Barbarie y genocidio

Oscuridad.

La discusión había subido de tono. A Jose Mari se le hinchan las venas del cuello, las orejas se le han puesto rojas y la espuma empieza a fluir por las comisuras de los labios. Los Palestinos son todos potencialmente terroristas y por tanto Israel tiene todo el derecho a defenderse reventando edificios con sus misiles aunque dentro huya niños o ancianos. Todos son culpables y los niños, cuando crezcan también serán terroristas. Y por mucho que su interlocutor le diga que no se puede tratar así a la gente, sin juicio, sin investigación y con sentencias de muerte ejecutadas desde un cuartel general del ejército, el sabe que llevaba razón. Si se tratara de tus hijos, seguro que cambiarías de opinión, le dice Jose Mari. Seguro que cogerías una pistola y te cargarías a cualquiera que pensases que era el culpable.

Jose Mari es siempre muy tajante en sus opiniones. Llama asesinos a quienes abortaban, dice que la pena de muerte sirve como modo de contención de los asesinos y cree que las víctimas de delitos tienen el derecho a resarcir su dolor aplicando a los delincuentes su misma medicina.

.

Jose Mari, está contento. Desde la azotea de un bonito edificio de tres plantas, contempla la salida del sol en un horizonte gris plateado de las aguas del Mediterráneo. Mientras toma una taza de café muy cargado contempla las vistas. A un lado el desierto. Al otro, el muro que sirve de frontera. Hoy es un buen día. Jose Mari pretende meterse en el bolsillo un cuarto de millón de euros en una venta de armas. Levanta la taza y escucha un leve silbido. Luego todo se vuelve negro.

Desde el otro lado de la calle, un palestino se lleva las manos a la cabeza. El edificio ha saltado por los aires.

***

Habitualmente uso un argumento demoledor cuando alguien, como el protagonista de la historia, dice que Israel tiene todo el derecho a asesinar a cientos de personas simplemente por vivir en un lugar, practicar una religión y llevar una vestimenta distinta. Nadie puede tomarse la justicia por su mano y les pongo como ejemplo que me den su parecer sobre la siguiente situación ficticia. Un coche bomba explosiona matando a diez personas en Madrid. La policía tiene indicios de que los terroristas se esconden en un piso franco en el edificio dónde tu vives. Para evitar que se escapen, ponen 500 kilos de Goma dos en los bajos del edificio y vuelan todo el edificio. Hasta ahora, siempre me había encontrado con que el sin sentido de justificar lo que hace Israel, se derrumbaba por su propio peso a través del ejemplo. Pero el otro día, me encontré con un compañero que me dijo que “eso no es lo mismo” y volvió a repetirme que todos los palestinos son terroristas. ¿que le lleva a un ser humano a justificar la barbarie? ¿que nos lleva a justificar el sin sentido, la maldad y el genocidio? El miedo. El mismo miedo que lleva a votar a quién roba, a quién desmonta la sanidad pública o a quién cree que NO todo el mundo tiene derecho a estudiar.

Estamos tan bombardeados por la indecencia que creemos que aun viviendo en el infierno, todavía debemos dar gracias por no quemarnos a pesar de estar al borde de la caldera y ver como caen nuestros compañeros. Y a pesar de saber que tarde o temprano, nos llegará nuestro turno.

Captura de pantalla 2014-07-13 a la(s) 19.18.55

Anuncios

4 comentarios en “Barbarie y genocidio

  1. Pingback: Barbarie y genocidio | EL VIL METAL. | Scoop.it

Los comentarios están cerrados.