Símbolos, ignorancia y votos

PECAS

Alfonso no daba crédito. El perro le había agarrado de los pantalones y no soltaba la prenda. ¡Y menos mal que no había llegado a la pierna! Fue entrar, y Pecas se lanzó inmediatamente al pantalón. Alfonso se preguntaba el porqué. No lo entendía. No era la primera vez que iba a casa de su amigo Fernando, dueño de Pecas, y jamás se había comportado así.

-Es la bata. – Le dijo su amigo.

-Cada día que va al veterinario éste le recibe en bata blanca. Le pone las vacunas. Le mira los dientes, …

-¿Y ?

-Pues que relaciona la bata blanca con algo que no le gusta.

-Pero yo no soy veterinario, soy médico.

-Eso, explicáselo a Pecas.

*****

¿Recuerdan ustedes cuando el Carnicero del Yakolet le cargó una bandera de España de 378.000 euros al Ayuntamiento de Madrid? ¿Era necesaria una bandera de casi 300 metros cuadrados, que además en 2012 acabó desplomándose (y que podía haber matado a alguien)? La respuesta es que no. No había necesidad de tal dislate ni derroche económico. Pero es el símbolo que los del Partido en B, esos que llevan mandando más de 100 años en España y que, cuando dejaron de mandar acabaron con la libertad, la justicia y la dignidad de las personas, han establecido como referencia de su quehacer. Es el símbolo que, a pesar de que debiera ser de todos, ellos se han apropiado como suyo en exclusiva. Y es el símbolo de España, de la que, al igual que la bandera, se han apropiado como si fuera suya, imponiendo a los demás un país que dice ser democrático pero en el que, cualquier institución del estado, está controlada por ellos. Es el símbolo del uso torticero de lo que es de todos para beneficio de unos pocos.

¿Por qué se ha montado tanto jaleo por la aparición de Pedro Sánchez con el fondo de una gran bandera de España? Básicamente por dos razones. Los que usan la bandera como símbolo de su poder, los B, porque ante el peligro de que les reste votos nacionalistas, le echan en cara que antes ningún Secretario General de ese partido hubiera osado usar la bandera como hacen ellos: con un cariz torticero partidista. Sin embargo, a los que la bandera del Genocida Eunuco nos produce cierta “urticaria”, justamente le echamos en cara justamente ese uso torticero y partidista de algo que, aunque es de todos, no se usa como símbolo de unión, sino como moneda de cambio de un puñado de votos.

Y es que, por mucho que se empeñen estos veletas del partido de Isidoro en decirnos que han entendido el mensaje y que quieren cambiar para servir a la gente y no para servirse de puertas giratorias y poltronas varias, el día a día nos demuestra que siguen siendo igual de cínicos y de poco fiables. Allí dónde existe la posibilidad de rascar un voto, aunque éste sea contrario a la supuesta ideología federalista del PSOE, allí que se presenta Sanchez Castejón a dar la nota.

No es que nos ofenda la bandera rojigualda. Es que está tan manchada de sangre de ciudadanos españoles, muchos de ellos que aun siguen enterrados en cunetas, tan manida y manipulado su uso por quiénes ni creen en la democracia, ni mucho menos en la libertad, que preferimos mirar de soslayo y “pasar” de ese ardor guerrero. No es que no nos sintamos de aquí. Sólo hay que ver lo que nos ocurre cuando nos vamos una temporada al extranjero o cuando un gilipollas como Jeremy Clarkson pone en duda nuestro trabajo. Lo que ocurre es que nosotros no sentimos ese ardor que nos lleva al odio a los distintos, ni se nos llena la boca de ESPAÑA, mientras llevamos lo robado a Suiza o Las Caimán. Lo que ocurre es que, ellos, los B, han prostituido tanto los símbolos, han extendido tanto la rabia, han impregnado tanto el odio, que en ningún otro país se produce una pitada masiva al himno nacional como ha sucedido aquí dos veces. Lo que de verdad nos ocurre, es que nosotros no creemos que España sea sólo un trozo de tela y una marcha militar adaptada (que por cierto, y esto seguro que les va a gustar, tiene origen árabe [o moro como les gusta decir a los facciosos del B]).


