El mismo perro, y el mismo collar.

Paulino

Paulino era un tipo esbelto, alto, pelo cortado a navaja, siempre impoluto, bien vestido, con trajes caros y corbatas de seda, dientes perfectos, blanqueados por unas fundas de porcelana que hacían de su boca un anuncio de dentífrico, tez morena, como recién llegada de unas vacaciones en la playa, sonrisa falsa y afabilidad simulada.

Durante años, intentó presidir la sociedad gastronómica a la que pertenecía. Pero, tenía, entre otros muchos defectos que jamás hacía lo que decía y que nunca cumplía con su palabra. Eso si, se acercaba a cada socio en momentos duros y siempre sabía que decir, siempre tenía las palabras que se esperaban. Siempre pretendía estar en todas las salsas y siempre se ofrecía voluntario para lo que fuera, aunque acabara dejando siempre a la gente en la estacada. En las ocasiones en las que le había tocado organizar la cena de hermandad, siempre, siempre, acababa quedando mal porque se le llenaba la boca de proyectos: grandes comidas, grandes platos, grandes caldos y precios ajustados. Y, sin embargo, terminaban comiendo pescado congelado, cocinado en la típica salsa verde, rioja cosechero y ácido y pagando como si hubieran comido un buen besugo con salsa de boletus.

A Paulino le desesperaba no conseguir ser notable a pesar de sus esfuerzos. Había cambiado varias veces de look, desde uno informal con ropa cara comprada en Cortefiel, hasta el de ejecutivo agresivo con traje de lana de vicuña. Pero nunca se había planteado, por ejemplo, acercarse a la gente de forma natural, cumplir con las palabras dichas y no hacer siempre todas esas cosas que acababan dejando a la gente en la estacada y espantando a las personas de su lado.

Era tan enorme el comportamiento egoísta de Paulino que acabó teniendo problemas con sus jefes, quiénes, tras varios ultimatums, finalizaron primero sancionándole económicamente, y después con el despido.

Pero Paulino insistía. Con cada despido, con cada fracaso personal, la solución siempre era cambiar de fachada. Un cambio de look. A veces con ropas viejas que guardaba en el armario. Otras con ropas nuevas, cortes de pelo distintos y bronceados aún más pronunciados. Pero lo que nunca se planteaba era dejar de ser el tipo que desea ser el muerto en el entierro, el novio en la boda o el niño en el bautizo. Lo que nunca se planteaba era cumplir con los compromisos adquiridos, o aprender a callarse cuando sabía que no podría realizar lo que tendría que prometer si entraba en el “juego”.

Poco a poco, la fama de Paulino fue extendiéndose. Poco a poco se fue quedando sin amigos. Poco a poco se iba corriendo la voz y ya no encontraba trabajo con tanta facilidad. Poco a poco, le fueron apartando de la sociedad gastronómica hasta votar su expulsión. Poco a poco, acabó en la calle, sin un techo en el que cobijarse y sin nadie con quién comprometerse.

Pero Paulino, seguía pensando que sus problemas se solucionarían si pudiera volver a un nuevo cambio de estilo, a una ropa más estilizada y a un calzado mucho más moderno.

****

Bla, bla, bla,…. esa es la sensación que he tenido al escuchar las noticias sobre el congreso extraordinario del PSOE. A pesar de los esfuerzos de los paniaguados gacetilleros por vender renovación, compromiso, y algo nuevo, la sensación que yo he tenido es “más de lo mismo”. Creo que como Paulino, el P$%€ se empeña en cambiar la ropa para no cambiar de actitud. La gente no quiere caras nuevas que hagan lo de siempre. La gente quiere seriedad, compromiso y sobre todo fidelidad, lealtad y ejemplo. El otro día, Pedro Sanchez publicaba un twitter en el que decía El PSOE exige el alto el fuego inmediato en Gaza”. Mientras publicaba eso, votaban en contra de tomar medidas contra Israel y decían que no era prioritario el tema. Mientras venden renovación, aclaman a Isidoro, Almunia y Zapatero. Mientras venden “izquierda” se posicionan a favor del liberalismo, los bancos y los empresarios. Mientras hablan de integración, vuelven a Chacón, Pagín, Patxi López, Ximo Puig y todos los llamados Barones que han consentido y participado en este fraude con el que nos han traído China a España. Mientras hablan de que la izquierda les afea su actitud, lo que, según ellos, da fuerza a los otros “PParásitos”, mienten, manipulan e intentan hacer de Pablo Iglesias el demonio que nos hará, lo que llevan sus políticas haciendo durante años: expropiación de la propiedad privada, pobreza, paro y dinero público para salvar a los poderosos.

No es cuestión de lavar la cara, cambiar de traje o de personas. Es cuestión de no venerar, ni aclamar a quién cobra salarios indecentes por puestos ficticios en eléctricas. Eléctricas a las que beneficiaron cuando estaban en el gobierno. Es cuestión de impedir que ninguno de sus colegas de partido, siga ocupando puestos en consejos de administración, puestos obtenidos como consecuencia del paso por el gobierno. Es cuestión de no cobrar dietas cuando se es diputado y se tiene vivienda en Madrid. Es cuestión de no favorecer la sanidad privada mientras se dice defender la pública. Es cuestión de posicionarse a favor de laicismo y actuar contra los privilegios de la iglesia. Es cuestión de ser SOCIALISTA y OBRERO si dices pertenecer a un partido cuyo nombre lleva esos lemas y no actuar como LIBERAL y EMPRESARIO.

