Dime como me comporto y te venderé una promesa

Muerte en alta mar.

Hacía tiempo que una embarcación les espantaba los peces. Sus potentes motores rompían las redes y obligaba a los pescadores a volver a casa de vacío. Cada vez que se cruzaban en alta mar, los pescadores se quejaban pero los tripulantes de la motora no hacían caso. Simplemente se reían. Un día, desde uno de los pesqueros, un joven pescador harto de tener que coser redes y volver a casa sin nada que llevarse a la boca, preparó su honda y lanzó una piedra que acabó estrellándose en el cogote de uno de los traficantes. Éstos respondieron con una ráfaga que acabó averiando el motor de la embarcación en la que navegaba el joven imitador de David y haciéndole unos cuantos agujeros que a punto estuvieron de mandar al barco a criar peces.

Así que, furiosos los pescadores como estaban, decidieron convocar a reunión en la cofradía. Hartos, hastiados, enfermos de ira y sobre todo de la impunidad de los malvados, decidieron salir a navegar todos juntos.

Pero fue un fracaso. La lancha motora era mucho más rápida y les amenazaban con las armas. Tanto es así que acabaron asesinando a tiros a un pescador.

Entonces fue cuando decidieron pasar a la acción. Plantearon comprar un gran cable de acero que uniera tres embarcaciones de forma que fuera imposible pasar entre las tres sin averiar las hélices de la motora. Y así fue. En la primera ocasión en la que se encontraron con los traficantes, éstos intentaron pasar a toda velocidad entre los tres pesqueros. Los tres motores acabaron sin aspas y la lancha varada. Entonces los narcos sacaron las metralletas y empezaron a disparar a diestro y siniestro. Pero las tres embarcaciones estaban lo suficientemente lejos como para que las balas no llegaran. Además, y según el plan establecido, poco a poco fueron llegando una decena de barcos pesqueros que acabaron rodeando en la lejanía a la lancha. Los narcos, una vez acabadas las balas de las metralletas, empezaron con amenazas. Pero los pescadores permanecían impávidos en la lejanía. Más tarde levantaron una bandera blanca y quisieron negociar. Les ofrecieron olvidar que les habían roto las hélices y que no habría represalias. Los pescadores no aceptaron y permanecieron varias horas más, quietos en sus posiciones. En la lancha no había agua y el sol empezaba a calentar. Un día después volvieron a izar un pañuelo blanco y ofrecieron parte de la droga. Los pescadores tampoco quisieron negociar. Tres días más tarde ofrecieron pagarles las redes rotas y los daños causados en la embarcación tiroteada la primera vez. Incluso un dinero para la viuda del marinero asesinado. Los pescadores permanecieron en sus puestos. Cuando los narcos se dieron cuenta de que su situación era irreversible y que iban a morir en la mar sin atención, ya era demasiado tarde. La sed les acuciaba y la lancha se hundía por un costado de un fuerte impacto recibido por uno de los barcos.

****

Se empeñaron en mofarse del 15-M. Éramos perroflautas. Antisistema. Se empeñaron en negar a PODEMOS. Más tarde se reían de las propuestas. Luego llegaron las elecciones al Parlamento Europeo y se quedaron con la boca abierta porque un millón y cuarto de ciudadanos votamos a Pablo Iglesias y los suyos. Han intentado desprestigiar sus identidades. Se han empeñado en relacionarlos con Hugo Chávez, con Fidel Castro y con el mismo Belcebú (si existiera). Pero, primero adoptaron la mochila, luego los debates de barrio que ellos dicen que el primer Pablo Iglesias ya los hacía hace más de un siglo pero que desde que cambiaron la pana por el chaqué, y el Gobierno por las eléctricas, no habían vuelto a utilizar.

Y con el paso de los meses y las subidas meteóricas en TODAS las encuestas, incluso las suyas, ya no saben que hacer para parar esto y ahora vuelven a la carga con promesas que luego, cuando gobiernan, no solo no cumplen sino que hacen lo contrario. Así, quién jamás se opuso a la reforma de la Constitución, quién usó eso contra sus contrincantes a la Secretaría General, acaba de comunicar al mundo que se opone a la reforma del artículo 135 y que, ahora, primero las personas y después los bancos. Aunque sólo sea de fachada porque siguen insultando y mintiendo. Siguen hablando de la inviabilidad de las propuestas de Navarro y Torres, aunque las que ellos llevaron acabo y las que han respaldado de este desgobierno de piratas, han creado tres millones de pobres, seis de parados y uno de cada tres niños en está en situación de exclusión social. Pero por prometer que no quede.

