Poder Budicial

Traición.

Hace un frío de muerte. La capa de seda de siete telas de seda, el jubón y las calzas de lana, no impiden que el frío se le clave al rey como una aguja, en un salón dónde, una gran chimenea, da mas humo que calor. Alfonso, pasea pensativo. Su hermano Sancho le ha traicionado. Su primo Alvar, Abad de Cardeña, y su cuñado Raimundo, también le han traicionado. Él debe de ser el Rey de todos y sin embargo el reino está dividido entre sus hermanos.

La espera se había hecho interminable. En el suelo del salón habían quedado las marcas de los paseos del Rey. Había orinado junto a los telares de la ventana y ensimismado como estaba, no se había fijado en que se había mojado las huesas que marcaban el rastro en el ya de por si pringoso suelo.

Por fin había llegado el Conde Dolfos. Debía explicarle un plan en el que arriesgaban ambos mucho. Si salía mal, el rey perdería su reino, pero el Conde perdería la cabeza. Si salía bien, el Rey ganaría todo el reino, pero el Conde seguiría perdiendo la cabeza, aunque eso, no se lo contaría.

La luna difuminaba la muralla. El rey Sancho, pasea junto a un noble tránsfuga. Le está contando cómo acceder a la ciudad de Zamora. Se alejan de la guardia que protege a Sancho. Se acercan a un torreón, dónde las siluetas del rey y el conde, acaban integrándose en la noche. Se oye un alarido. La guardia acude corriendo, pero ya es tarde. El Rey yace en el suelo con un puñal clavado en el pecho. El conde corre, pero una flecha lanzada desde el interior de la muralla le acaba atravesando el cuello. Una segunda flecha le traspasa la espalda.

****

Ayer, dejábamos el espacio de este blog a un vídeo que informaba sobre el peligro de la “cocina” del TTIP. En un extenso debate en Facebook, había quién si no alababa los “beneficios” del tratado, si por lo menos le daba el beneficio de la duda. Y claro, cuando se trata de suponer la bondad de quién está acostumbrado a pasar por encima de los demás, hay que tener mucha fe.

Anteayer comíamos con la noticia de que la Audiencia Provincial de Madrid había anulado la sentencia que condenaba a la farmacéutica alemana Grünenthal por los daños que ha provocado un medicamento llamado Talidomida. Para más escarnio y cabreo de los damnificados, en Alemania, Reino Unido e Italia, esta farmacéutica ha pagado indemnizaciones millonarias. ¿Por qué en España no? Porque “Spain is always different”.

Aquí, el 75 % del Gobierno del insufrible gastador de la Botella está imputado, cobró sobresueldos o duerme en prisión. Cada vez que hay un juez que se preocupa de sacar a la luz los chanchullos de un partido que más parece una banda de delincuentes que una formación al servicio de los ciudadanos, y que no es apartado de la carrera judicial, porque es estrictamente riguroso con la instrucción para que no puedan meterle mano, acabamos sabiendo que el Partido Parásito es un partido en “B”. Pero aquí no pasa nada.

Como en la edad media, todos son primos, cuñados, hermanos, tíos o familiares. El hijo de Pujol tiene un socio yerno de un tipo al que la policía le grabó diciendo que estaba en política para forrarse. Eso si, fue sobreseído porque la conversación se obtuvo para otros fines (un supuesto tráfico de drogas). En la boda de la hija del insufrible, había más chorizo que en un secadero de Cantimpalo.

Casi todos los procesos que conciernen a miembros del Partido “B”arásito han sido sobreseídos. O por falta de pruebas, o por que las pruebas no habían sido recogidas para ese fin, o por prescripción, o por defecto de forma, o por cualquier otro vericueto.

España sigue siendo diferente. Nos empeñamos en pedir la un nuevo proceso constituyente y no nos damos cuenta de que el peor de los males está en el poder que nunca ha sido tocado desde el franquismo. El poder que ocupan señores de 70 años. El poder cuyos órganos son nombrados directamente por el poder político, que además ya procuró no renovarlos hasta poder colocar a los suyos. En ningún país del mundo democrático el Presidente del Tribunal Constitucional tiene carnet de partido. Aquí si. Y no pasa nada. Y luego nos llevamos las manos a la cabeza, porque unos “pobres” seres humanos que tienen brazos o piernas menguados, o directamente no los tienen, que necesitan ayuda para vestirse, para comer, para vivir, no pueden obtener una indemnización de quién causó su desastre porque unos señores con coche oficial, conductor y escolta, dicen que su caso ha prescrito. O sea que a partir de la sentencia les han crecido los brazos, las piernas y las manos.

O nos cogemos un cabreo monumental porque hay un juez al que le han sancionado por meter en la cárcel a un tipo que se ha demostrado, mediante la lectura de sus correos, que presuntamente ideó vender preferentes para estafar a la gente.

O no entendemos porqué a una madre pobre, con hambre, le caen cuatro años por comprar pañales con una tarjeta de crédito encontrada y no es delito usarla para desvalijar mediante 81.570 cargos, quince millones y medio de euros de un banco que nos ha costado más de 100.000.000.000 de euros.

Aquí se usan los fondos europeos para construir un campo de golf que la gente usa mientras los inmigrantes se suben a la valla en espera de una oportunidad para no ser devueltos a Marruecos, saltándose de paso, toda la legislación internacional sobre el derecho de asilo, los derechos humanos y la española.

Aquí nos reímos de un tipejo que ha estado viviendo conforme a las normas que usan aquellos con los que se juntaba, con las que defraudan, con las que hacen abuso de su poder, con las que obtienen réditos increíbles, con las que acaba el dinero en paraísos fiscales. Y lo metemos en el Whatsapp, en el Facebook, en el twitter, junto al asesino eunuco, junto al rey, y hacemos chascarrillos y nos creemos que eso nos soluciona la vida y se la jode a él.

Mientras tanto, los del Babas, continúan con la ley mordaza, privatizando la sanidad, la educación, las empresas públicas (que nos ha costado nuestro dinero de los impuestos) y todos vivimos en Disneyword.

Anuncios

3 comentarios en “Poder Budicial

  1. Pareciera, leyéndote, que es el tuyo un relato que a fuer de repetido (el rosario de despropósitos diarios no parece tener fin) deviniera cansino. Pero la realidad es como es, tozuda. Y cada día parece pedir a gritos que las crónicas del mismo finalicen con el consabido “Spain is always different”. Que, lejos de conformarnos, debiera servir para preguntarnos ¿Hasta cuando vamos a permitir que sea diferente?

    Abundando en lo tocante a los derroteros de nuestra “Justicia”, dejo un enlace del impecable artículo que hoy cuelga en eldiario.es Gerardo Pisarello acerca de la sentencia que desestima la demanda de Ada Colau contra Cifuentes y que podría resumirse en que “En un Estado que se pretenda democrático, es la ciudadanía quien debe poder censurar a las autoridades… y no al revés”

    http://www.eldiario.es/contrapoder/cifuentes-Ada_Colau-libertad_de_expresion_6_316778353.html

    Salud.

    • En eso, España, también es diferente. Aquí, las autoridades han procurado rodearse de alfiles que protejan sus personas y sus intereses. La realidad dice que la justicia en España no es que sea ciega, es que tiene los ojos bien abiertos y sólo mira las cosas bajo un sólo prisma.
      Vemos en las películas americanas cómo los abogados buscan y rebuscan vericuetos para “saltar por encima de la ley”. Aquí no hace falta porque toda ley lleva inscrito en la celulosa del papel un último artículo que dice que esa ley es el juez de turno.
      Salud

Los comentarios están cerrados.