Una gran falacia vestida con barretina

¿Dónde estará mi carro?

A Jose Luis, le han robado el coche. Un flamante Mercedes último modelo que le ha costado sesenta mil euracos sudados con esfuerzo y tesón. Ha ido a la policía a denunciarlo y le han dicho que será difícil encontrarlo porque esos coches de Alta Gama se roban para desgüazarlos o para meterlos en camiones con dirección a otros países. Un policía amigo suyo, le comenta que quizá no sería mala idea, darse una vuelta con mucho cuidado por el Barrio de La Mina, pues allí se encuentran los mayores traficantes de coches.

Lleva tres noches saliendo con el miedo pegado al cuerpo como un abrigo estrecho anudado en el cuello. Ha recorrido toda la Mina, con un coche destartalado comprado en un concesionario por 250 euros. No ha habido suerte. Sabe, porque se lo ha dicho la policía, que en una semana el coche habrá desaparecido para siempre. Para en un semáforo absorto en sus cosas. Miara sin ver para todos los lados. No ve ni la lluvia, ni a las pobres fulanas que medio desnudas tienen que hacer la calle en una noche tan miserable. Justo cuando va a arrancar, algo le llama la atención al otro lado de la avenida. Un portón abierto, por la que va a entrar otro mercedes muy parecido al suyo. El vehículo alumbra el interior y, ¡no puede ser! ¡Dentro está su coche! Aparca allí mismo y se baja corriendo hacia la puerta que aún continúa abierta. Se cuela dentro. El otro Mercedes está aparcado junto al suyo. No parece haber nadie en el interior del garaje. Las llaves de su coche están puestas. Se mete en él, arranca y sale pitando marcha atrás. Es una putada porque tiene la autovía a 500 metros pero en dirección contraria. Si hace caso a la señal que le obliga a girar a la izquierda, es posible que se pierda porque no conoce el barrio, o lo que es peor, que los que vienen detrás corriendo, acaben alcanzándole. Gira bruscamente, acelera y se mete en sentido contrario en la avenida. Va muy deprisa. No parece haber nadie en la calle y tiene muchas ganas de llegar a la autopista. De pronto, un BMW viene de frente. No parece aminorar la marcha. El tampoco. Le da las largas. El BMW le responde con otra ráfaga y dejando las largas a propósito. Se asusta pero sabe que su única oportunidad de escapar es tirando hacia adelante. Cree que el BMW se apartará en el último momento. Acelera más. El BMW se acerca cada vez más en la gran recta.

Un tremendo estruendo seguido de un ruido metálico, acaba llamando la atención de las prostitutas. Dos de ellas salen heridas por el tremendo choque de los dos coches que han provocado esparcimiento de ruedas y piezas en un radio de treinta metros.

Jose Luis es ahora un montón de sangre y vísceras.

****

Este fin de semana mi Twitter y mi Facebook han estado muy calientes. A pesar de apostar por el derecho que tienen los catalanes a votar lo que crean conveniente, algunos, obcecados por posiciones muy cerradas ven enemigos hasta en los que como yo, creemos en su derecho.

Alguien, me ha llegado incluso a negar que Mas hiciera recortes en Sanidad, y a asegurarme que éstos han venido impuestos desde Madrid. Ahí están las hemerotecas que demuestran que antes de que Zapatero tocara un céntimo de la Sanidad, en Catalunya ya llevaban meses con recortes en la Vall d’Hebron.

Es preocupante este tema. Porque, como decía esta mañana en @radiocable Fernándo Berlín, estamos abocados a un choque de trenes. Y particularmente creo que esos trenes están conducidos por dos psicópatas que saben que van montados en una silla que saldará disparada en el instante antes del choque sin que a ellos les pase nada, y a los que les importa una mierda los pasajeros que van en los trenes y todos aquellos que esperan la llegada del mismo en el andén dónde se producirá el choque.

Hace tiempo que mi amigo Joaquim, que vive en Barcelona y por tanto es conocedor del tema, me dijo que se convocaría el referéndum (o consulta, llamémoslo como queramos porque el decreto dice que es una consulta pero la pregunta es de referéndum), que no acabaría celebrándose y que a continuación se convocarían elecciones generales plebiscitarias que ganaría de calle ERC y que ésta formación declararía unilateralmente la independencia. Hasta ahora no se ha equivocado en nada.

