El estado de deshecho

Yo soy la ley.

-¿Porqué has tocado el botón? Siempre tienes que tocarlo todo. Y ¿ahora que hacemos?

Una multitud exultante jadeaba en derredor de Marta y Carlos. A su alrededor, arena, mucha arena manchada de sangre. Los ojos como platos, incrédulos, temblando de miedo giraban sobre si, espalda con espalda y mirando al tendido. La multitud cada vez gritaba más y más. Estaban desbocados como una fiera a la que acaban de soltar de la aldaba. Extrañados por sus ropas que arengaban más la saña, el público gritaba cosas incomprensibles para los turistas.

No sabían cómo habían llegado allí. Bueno sabían como habían llegado al Coliseo, pero no cómo habían retrocedido veinte siglos atrás. Un pequeño aparato tirado en el suelo, con un enorme botón amarillo era el causante de aquel viaje en el tiempo. Manuel lo había recogido del suelo y sin saber porqué, le había dado un manotazo al botón amarillo.

Ahora estaban en mitad del Coliseo, al parecer, en un día de circo. Por las troneras empezaban a aparecer los primeros leones. Desde el tendido más cercano les arrojaron una red y una Gladius.

En el siglo XXI, el circo sería ilegal y sus patrocinadores, juzgados. Pero en el año 39 D.C., Calígula era la ley.

*****

Legalidad, eso es lo que alegan los prebostes del PP$%€ cuando hablan de Artur Mas, del referéndum catalán o en respuesta a todos aquellos que pedimos un proceso constituyente en el que los ciudadanos se pronuncien sobre la forma de estado y sobre las políticas a seguir.

Claro que, supongo que Fernando VII les diría lo mismo a Simón Bolívar y sus comandantes cuando decidieron emprender el camino de la independencia de Venezuela (y la actual Colombia).

Se supone que la ley debe estar al servicio de la mayoría y no al de unos pocos y debe ser igual para todos. Además, en un estado democrático, el poder judicial es independiente del legislativo y del Ejecutivo, para poder controlar que la aplicación de la ley es conforme.

Claro que aquí, durante años, el Partido Parásito estuvo bloqueando la renovación del órgano de gobierno de los jueces, así como del tribunal Constitucional, hasta que consiguió meter a “los suyos”. Un órgano de gobierno, el CGPJ, cuya independencia está en entredicho ya que sus miembros son nombrados directamente por los grupos parlamentarios de las Cortes. De tal forma que, tenemos un presidente del Tribunal Constitucional al que se le “olvidó” que tenía carnet del partido.

Si además, cuando un juez se dedica a incidir en la legalidad y a no atender las advertencias de quién manda, acaba apartado de la judicatura, como le pasó al Juez Garzón quién por instruir un caso que ha demostrado un estado casi permanente de corrupción, cambalaches, irregularidades, comisiones, y otros tantos delitos de los miembros del Partido Parásito, fue inhabilitado y expulsado de la carrera judicial, o como le está pasando al Juez Elpidio Silva a quién le han inhabilitado por haber metido entre rejas a un tipo que gasta dinero en tarjetas no sujetas al control de hacienda, de cuyos correos se deduce que obraron con conciencia para producir una estafa con las preferentes y que acabó quebrando una caja como Caja Madrid, entonces la justicia queda seriamente en entredicho.

De igual forma, la fiscalía se supone que debe representar al pueblo. Es el abogado del estado y, por tanto, del pueblo. Aquí, la fiscalía dependiente directamente del Fiscal General del Estado que a su vez es nombrado por el Gobierno de turno. Tenemos el caso de Jiménez Villarejo, que fue apartado de la fiscalía anticorrupción por meter el dedo en la llaga Pujol. Llaga, que con el tiempo se ha demostrado ser una auténtica herida de presuntas corruptelas y de dinero negro.

Pero no sólo es la sensación de impunidad y de una justicia para ricos y poderosos y otra para los demás. Claman al cielo las peticiones de 7 meses de penas de privación de libertad por la muerte de cinco personas que perdieron la vida por la avaricia y la indecencia de un tipo, cuyas amistades son muy evidentes, y cuya irresponsabilidad acabó con cinco vidas en una fiesta en Halloween. Como contra punto, un fiscal pide 75 años de cárcel por participar en el 15-M. Otro pide 4 años a una delegada sindical por participar en una huelga general en un piquete informativo. Otros piquetes ya fueron condenados a tres años por participar en la misma huelga general y otras dos por volcar tinta en una piscina.

Mientras tanto, quién ha producido un agujero de más de 30.000.000.000 en Caja Madrid, quién abusaba de una tarjeta que no era controlada por hacienda, quién estaba en el puesto por ser amigo del insufrible, quién montó el tinglado de las preferentes que ha arruinado a millones de inocentes, sigue disfrutando del caviar, del dinero que pagamos todos y de la libertad.

Mientras, todos los indecentes que usaron la tarjeta oro en “B” de Caja Madrid, siguen riéndose de todos nosotros, disfrutando de la impunidad que les da este estado en el que la fiscalía dice que lo que han hecho no es delito, pero si lo es comprar pañales con una tarjeta encontrada y además, un delito más grave que un homicidio por imprudencia, puesto que para éste sólo se piden 7 meses de cárcel, mientras que para la compra de los pañales se pidieron 4 años.

Y siguen hablando de legalidad. La misma que nos metieron una noche por la puerta de atrás, modificando la Constitución para asegurar que los caraduras puedan cobrar antes que curar, educar o que la gente pueda comer. La misma que le aseguró al actual secretario renovador del P$%€, una rebaja del 30% en el interés de su hipoteca por ser Consejero de Caja Madrid.

¿Estado de derecho? No. De perversión y deshecho.

Anuncios

8 comentarios en “El estado de deshecho

  1. Y todo con premeditación y alevosía . El plan para acortar nuestra calidad de vida les ha funcionado al milímetro y el plan de retirada de oxigeno está en marcha.
    Todo es robo y a veces despiste x si cuela. Mira hace un rato al comprobar el ticket veo que me han intentado colar 15 euros de un whisky que no llevaba. Vamos que estamos rodeados
    Pues eso … lo resumes a la perfección : ¿Estado de derecho? No. De perversión y deshecho.
    Salud

      • Pues sí y sin pasar la botella . Cuanta gente va con prisas y se limita a llenar el carro y luego no comprueba . Al final decidí pensar que había sido un error y no bajar la guardia ni un momento.
        Buen día y sin trileros añadidos.
        Salud

  2. Buenos días amigo Celemín!

    Todo lo que has expuesto me rafirma mas en lo que siempre he opinado. Creo que la primera reforma esencial es la del Poder judicial.
    Cualquier otra que se lleve a cabo en otros ambitos siempre tendrá delante un muro. Un muro que es el mismo, sin practicamente modificaciones, desde el régimen franquista.
    No empecemos la casa por el tejado expuestos a que los de siempre se amparen en SU ley. El derecho es tan subrepticio que si lo desea, como hemos visto estos días, es capaz de acelerar o dilatar resoluciones a conveniencia de los mismos.
    Conseguir igualdad de tod@s ante la ley es lo que de verdad representa a una democracia y hace libres a los ciudadanos.

    Salut y buen día a tod@s!

    • Desde luego cualquier avance que se quiera, pasa por eliminar a toda esta morralla de la judicatura. No se pueden tener señores de 70 años en el juzgado.

      Salud

Los comentarios están cerrados.