Austericidio

La zorra y la perdiz

-Si quieres que te devuelva tus huevos, baja de ahí. Le decía una vieja zorra a una pobre perdiz.

-Si te comes los huevos, cantaré y cantare, junto a tu madriguera hasta que el cazador descubra dónde te escondes.

-Baja, y así hablamos, le decía la zorra.

-No que si bajo, acabarás conmigo y con mis huevos.

-Si bajas, te digo dónde he escondido a tus proyectos de perdigón.

-Si te comes mis huevos, te juro que llevaré al cazador hasta la boca de cueva, decía la perdiz mientras hinchaba su frondoso plumaje.

-Tu, baja y déjame alguno de los huevos para que no muera de hambre.

La perdiz sabía que si bajaba la zorra acabaría con ella. Y también que si no bajaba todos sus huevos acabarían en el estómago de la puta zorra dañina. Y quizá fuera el último año de cría.

Intentaba no parecer asustada y tener la situación controlada. Hacía tiempo que el humano que vivía en aquellas tierras, estaba buscando a la zorra porque se había comido todos los polluelos de sus gallinas. Un día tras otro, se había acercado a la granja cuando el furtivo iba a repasar sus trampas y no había dejado ninguno. Y no era la primera vez. El humano había puesto mil y una trampas, mil y un cepos, mil y un cebos pero la vieja zorra era muy astuta y no había picado. Así que, si una perdiz cantaba cerca del humano y lo iba guiando hasta la madriguera de la zorra, el humano acabaría encontrando la cueva y a la zorra.

La perdiz sopesaba la última oferta de la zorra. Quizá si bajaba del árbol y dejaba un par de sus media docena de futuras crías, la zorra se atendría a razones. De todas formas, no podía dejar todos sus huevos al apetito de una vieja zorra porque sería morir con sus crías. La primavera estaba llegando a su fin y el sofocante calor no permitía que una nueva puesta llegara a buen puerto. Así que, la perdiz le dijo a la zorra,

-Está bien. Bajaré si me dejas cuatro de los seis huevos.

-De acuerdo, dijo la zorra. Pero baja.

Una vez en el suelo, la zorra le dio un zarpazo a la pobre perdiz y le dijo que no había trato. En la madriguera, esperaban cuatro hermosos cachorros que tenían hambre.

Si la perdiz no hubiese bajado, seis pequeños huevos no habrían matado el hambre de las crías de la raposa. Si la perdiz no hubiese bajado, habría evitado su muerte pero no la de sus crías. Y es que negociar cuando uno está hipotecado, no es negociación, sino chantaje.

*****

Alemania no necesita hacer encuestas estúpidas sobre la “marca Alemania”. Ellos se creen mejor que nadie y, al parecer, les importa una mierda lo que los demás opinemos de ellos.

Los Germanos, llevan intentando dominar Europa desde la mitad del siglo XIX. Durante un siglo, su rabia y su beligerancia sumieron a Europa y por colisión política, a USA primero, y al resto del mundo civilizado después, en dos conflictos bélicos que ocasionaron millones de muertos, y sufrimiento extremo a los europeos. A los diez millones de muertos (¡Ojo! 10.000.000) y casi veinte millones de heridos de la primera guerra mundial hay que sumar la destrucción de media Europa y el auge del capitalismo militar de los Astados Unidos.

El Tratado de Versalles no hizo sino aumentar el rencor y las ganas de venganza de un pueblo que, sobre todo se cree mejor que los demás. La depresión del 29 les dio la escusa perfecta para aupar al poder a un loco fascista que llenó sus cabezas cuadradas de sueños imperialistas, de venganza y de poderío y que, mientras destrozaba económicamente Alemania, sembraba de muerte, tiranía y odio al resto de Europa. Los judíos fueron sus principales cabezas de turco, pero no sólo ellos. Gitanos, Comunistas, Negros y republicanos españoles fueron también perseguidos con saña.

Y acabó la guerra con la destrucción de Alemania y de media Europa. Y de nuevo los Astados Unidos, se subieron al carro de la economía bélica. Y llegaron las deudas contraídas por el loco nazi. Y el perdón de la deuda para que los alemanes, no siguieran muriéndose de hambre y asco después de la guerra. Y tienen la cara dura de decir que aquella deuda era ilegítima porque partía de la deshonra surgida del Tratado de Versalles.

Durante años, Alemania estuvo dividida en dos para que no pudiera volver a hacer daño al mundo. Pero la Perestroika y sobre todo, la ruina económica de la Unión Soviética, acabó con el Telón de Acero, con el Muro de Berlin y con las dos Alemanias. Y de nuevo las deudas de la reunificación estuvieron a punto de acabar con el bienestar alemán. Alemania NO CUMPLIA ni uno sólo de los puntos pactados con sus países amigos de la Unión. Y éstos hicieron la vista gorda para que Alemania no quebrara.

Y llegaron los tiempos en los que el dinero se movía como si todos fuéramos multimillonarios. Y los bancos alemanes vieron la oportunidad de hacerse de oro y llenaron de mierda una burbuja inmobiliaria que acabó con las convergencias griegas y españolas. Y gracias a los mismos degenerados que habían inflado las cuentas griegas para su “convergencia” económica con la unión, las deudas de los bancos alemanes pasaron a ser por arte de birlibirloque deudas de los griegos. Deudas que se llevaron por delante salarios, trabajo, pensiones, sanidad, educación. Se llevaron la vida de los griegos. Y cuando éstos hartos de morir de inanición deciden que ya está bien que les gobiernen unos golfos elegidos por la Troika, y cuando el agua ya rebasa la nuca de los griegos, el nuevo gobierno decide, en un acto de buena voluntad, aceptar un nuevo préstamo para poder seguir negociando. Y entonces, Alemania, esa Alemania al que le perdonaron la vida, esa Alemania que lleva hostigando Europa y provocando muerte y miseria siglo y medio, dice que los cojones, que no hay trato, porque si lo hay, sus pequeños cachorros, sus bancos quedarían al descubierto y acabarían mostrando al mundo la bancarrota técnica en la que están.

Grecia No puede pagar la deuda. Es imposible. Lo dicen economistas de izquierda, de derechas, liberales, sociales, … incluso algún casposo gobernante de España se le ha escapado aunque a continuación ha dicho que eso, aun siendo verdad, no se puede decir.

La estrategia de Varoufakis de que el BCE transforme los títulos de deuda pública griega en deuda pública europea pondría al descubierto la fragilidad de los bancos alemanes que, por ser quién son, no pasan ningún tipo de control de estrés y mantienen como activo, muchos de los tóxicos convertidos ahora en deuda griega (y española).

Por eso Alemania prefiere un nuevo genocidio como el que ya cometió con el pueblo judío o con los gitanos o con los comunistas y sigue con esta cámara de gas llamada economía del ajuste, que más bien es un ajusticidio, funcionando a toda pastilla. El único fin es acabar con los griegos y con el resto de europeos después y conseguir por medio de la deuda ficticia e impuesta, lo que llevan pretendiendo durante más de 150 años.

Quizá cuando la mayor parte de la gente se de cuenta, sea demasiado tarde.

Luchemos, o fangen Sie an, Deutsch zu sprechen.

Anuncios

5 comentarios en “Austericidio

  1. Pingback: Ajusticidio | EL VIL METAL. | Scoop.it
    • Sin permiso. Aquí todo el mundo es libre de publicitar su blog. Es importante que la gente lea y sobrem todo que tenga referencias de muchas tendencias.

      Salud

Los comentarios están cerrados.