Tal y como se está dando la situación, creo que todo está montado para que no haya consulta y para que al final ERC gane las elecciones. Todo es una farsa montada por esta formación para ganar las elecciones plebiscitarias. Han agitado a la calle como se agita a un enjambre para que, una dulce colmena, se convierta en una histriónica y peligrosa máquina de matar. Ellos saben desde el principio que la consulta no se podrá celebrar y les da igual. Lo que quieren es que la calle se enfurezca y acabe votando mayoritariamente la opción del independentismo. Además, están vendiendo la burra de que al día siguiente, Catalunya amanecerá resplandeciente y se habrá acabado el paro, los recortes, la pobreza y que el pueblo catalán vivirá feliz y contento. Y eso si que me jode. Deseo que los catalanes hagan lo que crean conveniente. Pero que sean conscientes de que al día siguiente seguirán viviendo en una sociedad dominada por una burguesía, que como en el resto del ahora estado español, practican el hijoputismo desilustrado. Que los pobres seguirán siendo pobres, que los parados seguirán sin trabajo y que la sanidad y la educación seguirá siendo recortada. Porque para cambiar eso, no necesitan un plebiscito de independencia sino una revolución que ponga a los mangantes en la plaza pública al pie de juicios sumarísimos.

Me temo que lo que unos empezaron por tapar las comisiones del 5% y otros fomentaron sabiendo que eran los únicos triunfadores, acabará como el rosario de la Aurora. Y por ahí si que no paso. No hay causa que valga el derramamiento de una gota de sangre. Y menos una segregación con fines económicos y para que sigan ganando los de siempre.

Anuncios

6 comentarios en “Una gran falacia vestida con barretina

  1. Buenas tardes Celemín!
    Voy en un vuelo camino de los Astados Unidos,como siempre bien tú les llamas.El país donde socialmente mas que en ningún otro sitio,lo blanco es negro y lo negro blanco tal cual del negativo de una foto se tratase.
    El caso catalán es de esos. Todo parece lo que no es y huele a tan sumamente pactado y amañado que lo que realmente me duele es que se juegue con los sentimientos legítimos del pueblo a decidir como articular su realidad.
    No me deja perplejo que hayas tenido ese tipo de comentarios en Twitter o Facebook, Cataluña tambie padece el síndrome español del clientelismo ideológico.Está en el ADN educativo del país!
    Como bien recordaba el otro día en un Twitt Rosa María Artal,todavía existen un gran número de personas que creen que todo lo que ocurre es culpa de Zapatero y que las cosas no se arreglan en “dos días “!!. Que difícil es urgar en los entresijos de nuestro cerebro si se carece de la formación adecuada.
    A mi,una seguidora que se decía socialista me dijo que sería conveniente cambiar los jueces de los casos GURTEL y ERES, en vez de reflexionar que lo primero es la justicia y que los chorizos vayan a la carcel indepndientemente de quienes sean. Es otro caso de clientelismo.
    A esos catalanes habría que recordarles que sin la gran derecha españolista que representa CIU, el estado español y su régimen del 78, no seguiría en pie.Lo mismo ocurre en el país vasco con el PNV.Si ya Sabino Arana en sus últimos escritos se acercó mucho al españolismo,los siguientes de la mano de Arzallus no han sido otra cosa que bisagras de un régimen que solo ha generado miseria,corrupción y enriquecimiento ilícito de las élites financieras.
    Mas siempre ha sido el alumno mas aventajado del aznarismo y plasmado esta en las medidas que han sido plasmadas en la sociedad catalana y que bien recogidas han quedado en las hemerotecas . Todo puro clientelismo político ignorante.
    Solo espero que el descarrilamiento de ese choque de trenes no se lleve por delante a los de siempre,pero mucho me temo que la historia se repetirá .

    Salut y buena tarde atod@s!

  2. Cuanta razón !!
    Prohíben, amenazan, meten miedo y juegan hasta aburrir. Son los gobiernos de inútiles con los bolsillos llenos.
    Es cierto muchos catalanes desconocen el estado de su sanidad pq afortunadamente no han tenido que utilizarla.
    Solo esperar que no se repita la historia
    Salud

    • Una cosa es desconocer y otra distinta es que encima te digan “Sabré de esto yo más que tu que para eso vivo en Catalunya y tu no!”
      El clientelismo y el borregismo es general y en eso los del otro lado del Ebro no son distintos.

      Salud

Los comentarios están cerrados.