Cortina de humo

Atado y bien atado.

20 de noviembre de 2015. Los tanques están entrando en Barcelona. ¡Que lejos quedan las elecciones del 27 de septiembre pasado! ¡Parece que han pasado siglos! Las autonomías han sido suspendidas, las elecciones generales también y se ha declarado el estado de sitio y alarma en todo el estado.

Hordas de gentes arengadas por las televisiones salen en todas las ciudades en defensa de la unidad de España.

La libertad, la democracia, la justicia social, el bienestar, … todo ha quedado en un tercer plano. España es lo principal. Del robo, el latrocinio y la corrupción, ya casi nadie se acuerda y no se habla de ello ni en los bares.

*****

Desconectado de casi todo durante el último mes y medio, uno llega a poder ver claramente como se comportan los medios de incomunicación, adoctrinamiento y modelación del pensamiento. Durante este mes y medio cada vez que escuchaba noticias en la radio, veía algo de lo que llaman noticiarios televisivos o leía la prensa local, siempre salía Cataluña a colación. Sesudos analistas partidarios (de partidos políticos), politicastros de turno, periodistas de pacotilla arrimaban el ascua a la sardina de su opción política. La extrema derecha nacionalista española declaraba que España es indisoluble y que los catalanes no tienen derecho a opinar sin el resto de los que componemos el estado. Por su parte, la extrema derecha nacionalista catalana todo lo contrario. Éstos además han insistido en la idea de que España esquilma a Cataluña, olvidando el principio de solidaridad y de corresponsabilidad que todas las regiones o nacionalidades tienen con el resto del estado. Ninguno de ellos, ni los de la extrema derecha española ni los de la extrema derecha catalana han mencionado ni un solo instante la corrupción generalizada de los gobiernos de ambos. Ni los recortes en educación y sanidad llevados a cabo en ambos lados del Ebro por los mismos perros con casi idénticos collares. Ninguno de ellos han hablado de las comisiones por obras, de la financiación irregular de sus partidos, ni de las cuentas en Suiza o en paraísos fiscales aunque ambos se declaran españoles o catalanes hasta la médula y ambos pretenden dar lecciones sobre la españolidad o catalanidad de los demás. Ninguno de ellos ha dicho ni una sola palabra sobre los presuntos negocios irregulares de las familias de sus rancios líderes. Ni de la familia del que nos llevo a una guerra en Irak a base de mentiras, ni de la del honorable que iba a Andorra a que le pasaran huevos por la espalda y que ha montado en el dólar a toda su prole.

Nada del 3%. Nada de las obras en sedes pagadas con dinero desviado de la lucha antiterrorista. Nada de las amenazas a periodistas díscolos. Nada del TTIP que ambos están apoyando en Bruselas. Nada de la dilapidación del fondo de las pensiones. Nada de la desaparición de la legislación laboral que crea siervos y un sistema de esclavitud como nunca antes se ha visto. Nada de los inmigrantes muertos en el Mediterráneo que huyen de las guerras que los que son como ambos nacionalistas catalanes y españoles, crean para esquilmar los recursos naturales de África o el Medio Oriente.

Sólo arengan a la gente con sentimientos primitivos de pertenencia a un territorio gobernado por sinvergüenzas que nos han quitado hasta el alma.

¿Y si todo estuviera atado y planeado para evitar que pase lo que está pasando en los ayuntamientos? ¿Y si todo fuera un pacto entre ambos para evitar que otros lleguen al gobierno y nos demuestren que lo que suponemos es cierto (deuda ilegítima, sobrecostes en obras públicas, coste excesivo de los servicios públicos privatizados, etc)?

Se aceptan apuestas y teorías.

Anuncios

4 comentarios en “Cortina de humo

  1. Pingback: Cortina de humo | EL VIL METAL. | Scoop.it
  2. Dice Boaventura de Sousa Santos en el enlace que indico, que “cuanto más autoritarias e injustas son las sociedades, más recurren al silencio y al silenciamiento para gestionar los conflictos sociales” (http://www.attac.es/2015/08/31/silencios-ruidosos/)

    Y es que tanto el silencio como el ruido mediático forman parte de la manipulación de las élites sobre la gente. Aquel mantra de que “lo que no sale en los medios, simplemente no existe” es tan cierto como poner el acento y magnificar toda clase de banalidades que distraigan de aquello que realmente nos importa a todos. La escaleta de los informativos es el primer paso en la estrategia de manipulación.

    Cambiar de lugar como tú durante un mes ha servido para que me “limite” –a ratos- a los medios audiovisuales habituales. Y constatar que al margen de Internet la sequía informativa y cultural (consumo mucho cine) es desesperante. Y toda una confirmación de que la brecha digital (en cualquier ámbito) no es algo a menospreciar. Pues conforma y mantiene esa patina de analfabetismo estructural tan importante para los “controladores” del estatus quo imperante.

    Dicho lo cual, tu tesis podría ser razonable. Por cuanto que, independientemente de que el asunto catalán sea un conflicto secular y aplazado hasta brutalmente, hablar de legitimidad democrática en los tiempos que corren, a la hora de querer formar o no parte del territorio resulta intrascendente a la vista de lo que estamos viendo cada día: que la DEMOCRACIA es en la práctica algo que está lejos de ser una realidad. Que quienes ostentan realmente el poder son aquellos que no han sido elegidos por nadie. Y quienes han sido elegidos, están en exclusiva a las órdenes de ellos y no de los programas que vota la gente.
    Es decir, y hablando en plata: Si para lo esencial, la democracia no se da, pretenderlo con la independencia no tendría que ser algo distinto –y en consonancia con tu tesis- que una maniobra de distracción para no tocar lo que importa y que a algunos conviene: que no se hable de cuanto está pasando y que tan suficientemente has expuesto, Cele.

    Salud, y bien venido…!!

    • Gracias amigo.
      Evidentemente la desinformación es directamente proporcional a las horas dedicadas a la tele y a la radio e inversamente proporcional al nivel de acceso a internet.

      Salud

Los comentarios están cerrados.