Marcándonos el paso

Tengo mucha rabia contenida, mucha. Desde el domingo por la tarde, sabía que Zapata iba a ser concejal efímero de cultura, pero no por ello tengo que asumirlo sin desesperación y con tranquilidad. No por ello voy a asumirlo sin decepción. Porque se trata de una injusticia. Una estratagema casposa salida de un estúpido calumniador al que encima pagan por dar la nota en un programa espectáculo dónde lo que se vende no es política, sino circo. La Sexta noche es puro circo. Una estrategia salida del cinismo, de la hijoputez, de la hipocresía, de la burla más asquerosa y tendenciosa.
Pero además estoy convencido de que el linchamiento de los medios hacia Zapata tiene dos causas y dos avisos a navegantes. Uno, dejar claro que no van a permitir que unos desarrapados libertarios vayan a cambiar nada para dejarles sin negocio. Y otro, y aprovechando que el Arlanza pasa por Lerma, darle un palo a las redes sociales que les están comiendo la tostada a los medios tradicionales. Ellos saben que las redes acabarán con su jerarquía e influencia. Ellos saben que ya no pueden publicar lo que quieran (bueno si pueden y lo hacen) y esperar a que cuatro pedantes pesados escriban una carta de protesta al director. Ahora, mostramos nuestra opinión en artículos que no necesitan de su difusión porque se difunden solos a través del principio de un amigo, dos amigos, cuatro amigos, mil personas.
Cerremos El Jueves, la revista Mongolia, el Mundo Today y mandemos al paro a los Especialistas Secundarios de la Ventana en la Ser. Porque si el humor tiene la limitación de la ofensa, siempre va a haber alguien que se ofenda por un chiste, un gag o una gracia contra su religión, creencia, ídolo o político al que sigues.
Nunca me han gustado los chistes contra los gitanos, contra los judíos, contra los homosexuales o que denigran a las mujeres. Pero tampoco me gustan los de Lepe. ¡Y mira que gustan a la gente!. ¿por eso tienen que dejar de hacerlos? Empecemos por los chistes, sigamos por la opinión y acabemos censurando lo que no gusta al que manda.
TOLERANCIA esos es lo que nos hace falta. No me gusta TVE (La 1), Telemadrid, 13TV. No me gusta Antena 3, ni mucho menos Telecinco. Si por mi fuera, podrían cerrarlas todas porque el 90% de los días ofenden mi inteligencia y a mi persona. Podría montar un cristo por ello, aunque se que no serviría para nada. Pero me conformo con no ver sus telediarios, con evitar sus casposos programas de adoctrinamiento que llaman “ de debate”. No me gustan la mayor parte de los curas. Me molestan las procesiones que no me dejan circular con libertad y sobre todo me revientan esas celebraciones de triunfos futbolísticos que acaban sin dejar dormir al vecindario. Me gustaría que todo eso se acabara. Pero se que tengo que joderme y conformarme con que pase lo más rápido posible y si puedo, evitarlos.
No me gustan los toros ni mucho menos los taurinos. Pero no voy a las puertas de Las Ventas a cagarme en su puta madre. Simplemente evito ese camino y voto a quién pueda evitar que se maltrate a los animales.
Hoy, Manuela, mal. Has caído en las presiones de los que usan las leyes, la ética, la moral y hasta las tradiciones en su propio beneficio. Y da igual si estos asquerosos tramposos, arruinadores y vividores de lo que es nuestro dicen, hacen o publican cosas peores, porque no tendrá ninguna consecuencia para ellos. Los jetas, los caraduras, los vividores, los tramposos siempre son los ganadores. Los nobles, lo son porque algún antepasado suyo fue un asesino despiadado, un hijo puta con pintas. Dice el saber popular que nadie se hace rico trabajando.
Echar o hacer dimitir a una persona por haber contado unos cuantos chistes zafios, de mal gusto, está mal, porque la libertad de expresión acoge eso, al igual que la democracia acoge a quién se sirve de la misma para desterrarla. Pero echar a quién es sobradamente conocido por su tolerancia, por su trabajo en favor de la comunidad y por su lucha por la libertad, a causa de haber puesto en consonancia lo que otros decían y estaba mal, me parece no asumible, injusto y además no servirá para nada sino para que los maleantes tramposos pongan el punto de mira en cada uno de vosotros.
Me has decepcionado, Manuela, decepcionado nada más llegar. Pero como persona tolerante, como libertario, no lo voy a tener en cuenta porque se que hay otros también decepcionados en el polo opuesto al mio.

