Ganemos Madrid para los ciudadanos.

Inteligencia

El sol castigaba la sabana con injusticia. Los búfalos arremolinados debajo de una escueta acacia que sólo daba sombra al macho dominante, movían rabo y orejas intentando paliar el intenso calor. La charca apenas tenía agua y escondidos tras los resecos juncos esperaba la manada de leones. El macho dominante ordenaba diariamente cuando ir a beber y todos los días había alguna baja. Él se sentía impune porque cuando bebía siempre estaba rodeado por diez machos jóvenes que eran capaces de enfrentarse a los leones y desviar su atención.

Pero el descontento de la manada cada vez era mayor. Ya casi no quedaban terneros porque a la sequía y por tanto la recesión generacional, se sumaba que los leones cada vez causaban más bajas.

El problema estaba en que, cuando aparecían las fieras, cada madre corría con su cría sin ningún criterio establecido y en solitario. Eso facilitaba la caza a los leones que sólo tenían que observar quién era la hembra más cansada e ir a por ella.

Syncerus, era un joven macho, con una peculiar cornamenta que le impedía luchar por ser el dominante. Sin embargo tenía una inteligencia superior a los demás machos y había observado como los leones no se acercaban cuando bebía Marianus, el búfalo mayor. Y no se acercaban no porque Marianus fuera el jefe, sino porque, a su alrededor, siempre había otros machos que le protegían incluso con su vida.

Así que, bajo el sol de mediodía, algunas jóvenes búfalas hembras, cansadas de perder a sus crías, se habían amotinado contra Marianus y no querían ir a beber con el resto de la manada. Junto a ellas, Syncerus hacía de portavoz.

Marianus pronosticaba muertes horribles para las hembras y sus crías si no acudían a beber con la manada. Pero Syncerus le decía que, como todos los días, junto a los juncos estaban los leones y que, si iban a beber sin ningún tipo de estrategia, algunos teneros jóvenes acabarían en las garras de las fieras.

Marianus decía ser la voz de la experiencia y la tradición. La inacción era su estrategia porque según él era lo mejor. Además, no admitía que pudiera estar equivocado. Así que, junto con sus machos escolta y algunas búfalas ancianas, procedieron a abrevar como siempre. La muerte de una de ellas no se hizo esperar.

Syncerus y su nueva manada, esperó a que los leones se hubieran hartado y emprendió el camino hacia la charca. Iban todos en grupo. Los machos jóvenes y fuertes, con grandes cornamentas abiertas, en el exterior de la manada. Las búfalas, componían un segundo cinturón interior y los terneros jóvenes, iban en el centro de esta formación. Éstos fueron los primeros en beber. Después las hembras y al final los machos jóvenes. No se produjo ninguna baja.

Al día siguiente, primero se acercaron a la charca el grupo de Syncerus y después el de Marianus. Los leones no se atrevieron a atacar al primer grupo y permanecieron jadeantes e incrédulos. Cuando bajó a beber el segundo grupo, atraparon a otra vieja búfala que casi no podía correr.

Poco a poco el grupo de Syncerus fue ganando miembros y el de Marianus perdiéndolos. Una parte se pasaba diariamente al grupo del nuevo líder y otros morían por seguir apoyando al viejo carcamal.

En dos meses, el grupo de Marianus había desparecido, y los leones tuvieron que cambiar de presa y de estrategia de caza.

*****

Cuando uno está enfermo, debe poner todos los medios para curarse lo antes posible. Hasta ahora, las enfermedades comunes se solucionaban con un sólo fármaco pero unas nuevas enfermedades de laboratorio hacen que la combinación de varios fármacos sea lo adecuado para acabar con esa nueva enfermedad.

Madrid capital está enferma. Tiene lepra, tuberculosis, asma y un exceso de virus en su cabeza. Por eso hay un grupo de formaciones que han dejado de lado su nombre, para en conjunto, luchar para ganar el Ayuntamiento y salvar a Madrid de esa lacra cancerígena que es el Bartido Bobular.

