A-NARCO-LIBERALISMO

El juicio

Sentado en un banco corrido, el alcalde de Valdorros oía sin escuchar, como el fiscal iba relatando uno a uno los hechos.

Durante años, el alcalde había usado los fondos del ayuntamiento para pagar anuncios en La Voz de Burgos. En esos anuncios se hacía mención al municipio, pero se indicaba claramente que el restaurante de su propiedad era la mejor opción de la comarca para saborear un buen lechazo asado.

También se mencionaba el negocio de caballos del concejal de la oposición, así como como la casa rural propiedad de un vecino que ni siquiera formaba parte de la corporación.

Nadie había visto nada malo en ello porque, en realidad, el anuncio recorría cada uno de los lugares, cada uno de los pasatiempos y cada uno de los negocios que se ofrecían como atractivo turístico de la localidad. Igualmente se exhibían imágenes de la iglesia y se ofrecían ilustraciones del viejo molino y de la vieja fragua.

Pero, al constructor que vendía adosados a la orilla del río, no le debió parecer bien el gasto en las arcas municipales, porque no se decía nada de sus construcciones. Eso fue lo que llevó al alcalde a los tribunales. Y sólo al alcalde. Fue él quién durante años y en fiestas, contrataba la página central de La Voz de Burgos, publicitando el municipio. Fue el quién firmaba, junto con el secretario los cheques.

Sentado en el sillón de un amplio salón de estar coronado por una gran chimenea chisporroteante, Jacinto sacó el teléfono móvil de su chaqueta. Le llamaba su abogado. El juez había dictado sentencia. Tres años de cárcel, seis de inhabilitación para ejercer cargo público y 240.000 euros que debía reembolsar a las arcas municipales.

****

Uno, sólo tiene que ponerse un poco a pensar y enseguida saca conclusiones si quiere. Como ya sabéis los que habitualmente os tragáis amablemente estas cosas que escribo, soy un burgalés que sufre el Madrid de la caspa, de la intolerancia, de lo rancio y de la mala gestión de una gentuza que vive de lo que es de todos y que se empeña en hacer negocios propios con los recursos que todos contribuimos a sostener. (Bueno todos no que ellos, si pueden, se escaquean.)

Bien. Estos días, los he pasado allí dónde nací (perdiéndome y lamentándolo, las marchas de la dignidad). Y curiosamente el Ayuntamiento de Burgos, se publicita al igual que lo hace la comunidad de Madrid, con el dinero de todos, a tres meses de las elecciones, sin ningún tipo de rubor, ni pudor. Hablan de aquello que dicen haber hecho, como si lo hubieran pagado ellos. Y también curiosamente, dejan de decir aquello que no les conviene. En el caso de la Comunidad de Madrid, publicitan la oferta de plazas en colegios concertados o la sanidad que han privatizado pero no cuentan que cada día siguen muriendo 10 personas porque no les suministran la medicina que les cura o no cuentan que en los colegios públicos los alumnos están como sardinas en lata, que se han cepillado todas las becas para infantil, primaria y secundaria, salvo las ayudas a guarderías privadas, o que hay barrios como Las Tablas o Barajas donde no hay Instituto Público de Secundaria o el que hay soporta el doble de su capacidad.

Pues bien, el Ayuntamiento de Burgos, habla de la depuradora, de las obras de la plaza de toros o de el Bulevar, pero omite los miles de euros gastados en Gamonal, cuyos vecinos tuvieron que echar abajo una obra innecesaria y cara. Al igual que tampoco hablan de que la Plaza de Toros va a costar seis millones de euros que el Ayuntamiento no tiene y que los vecinos tampoco quieren. O los cuatro millones tirados en el Paseo de la Isla.

Lo que quiero decir es que, supongo que no será ilegal, porque esta gentuza siempre se salva adecuando la legislación a sus intenciones, pero ¿por qué coño tiene que publicitar una administración sus logros? ¿No es obvio que están ahí para hacer esas cosas? (suponiendo que las hicieran bien, claro).

Todos sabemos porqué se gastan ese dinero y que es lo que realmente publicitan. Están diciendo que ellos lo hacen muy bien y que los demás no. Están diciendo que esas cosas son necesarias cuando no es verdad y están mintiendo porque no dicen la verdad.

Mientras, ese dinero que se gasta en esa publicidad, y que por supuesto seguro que las campañas son concedidas a quiénes todos sabemos, deja de pagar el Sovaldi en Madrid para los enfermos de Hepatitis C. Deja de invertirse en colegios públicos necesarios como el del Ensanche de Barajas. Deja de financiar proyectos humanitarios para parados en Gamonal o para personas sin recursos en Burgos o deja en cuadro, al servicio de limpieza.

Este neoliberalismo que más bien es un a-narco-liberalismo en el que el estado ya ni siquiera regula, sino que simplemente pone los mimbres con los que los sinvergüenzas hacen los cestos que luego venden como si fueran suyos, se ha convertido en un nuevo sistema feudal.

Este a-narco-liberalismo vive de lo público, mientras acaba con lo público. Es simplemente un sistema parásito que acabará con la humanidad.

Tiempo al tiempo si no lo paramos.

Anuncios

2 comentarios en “A-NARCO-LIBERALISMO

  1. Certero como siempre. El tiempo se acorta para muxos de nosotros.
    La vida sigue y los chorizos siguen siendo apoyados . Hoy casi en éxtasis medio pais algo que debía de avergonzarnos colectivamente. Me entristece la gente de la pesoe que se felicitan mutuamente.
    Salud

Los comentarios están cerrados.