Anuncios

12 comentarios en “Marcándonos el paso

  1. Buenas noches amigo Cele!

    Estupefacto amigo, sin palabras ante este asunto… La verdad que no doy crédito a todo lo que ocurre en esa cloaca llamada España donde para colmo a la organización criminal la van a juzgar jueces nombrados por ellos a dedo. Decepcionado con Carmena y perplejo ante esta DICTADURA DE EXTREMA DERECHA RADICAL QUE GOBIERNA ESPAÑA.

    Que asco

    Salud y buenas noches!

  2. Pues no entiendo. No entiendo la unanimidad contra Zapata y sus añejos tuits.
    No entiendo que nadie discrepe, porque yo estuve presente en lugares donde se contaban chistes de humor subsahariano y la gente reía. Ahora nos rasgamos las vestiduras. Yo no.
    No conocía algunos de esos chistes, ahora ya sí, y algunos tienen ingenio, negro si queréis, pero ingenio.
    Hay serie con protagonista judío que, a diario, vierte chistes de judíos y el coro de risas de lata salta siempre. Tiene su gracia. Son tópicos, como los chistes de polacos en USA, los de Lepe aquí, los de catalanes, gallegos, andaluces…., aquel nazi: “que hace un negro en la nieve?”……., y así, hasta mañana.
    Lo de menos eran los tuits. La guerra ha comenzado porque estos “demócratas” hacen la oposición de la única manera que saben. La táctica es vieja y ensayada desde 1931.

    Salud República.

    • Así es amigo. Ahora en lugar de asesinar gente en la calle y echarle la culpa a los rojos, se dedican a emponzoñar las vidas de sus representantes, de forma que el asesinato político sea de fuego amigo.

      Salud

  3. Blanco y en botella… Suscribo tu artículo en su totalidad. Es así como pienso. Y leerlo ha sido como una bocanada de empatía después de todo lo que ayer tragué desde gente de nuestras propias trincheras. Cogérsela a estas alturas con papelito de fumar, es desesperante. Parece que hay más ingenuos de los que creíamos.

    Siento y comparto tanto la rabia contenida, como la decepción.

    Si alguien piensa que el “ejemplo” de la dimisión de Zapata va a cundir entre las filas de los que han ido de cacería, van listos. Desconocen los gigantes a los que nos enfrentamos. No se han enterado de nada. Por el contrario, les va a servir para proseguir en su empeño. La cacería va a continuar, no les quepa ningún género de dudas.

    Ayer, certeramente, Rosa María Artal reseñaba un párrafo de un artículo que en su día colgó a tenor de un comentario que sobre este asunto le hiciera Javier Valenzuela y que transcribo:

    “Ellos juegan un partido de fútbol americano (rugbi), nosotros un partido de tenis en campo inglés” Así describía Javier Valenzuela en genial hallazgo. Cuando nos dan una patada en la espinilla, llamamos al árbitro: “Mire Ud. lo que me ha hecho”. Y él se encoge de hombros. Ellos juegan en su campo y marcan las reglas. Lo que se disputa es un campeonato de fútbol americano, con zancadillas, punatpiés, y agarrando por el cuello. No tenis británico. Ignorarlo conduce a la derrota.

    Chapó, Cele. Un placer leerte.

    Salud, amigos.

    • Pues si. Es un símil que contemplé ayer antes de escribir esto para ilustrar el post con un breve relato. Al final, estaba tan cabreado que preferí ir al grano.
      Evidentemente comparto el símil y lo que significa. Es como cuando de pequeño en mi pueblo jugábamos al fútbol con el único blón que existía: el del hijo del secretario. O aceptábamos sus normas o dejábamos de jugar.
      Quien crea que esto es una democracia participativa está equivocada. Quien dirige, manda y ordena es quién está en un consejo de administración.

      Salud amigo.

  4. Suscribo todo lo que dices y aún te quedas corto. Mal vamos si esa pandilla de miserables ordenan lo que hay que hacer. Por otra parte menos ocurrencias, menos bla, bla y a hacer, que es lo que importa. Y si ladran, es lo propio de la condición de perro. Salud.

    • El problema amigo no es que ladren, sino que muerden, llevan la rabia y las autoridades sanitarias te sacrifican a ti en lugar de a ellos.

  5. Pingback: Marcándonos el paso | EL VIL METAL. | S...
  6. Pingback: Deseos | Demasiadas palabras

Los comentarios están cerrados.