España, para nosotros, es tolerancia, responsabilidad en los impuestos, consecuencia, no robar, no dilapidar, no cohechar, no traficar con influencias, no manchar, educar en libertad, tolerancia y respeto, acceso sanitario en igualdad,… Y eso, no lo da ni esa bandera que el dictador usó como símbolo de su actitud sátrapa, ni un himno impuesto a través de un golpe de estado en 1936.

España, como todo, se demuestra, no se USA.

Anuncios

13 comentarios en “Símbolos, ignorancia y votos

  1. Como siempre brillante.
    No tengo bandera y mi patria se reduce a mi familia amigos y conocidos que están hartos de tanta tomadura de pelo.
    Seguimos!! no se hasta cuando.

  2. Cierto. Entiendo simbología cuando va acompañada de 2 premisas básica de justicia social y respeto x los diferentes.

  3. No sé si me repito en lo que voy a decir, pero hace poco, alguien tuiteaba algo así como que debía ser el nuestro el único país del mundo en el que la gente no respetaba su himno nacional. No pude contenerme y le espeté un “pregúntate por qué eso es así”. Desconocer la Historia -y sobre todo, padecerla- es lo que tiene: que para saber dónde estamos hay que saber de dónde venimos.
    Y eso, Cele, lo has explicado brillantemente -como bien apunta Lume.

    A raíz también de la sonora pitada reciente del estadio surgió el asunto conversando entre amigos, y mientras uno disertaba el consabido mantra de que es el símbolo que nos representa a todos, y bla-bla-bla, yo traté de explicarle eso que tan requetebien has expresado de “sentir una cierta urticaria” ante la bandera y por supuesto, ante el himno. Y mientras lo hacía, y mi oponente ponía cara de asombro, para mis adentros experimentaba lo de “Eso, explícaselo al Pecas…”

    Es fácil indentificarse, y por tanto compartir, todo lo que dices en tu artículo, sin excepción. Pero me quedo con el guantazo breve pero contundente de “España, se demuestra. No se usa.”

    Genial.

    • Al hilo de esto que explicas, amigo Narbona, me llama poderosamente la atención que quiénes quieren olvidar lo que significa este himno y esta bandera y están siempre con el consabido “cerrar heridas pasadas” están siempre manejando el terrorismo de ETA a su antojo y conveniencia. Y por supuesto, siempre en estado de herida supurante y latente.
      Salud, amigo

      • Mientras tu contestabas a eso, yo he tenido un rifirafe con una compañera a propósito de las “declaraciones que sobre ETA” ha realizado Pablo Iglesias.
        Y… bueno. Aquello de “Eso, explícaselo al Pecas” se ha cumplido a rajatabla.

        Empiezo a dar por perdido -y a cansarme- de todo intento de conversar y comunicar nada de viva voz con terceros. Es todo tan similar a las denostadas tertulias que ya no se que fue antes, si el huevo o la gallina…

        En fin. Saludos.

  4. Ni una herida cerrada en general . Muxo sufrimiento, silencio o continuas peleas en las familias donde había franquistas nacionalistas (gallegos en mi caso) anarquistas, joseantonianos … El silencio de algo tan trágico o la persecución de los diferentes que no habían ganado la guerra les colocó en una superioridad que ahora tenemos que soportar.
    Cuando desde niña se convive con el no hables de política que a fulanito lo mataron o no pq se unió con otros en el monte, te ves sometida a las prescripciones religiosas que te marcan y al mismo tiempo los diferentes ,no valorados e inentendidos x el resto te dan otra visión algo se transforma o no.
    Ha pasado el tiempo y en lo mas profundo nada se ha transformado cuando decir Podemos supone que haya gente que no te vuelva a llamar. Son incapaces de separar amistad o lazos familiares de la política.
    Todo vale para seguir conbrando y curiosamente en lo de cobrar si se han puesto de acuerdo Psoe PP IU y C’s en Asturias donde Podemos quedó solo pero eso casi no ha sido noticia. Han preferido sacar al bobo de Chantada diciendo que Pablo Iglesias dice tonterías económicas.
    Seguimos!

    • pues no lo había leído, no. Pero vamos, el sentimiento, es el mismo. El lo expresa mejor porque para eso es profesional. Pero vamos, totalmente de acuerdo.
      Salud,

  5. Por supuesto, pero tú no lo haces nada mal. Y en esta lucha, además, todas las voces cuentan. Como cuentan cada uno los granos que hacen el granero…

    Saludos.

Los comentarios están cerrados.