Pero no sólo Madrid Capital está enferma. La comunidad lo está en mayor medida puesto que, aunque sufre el ataque del mismo parásito, tiene la capacidad de regular los demás miembros de ese cuerpo enfermo. La Comunidad de Madrid es la competente en Sanidad, Educación y Servicios Sociales y por tanto su enfermedad es más peligrosa y su cura, mucho más apremiante que la de la Capital.

Madrid, ese Madrid que oferta seiscientos no se cuantos institutos bilingües como cebo para las urnas, es el mismo Madrid que ha dejado de lado la educación pública, cediendo terrenos públicos para la construcción de colegios privados (además en algún caso construidos con fondos también públicos). Es el mismo Madrid que tiene institutos bilingües como el IES “Alameda de Osuna” que, con un aforo máximo de unas 950 plazas va por las 1400 y subiendo. Clases en las que los chavales están como sardinas en lata, laboratorios convertidos en aulas, bibliotecas convertidas en aulas y hasta comedores convertidos en aulas. Todo para priorizar la educación privada religiosa que pagamos todos.

Madrid, ese Madrid que se gastó cientos de miles de euros en la construcción de Hospitales que ha dado a la gestión privada de una compañía en la que sus gestores están fuertemente ligados a los sinvergüenzas que llevan veinte años arruinando la Comunidad, deja morir a sus enfermos de Hepatitis C porque dicen que el medicamento que puede salvarlos es muy caro. Mientras se gastan casi millón y medio de euros en autobombo. Madrid, ese Madrid que publicita sociedades idílicas que no existen ni en los cuentos, tarda cinco días en dar cita para el médico de asistencia primaria, cierra las Urgencias de un Barrio como Barajas con más de 46.000 personas (más que Ávila, Soria o Teruel), o las de la zona de Doctor Esquerdo y del Barrio de La Fortuna.

Madrid, ese Madrid que da negocio sanitario a las constructoras, privatiza de forma encubierta la sanidad coartando la decisión de los pacientes al desviarlos a centros privados si quieren acortar su espera para operar. Es el mismo Madrid que está siendo investigado por transmitir sin permiso historiales médicos a centros privados o el que cesa a los directores de los ambulatorios porque son hostiles con el desgobierno madrileño.

Madrid, ese Madrid, que se autoproclama Comunidad Social, ha dejado por el camino más de novecientos millones de presupuesto desde el 2011, y ha pasado de los 107 millones en 2010 para financiar la red Básica de Atención Social Primaria a los escasos 850.000 euros de 2013. Y bajando.

En Madrid, sólo existe Madrid para los amigos que manejan los sobres.

Como decía Ayer Rosa María Artal en su blog, “El Periscopio”, tenemos la capacidad y la oportunidad de juntar una serie de personas preparadas que acaben con el expolio de Madrid y hagan que Madrid sea de los ciudadanos de Madrid.

Juntos, PODEMOS, aunque no tiene por qué ser con estas siglas. Dejémonos de monsergas y de mensajes raros que nadie entiende como que aveces dos más dos nos no cuatro sino tres y hagamos el mismo esfuerzo que se ha hecho en Madrid capital para desalojar a esta gentuza de las instituciones.

Madrid no puede morir de asfixia por la acción de unos parásitos.

Anuncios

5 comentarios en “Ganemos Madrid para los ciudadanos.

  1. Pingback: Ganemos Madrid para los ciudadanos. | EL VIL ME...
  2. Ayer estuve con unos amigos. Barrio humilde, gente trabajadora, pocas deudas. Edades entre 30 y 70.
    Tele5 presidía la reunión, aunque al parecer nadie atendía.
    En algún momento salió la política, las elecciones, a la palestra.
    “A quién votar?” “son todos iguales” ” todos roban”………
    La doctrina televisiva impera. Me sentí fatigado para luchar contra ese monstruo. “Sé a quién no votaré en ningún caso” dije.

    Ver cualquier debate o tertulia es una tortura para quién tiene información de otras fuentes.
    Saben que la tele aliena, lo usan con fruición y el próximo futuro va a ser estomagante.

    Salud Pública

Los comentarios están cerrados.