Capitalismo mafioso

Las reglas del juego

Los caballeros del Conde se acercaban al Alto de las Viñas. Los matorrales de carrascas iban siendo cada vez más ralos y aparecían las primeras piedras entre la hierba. Al fondo, en la cumbre, se difuminaban una especie de gigantes sin brazos, que según iban acercándose los caballeros, se convirtieron en cinco grandes postes de chopo coronados por cinco cabezas sin cuerpo. Uno de ellos era el hermano del Conde. Los otros cuatro, sus secuaces.

Hartos de que primero pasaran a por el diezmo y luego les robaran la cosecha, hartos de las violaciones de las jovencitas del pueblo, hartos de que, por cada paliza de la guardia del conde, éste iniciara una investigación que nunca encontraba culpables y que, sin embargo por cada piedra lanzada por un niño, éstos recibieran latigazos con resultado de muerte en muchos casos, los vecinos, la última vez que habían venido a robarles la cosecha, les habían tendido una emboscada. Prepararon doce carros llenos de leña que situaron rodeando el perímetro interior del corral de concejo. Cuando los mercenarios del Conde dirigidos por su hermano pasaron por medio para entrar en el pueblo, cerraron las puertas y las taparon con dos carros más. Uno a uno los carros fueron prendidos desde los tejados. Los caballos se encabritaron, tiraron a sus jinetes y los pisotearon hasta dejarlos muertos o muy malheridos.

Los vecinos habían cortado las cabezas del hermano del Conde y de cuatro de los secuaces más violentos.

Era un aviso a navegantes, las reglas del juego habían sido cambiadas.

*****

La ideología está intrínsecamente relacionada con el fanatismo y con la falta de valores. Curiosamente o desgraciadamente, aquellos que dicen tener mejores valores y que generalmente están sujetos a las normas dictadas por una religión, son los que menos valores acaban respetando. Aquellos que suelen clamar por la libertad, pero que creen que su libertad es mejor o más necesaria que la de los demás, suelen ser los que menos luchan por ella y los que más yugos acaban poniendo a las personas.

Los que se inmolan, los que acaban disparando contra otros aduciendo que no respetan su religión, están cometiendo la mayor falta de respeto: el asesinato que no es sino la falta de respeto al primer bien humano que no es otra cosa que su propia vida.

Los que asesinan impunemente diciendo que sus ataques son preventivos y la única forma de proteger su estado, están siendo igualmente nada respetuosos con la vida de aquellos que asesinan ya sean inocentes o no.

Pero la peor falta de respeto es el de aquellos que, convencidos de que la libertad debe de ser el manto protector de todas las acciones, acaban protegiendo con sus acciones y sus votos a los que no respetan nada, salvo sus ansias de riqueza.

¿Está bien que alguien entregue sus ahorros a otros para que estos le saquen el mayor beneficio posible? Muchos dirán, ¡claro! ¡Es lícito! Pero si pudiéramos enseñarles que esos ahorros multiplican su beneficio por 50 porque con ellos se compra y vende droga, muchos de ellos dirían que eso no está bien. Aunque los que más me preocupan son los que sólo dirían que está mal si no se trata de sus propios ahorros.

¿Está bien que alguien invierta sus ahorros en un fondo dirigido por tiburones que compran casas con hipotecas difíciles de cobrar? Muchos dirán que es lícito porque da igual quién sea el acreedor, las condiciones no cambian. Pero si cambian las condiciones. Porque éstos, no compran hipotecas difíciles de cobrar para retrasar el pago de las cuotas hasta que el hipotecado pueda pagar o para cambiarle las condiciones de forma que la hipoteca no se convierta en una losa que destruya el hogar del moroso. Compran las hipotecas para que el que no puede pagar acabe abandonando la casa. Una casa que ellos han obtenido por una cuarta parte del valor y que venderán duplicando su inversión y dejando un rastro de sufrimiento y una herida en la sociedad que acaba convirtiéndose en una hemorragia que acabará con la muerte de esa sociedad.

Si además esas casas hipotecadas han sido construidas con nuestros impuestos y son lo que denominamos viviendas sociales, el impresentable no sólo es el comprador sino también el vendedor. Y si además quién representa al fondo de inversores es el hijo de un expresidente caracterizado por la inmundicia, la guerra, el despotismo y los chanchullos, entonces además es mucho más deplorable.

¿Está bien que un ganadero haga un contrato a futuros sobre la compra de cereales para su ganado? Pues evidentemente si. El ganadero se asegura que no va a pagar más y el agricultor que su cosecha estará vendida de antemano. Pero, ¿Y si ese ganadero vende ese contrato a un fondo de inversión por el doble de lo que iba a ganar con el ahorro y resulta que, “casualmente” la cosecha del agricultor acaba pasto de las llamas y ese fondo, aduciendo al acuerdo le acaba quitando las tierras? Pues imaginemos eso a gran escala, dónde las llamas son sustituidas por grandes silos que retienen los cereales el tiempo necesario para que suba. Y si encima, con esas medidas los pobres no pueden comprar pienso porque sus explotaciones no son rentables y acaban siendo acosados por esos fondos para hacerse con unas tierras a bajo precio que luego venderán con un notable beneficio, estaremos ante tácticas mafiosas que no debiéramos consentir.

¿Cual es el peligro de que Grecia no page la deuda en las condiciones actuales? ¿Irá Alemania, Francia, España, China a la bancarrota si Gracia no paga su deuda? Evidentemente no. Pero estarán poniendo en peligro las normas que ellos han dictado y que benefician claramente a todos estos sinvergüenzas que no tienen más dios, más patria y más ideología que ser más y más ricos.

La UE, Estados Unidos, China, Rusia, Israel sólo están protegiendo el Status Quo de estos mafiosos. Status Quo que a su vez, proporciona enormes riquezas a quiénes legislan y permiten que estos extorsionadores acaben haciendo enormes negocios y dejando pobres en la cuneta.

Lo que está en juego con Tsipras, Pablo Iglesias, Pepe Grillo o los movimientos sociales que están naciendo en todos los países desarrollados es este capitalismo asesino que ya no consiste en crear riqueza para una minoría a base de empobrecer a una mayoría, sino en crear ricos entre unos pocos a base de empobrecer y esclavizar al resto, es este sistema de impunidad especuladora. Ya no se trata de aprovecharse del trabajo de las personas, sino de su modo de vida. No consiste en explotar laboralmente a la gente, sino en quitarles su modo de vida. Consiste, no en enseñarles a pescar para que acaben vendiendo sus peces a bajo precio y así tener muchas ganancias, sino directamente en aniquilar de una sola vez todo el pescado del lago y además quitarles a los pescadores sus redes, sus barcos y sus casas.

De nosotros depende seguir en un mundo gobernado por mafiosos indeseables o en un mundo igualitario y lleno de oportunidades para todos.

Anuncios

4 comentarios en “Capitalismo mafioso

  1. Alto y claro.
    Hambruna en todo el mundo . Genocidio en Africa provocada estos cerdos de GS desde 2008
    Putos mafiosos putos genocidas que tratan de acorralarnos de nuevo.
    Gracias Cele x estar ahí.
    Salud

  2. Pingback: Capitalismo mafioso | EL VIL METAL. | Scoop.it

Los comentarios están cerrados.