De lo que estamos hartos es de cambiar de collar y no de perro y de que nos tomen por gilipollas.

Anuncios

11 comentarios en “El mismo perro, y el mismo collar.

  1. “La gente no quiere caras nuevas que hagan lo de siempre. La gente quiere seriedad, compromiso y sobre todo fidelidad, lealtad y ejemplo. El otro día, Pedro Sanchez publicaba un twitter en el que decía “El PSOE exige el alto el fuego inmediato en Gaza”. Mientras publicaba eso, votaban en contra de tomar medidas contra Israel y decían que no era prioritario el tema. Mientras venden renovación, aclaman a Isidoro, Almunia y Zapatero.”
    Muy bien dicho !!!Como siempre vas al meollo y estos siguen sin enterarse de nada. Están ensimismados!! creen que van a recuperar a muchos de sus votantes que ilusos!! y ahora van a publicar en su web las cuentas en fin… ahora que ya se estrenó bien “Desterremos palabras como crisis, violencia de género e independentismo” vamos que Paulino no se entera de nada. Ni siquiera mencionaron a Gustavo el albañil que no pudo resistir mas y se suicidó. Es peligroso enfrentarse a los bancos claro ya ya … me tienen harta así que como tu digo bla bla bla bla bla.
    Salud y muy buen día para todos y todas

  2. Esa indignación que reflejas en tu comentario, la tenemos muchos. Y cuando dicen que van a recuperar a los indignados, siguen creyendo que lo nuestro se arreglará con un traje nuevo y muchas palabras bonitas. Vamos que siguen pensando que somos gilipollas y que como nos seguimos informando por La Gaceta Global y la radio anuncio, estamos en Babia.
    No sólo no se enteran de nada, sino que siguen sin atender a compañeros suyos como Beatriz Talegón u Odón Elorza, o Tapias, que reclaman un cambio real y a los que han acorralado en una esquina para que no molesten.
    La hostia va a ser de órdago y ni siquiera sabrán por dónde les ha venido. Y ellos a lo suyo, como el listo de Bono que ahora se ha metido a cura.

    Salud, amiga

  3. La caida del PSE, como bien dice Lume va a ser monumental, y si aún hay margen claro.
    Le cede involuntariamente, le cede el puesto a Podemos. ya lo veréis. Salud amigos. En epocas de vacaciones, se vé que se currela menos.

    • pacorbe ,Que así sea!! pq hasta la rancia está dando “consejos” a Sanchez para q machaque a Podemos …
      menuda olla a presión.
      Lo que sería terrible que el trile que está usando el ventilador a 300 por hora con cosas ciertas sí pero para salvarse ellos se salvara. Como me jodió la frasecita de maryloly “A los alcaldes deben elegirlos los ciudadanos, no en los despachos a base de componendas” anda que menudo lavado le están haciendo …x favor que pais se sinvergüenzas
      Feliz descanso

  4. Lo malo es que hay millones que quieren creer las mentiras y falsas esperanzas que les cuentan desde el PPSOE. La verdad y la desesperanza les resultan aterradoras, insoportables.
    No quieren saber, ser conscientes. Prefieren la ficción a la realidad; la zanahoria al palo.
    Salud República

    • Ese si es un problema. Y además de difícli solución. He comprobado que mientras creen a pies juntillas las mentiras de unos, son incredulos ante otros hechos (como la muerte de niños en Gaza). Y esto, la superchería, si es de difícil curación porque está ligada a la parte más profunda de nuestras creencias. Nadie cree aún que los salarios hayan bajado un 30% (pero todo el mundo que ha encontrado algún trabajo nuevo, está por los 750 euros mes (por ocho horas). Nadie cree que le vaya a tocar a él/ella, y sin embargo cada día hay más ERES, mas despidos encubiertos. Despidos que llevan a sustituir personal antiguo con salarios medio decentes por personal eventual con salarios de limosna. Y aún así siguen sin creer. Porque en la tele, dicen que todo va sobre ruedas.
      Debemos de ser conscientes que esto no va a ser Romel en el desierto.

  5. Vuelve, en efecto, Cele, el gatopardismo lampedusiano. Versión italiana de nuestro “el perro y el collar”… Pero ya hace mucho que descubrimos la baraja marcada. Siempre digo que ojala la información -ahora transversal gracias a Internet- hubiese estado disponible antes. Porque antes nos hubiéramos caído del limbo.

    Intentaba localizar un artículo (que no encuentro) del periodista que había asesorado en la campaña de Pedro Sánchez. Entre los puntos que desvelaba, sentenciaba que tuiter era nada frente a lo “medios convencionales”. ¡Nos ha jodido! Naturalmente. Es en razón a que la masa que se nutre mayoritariamente de ellos es por lo que algunos aún pueden salvar algunos muebles.

    Vuelve a ganar –como tan certeramente los denomina Rosa María Artal en su último artículo en el diario.es-, “los posibilistas”. En el mismo artículo se lee: “Sólo los peces muertos nadan a favor de la corriente”. A buen entendedor…

    Saludos.

  6. Pingback: El mismo perro, y el mismo collar. | EL VIL MET...

Los comentarios están cerrados.