Y es que siguen viviendo en un limbo exclusivo. Un limbo dónde todos tienen chófer. Dónde se les condonan los préstamos bancarios, dónde el salario medio está en los cuatro mil euros y dónde todo el mundo vive de un consejo de administración. Y no se enteran que fuera de ese PVC que impide que les toquemos, hay casi seis millones de trabajadores que cobran menos de 635 euros. No se enteran que seis millones no tienen trabajo. Que cuatro no cobran ningún tipo de prestación. Que la gente está hasta el gorro de tarjetas Black, de ERES fraudulentos, de Brugales, gúrteles, corruptos, dietas sin control, viajes sin control, de puertas giratorias, de estafas eléctricas, de bancos que utilizan el dinero de todos para pagar bonus a sus directivos mientras dejan a la gente sin casas. La gente está hasta el gorro de promesas vagas. De comportamientos cínicos (digo una cosa y me comporto de forma contraria), de inmunidad, de impunidad y de que, en lugar de acercarse al pueblo, se comporten como si éste tuviera lepra.

Hoy, han empezado a bombardear con que el Gobierno quiere encontrar trabajo a dos millones de parados de larga duración. Más de los mismo. Propaganda para vender votos. Al final lo único que quedará es que se gastarán los 30 millones de euros presupuestados y los parados seguirán muriéndose de hambre y asco sin que a ninguno de estos prebostes les importe una mierda.

El PSOE va a necesitar algo más que un tipo guapo y repelente para remontar. Todo depende de sus afiliados. Y algunos siguen pensando que la democracia representativa significa cheque en blanco para que los elegidos trabajen a favor de lobbys, eléctricas y multinacionales en lugar de para los representados.

Si el PSOE quiere tener alguna credibilidad que nos explique que es el TTIP y porqué no se oponen a su firma.

Anuncios

8 comentarios en “Dime como me comporto y te venderé una promesa

  1. Blanco y en botella. Estupendo artículo que con claridad meridiana repasa un devenir en el que el punto de inflexión fue el 15M. Hay un antes y un después de la toma de las plazas.

    Aún no han digerido la magnitud del tsunami en el que están porque no han terminado de entenderlo. Navegan en un barco en el que las maniobras son lentas por lo mastodóntico que es. Si no hacen nada, están a merced de las olas. Y si actúan, empeoran su situación. Así que sólo es cuestión de tiempo en que este Titanic se hunda definitivamente.

    Termino con tu final:
    “Si el PSOE quiere tener alguna credibilidad que nos explique que es el TTIP y porqué no se oponen a su firma.”

    Chapó, Cele…!!

  2. Todos mis dedos apuntando a tu final.
    “Si el PSOE quiere tener alguna credibilidad que nos explique que es el TTIP y porqué no se oponen a su firma.”
    Salud

    • A lo mejor el como era un niño no conoce lo que dice (López Aguilar). Recuerdo como al final de los años 70, los franquistas estaban acojonaos. Pensando que la ley de punto final, llegaría a su fin y que acabaríamos juzgándolos a todos. Si permitieron el traspaso de la dictadura a la democracia no fue porque quisieran, sino porque no les quedaba otro remedio. Lo que se estaba cociendo en la calle podía explosionar en cualquier momento. Por eso aceptaron el tránsito. Y por eso lo manejaron para que haciendo que cambiaban no cambiara nada. Y no cambió porque los jueces siguieron siendo los mismos, la policía siguió siendo la misma y los poderes en la sombra siguieron siendo los mismos.
      O sea que D. Juan Fernando López Aguilar se puede tirar de su moto y venderle lo que quiera a la gente que quiera escuchar sus fantasías. Si están perdiendo el partido es porque desde Surenes dejaron de ser socialistas y se convirtieron al social cristianismo de Felipe. Un tipo muy listo que hizo de un partido tradicional y democrático un partido personalista. Así que cuentos chinos, los justos. Yo tengo memoria. Ya se lo dije a Carmona.

      • Pues en esta respuesta a López Aguilar, también suscribo no sólo hasta las comas, sino que comparto contigo idéntica memoria de nuestro pasado reciente. Lo has descrito tal como fue, sin olvidar nada.
        Ya está bien de cuentos. El método fue el de Lampedusa en El Gato Pardo: cambiarlo todo para que todo continuase en la mismas manos. Ya no pueden seguir vendiendo una moto que está desde el origen averiada.

        Salud, chic@s…!!

  3. Mil gracias !! justo lo que esperaba leerte.
    Pues mira que le contestó Pablo:
    Siempre es un honor que un adversario culto y preparado te lea y te critique. Gracias
    Salud

Los comentarios están cerrados.