euros al mes que no le llega ni para el alquiler por el que paga 630. Su mujer, ama de casa, a la fuerza porque nunca encontró trabajo aunque lleva apuntada en el paro casi nueve años, debe dejarse la espalda en escaleras y portales a dos euros la hora. Sin contrato y sin seguridad social.

Sus hijos comían en el colegio. Ahora, no saben que hacer con ellos. Entre Cáritas, el banco de alimentos del barrio y la basura,  no dan para alimentar a tres hijos que tienen necesidad de comer como cualquier niño de su edad, pero que a ellos se les debe pasar por obligación. El hambre es como el dinero, que cuanto más tienes, menos lo notas.

* * * * *

Antes de nada, debo advertir que una parte de mi trabajo consiste en hacer estadísticas. Y que, precisamente por eso he llegado a la conclusión de que esta filosofía matemática que no puede ser ciencia, se le ha dado la importancia que actualmente tiene porque es tan falsa como el pensamiento liberal. Lo que se dice del pollo (si yo me como un pollo y tu ninguno, entre tu y yo nos hemos comido medio pollo cada uno, pero tu no lo has “catao”), no sólo es un axioma impepinable, sino que es el paradigma de esta pseudociencia. La estadística ha sido la excusa para el imparable aumento de ventas, para el imparable crecimiento, para la reorganización de sistemas, de puestos de trabajo, del capital de las empresas, de los activos, de los trabajadores y hasta del agua que bebemos o la comida que usamos. La estadística nos ha dicho que lo importante no son las personas sino el dinero. Que lo importante no es la solidaridad y el apoyo, sino que los números cuadren. La estadística nos preparó para que nos robaran el dinero, las condiciones, la vida y que pensáramos que era por nuestra culpa (vivir por encima de nuestras posibilidades).

Así, después de tres años de desgobierno, de cambios legislativos en los que los trabajadores han dejado de tener derechos para ser “afortunados”, de rebajas salariales, de cambios estructurales para que ya no haya trabajadores sino esclavos, estamos aún por debajo de la estadística de parados que tenía Zapatero en 2011. Pero el desgobierno de la corrupción, los sobres y la regeneración para eternizarse en el poder, está contento porque no sólo han dejado a uno de cada cuatro españoles al borde de la miseria, sino que, en ese estado, deberán aceptar cualquier proposición laboral. Aunque sea como en Grecia por la comida. Y para eso, ya anuncian que digamos adiós al salario base y al subsidio del paro. Lo que significa más dinero para los suyos, más ignorancia para el pueblo y mayor posibilidad de que se puedan eternizar en el poder.

¡Y todavía hay bobos que creen que no PODEMOS hacer nada!

Anuncios

13 comentarios en “Estadística y recuperación

  1. No lo sabes tú bien…!! Esta mañana, una nueva bronca con los percebes que me rodean. Un desprecio constante cargado de lugares comunes contra el fenómeno #Podemos, que intento desmontar con preguntas que no contestan y que parecen aceptar que las cosas son como son y no se puede hacer nada. En el cúlmen de la discusión tuve que escuchar algo así como que “sobra” gente para el poco trabajo que hay. Sin cuestionar nada más. Además se cabrean. Y terminan el “debate” con un “se acabó de hablar de política”.
    -Claro, claro… siempre podemos hablar de fútbol, que para eso no hay problemas -musito.

    Bobos, necios o analfabetos estructurales que no hacen sino repetir lo que oyen en emisoras o TV que son la voz de sus millonarios y minoritarios dueños. Y que desde la misma idiocia en la que se desenvuelven encima te acusan de ser un “enterao”, un iluminado.

    Vuelvo a traer aquella anécdota de Napoleón, en la que éste -en un encuentro con poderosos personajes que le expresaban su temor a que el status quo se viniera abajo a cuenta de la aplicación del sufragio universal (un hombre, un voto)- les vino a decir: “¿De verdad me vais a hacer creer que con vuestros medios de propaganda no sereis capaces de convencer a los pobres de que os voten a los ricos?”

    Ayer Pablo Iglesias ponía en acento en algo clave: que “hay que regular los medios de comunicación mediante mecanismos de control público”. El ejemplo de lo que se está haciendo en Ecuador por parte de Correa es muy claro al respecto.

    Termino con la frase de Malcom X:
    “Si no tenemos cuidado, los medios de comunicación harán que acabemos odiando a los oprimidos y amando a los opresores”

    No es un tema menor, sino por el contrario, esencial para iluminar las cabezas distraídas o ennortadas.
    Como dice Juan Tortosa, si en cuarenta días de irrupción de Podemos estamos viendo lo que vemos, aún es poco. Están acojonaos. Y la bestia, con miedo, es más bestia.

    Salud.

    • Si sobra gente para el trabjo que hay, ¿sobrarán ellos,no? o es que, ¿el que tiene la desgracia de estar en paro hay que matarlo?
      Los poderosos juegan con nuestro lado animal. Las fieras, cuando escasea la comida, luchan a muerte por ella, pero no cazando más, sino matando al que tienen al lado.
      Creo que los timadores tienen miedo, pero aún hay mucha gente que no tiene mucho que perder que tiene miedo de que le quiten el cobo de basura dónde rebuscar. Y eso es un problema cultural que, como consecuencia de las poliíticas de los corruptos, no podremos arreglar.
      Lo del control de los medios lo han trasgiversado como siempre. Hoy Íñigo lo ha explicado bien en @radiocable. Pero ahí no llega la idiocia.
      Salud, amigo

    • La cita de Malcom X me parece muy apropiada para describir los tiempos actuales. Nos dan por culo y aún les votamos. Qué asco ¿No?.

  2. Cele , Narbona ¿que más voy a decir ?. Nada. Imposible decirlo mejor. Ya sabemos que se predisponen a seguir con su disco rayado y no nos queda otra que seguir desmontando, difundiendo y manteniendo el tipo.
    Es tal la podredumbre que se está llegando al extremo de que en alguna empresa a la gente que le gusta hacer bien su trabajo y que son críticos ni siquiera le pasan la información completa del trabajo desarrollado por parte del equipo para agotarlos. Hijoputismo diario , a toneladas y en todos los ámbitos.
    Salud amigos y feliz descanso

  3. Tratan por todos los medios (y trataran) de eliminarnos el norte de PODEMOS. Ya somos de Eta y Pablo Iglesias mató a Kennedy. Aún nos falta que soportar más y más graves infamias. Pero se joderan porque PODEMOS.

  4. Pingback: Estadística y recuperación | EL V...
  5. Topos de todos los partidos y .. hasta un votante del PP registra la marca Podemos. Apasionate y a veces de traca

Los comentarios están cerrados.