Ignorancia y manipulación

El oro de los tontos

Carlos José y su amigo Aniceto, estaban buscando gallaritas con las que jugar a las canaicas, entre los robles del monte nuevo. Iban mirando al cielo, buscando aquellas cuya forma y tamaño fueran perfectas para jugar al Gua o a la Troya. Junto a uno de los robles más enjutos, Aniceto dio un traspiés que le hizo hincarse de rodillas. Se levantó, miró atrás y observó que había tropezado con un gran pedrusco del que sobresalía un gran cubo perfecto y amarillo. Brillaba mucho. Recogió la piedra y se la enseñó a Carlos José.

-Es oro, le dijo Carlos José.

-¿oro?

-Si creo que si. Podemos llevársela a mi padre que de joven estuvo trabajando en la provincia de Logroño, en una mina. Igual nos dice si es o no es oro.

Cuando llegaron a casa de Carlos José, su padre no estaba y quedaron en dejar allí la gran pepita hasta que llegara.

Por la noche, Teodosio, el padre de Carlos José, observó la piedra y le preguntó a su hijo quién había encontrado la pepita.

-Aniceto, padre – dijo el muchacho- .

-Pues a partir de ahora, te lo has encontrado tu.

-Pero,…, padre,… fue… Aniceto.

-Fuiste tu, ¡entendido!, – le dijo agarrándole de la oreja y levantándole en vuelo -. ¡Si te oigo decir otra cosa te eslomo!

Por la mañana, Teodosio se acercó al taller del carretero. Llevaba la piedra envuelta en una guata. Le enseño la enorme perla cúbica a Tomás, el carretero, y le encargó un carro nuevo. De allí, se fue a casa de Matías, que vendía un par de vacas de tiro, y se las compró, enseñándole también la piedra y asegurándole que se las pagaría en cuanto pudiera ir a la capital a cambiar el oro por dinero. Por el mismo método compró tres capones, treinta y seis gallinas, dos corderos, tres trajes y cuatro pares de zapatos hechos a medida. Mandó reparar la tenada que se caía a cachos y pagó varias rondas de aguardiente a los parroquianos que se encontraban en la taberna, principalmente pastores y ancianos.

Pasado un mes, el carretero entregó un preciso carro con el nombre de Teodosio escrito entre filigranas azules.

Dos meses más tarde, la gente del pueblo empezó a impacientarse porque el nuevo rico no pagaba y ni siquiera había ido a la ciudad.

La casualidad hizo que por la venta del pueblo pasara un conocido joyero nacido en el pueblo y residente en la ciudad que iba con la familia de camino a una boda y que habían parado a reparar una zapata del freno de la carreta.

Ante la insistencia del ventero y del carretero, el joyero acompañó a casa de Teodosio a la concurrencia para inspeccionar la pepita.

Cuando allí llegaron, Teodosio, acorralado por los vecinos a los que debía gran cantidad de dinero, no le quedó otra opción que enseñarle la pepita al joyero.

Este, nada más abrir la guata, estalló en una ruidosa carcajada.

-Que pasa, maese, -le preguntaron el ventero y el carretero al unísono-

-Pues que esto no es oro, amigos míos. Esto es Pirita, el oro de los tontos. Pero además, Teodosio, tu que trabajaste en Navajún, ya lo sabías, ¿no?

*****

En esta cruzada mía contra la manipulación informativa, me he dado cuenta los del partido en B no es que sean tontos cuando dicen que son el partido de los trabajadores, el partido contra la corrupción o el partido anticrisis. Ni siquiera dicen estas cosas por cinismo (aunque lo son y un rato largo). Simplemente lo hacen como uso de esa manipulación informativa. Ellos saben que los medios repiten una y otra vez esas sandeces. Sacan una y otra vez en la tele o el la radio a Don Tancredo, al Luismi del PP o a cualquier otro personaje de la España de las corruptelas repitiendo una y otra vez estos mantras. Muchos no se quedan en la puerta de atrás de los cerebros ignorantes, pero otros si.

De tal forma que, como decía el otro día, ya casi se ha establecido como premisa que el partido de Primo de Rivera es un partido de centro izquierda. Eso a pesar de que en su programa electoral abogan por ideas tan de extrema derecha, tan fascistas, como la expulsión de todos los inmigrantes ilegales y la vuelta a la oscuridad sanitaria de los mismos. Con ideas tan fascistas o tan extremistas como la privatización de los servicios públicos, incluidos sanidad y educación y el despido de funcionarios para llegar a un sistema como el americano en el que, quién llega al gobierno pone a quien quiere a trabajar para la administración, de forma que la independencia, queda totalmente abolida y la corrupción ahora, además será imposible de perseguir.

Hemos llegado al extremo de que se ha dado per sentado y como verdad teológica y universal que lo importante es el trabajo, aunque este sea en semiesclavitud o de estilo feudal. LO importante es que haya muchas personas trabajando, aunque se les contrate por media hora a la semana reponiendo don Simón en un supermercado.

De tal forma que ante la imposición de una multa de 60.000 euros a esos grandes almacenes cuyo presidente la hace cariños a la Falange, por contravenir la ley y grabar coches y transeúntes en Málaga, algunas voces se levantaron contra la sanción aduciendo que de seguir así, luego nos quejaremos cuando esta empresa despida a trabajadores.

Ayer, Anton Losada, en un magnifico artículo en eldiario.es, desenmascaraba al dueño de Zara que se ha convertido en el hombre más rico de la tierra, al que la mayor parte de la gente aprecia porque da limosnas para sanidad y Cáritas, pero del que la prensa oculta que en sus talleres trabajan niños en condiciones infrahumanas con salarios de miseria y en países de laxa legislación laboral. Encima esas limosnas le desgravan y resulta que el tipo más rico de la tierra paga un 15% en impuestos, (un 5% su emporio) mientras que yo que no soy ni el número cien millones en riqueza, pago un 19%.

Seguro que incluso si se presentara a las elecciones sacaría mayoría absoluta.

La ignorancia, decía un profesor mío de filosofía, es el peor mal de la humanidad. La ignorancia hace valientes a los débiles, ufanos a los pobres de espíritu y sobre todo nos hace manejables. Una sociedad ignorante es mucho más manejable, es más dirigible hacia el camino elegido por el tirano y más manipulable y vulnerable.

Eso de “La ha dicho la TV” como verdad inexpugnable y como principio de veracidad sigue siendo el lema de muchos españoles. De ahí el interés por alzar a Ciudadanos y desbancar a PODEMOS.

La TV es el “oro de los tontos” de una época, la nuestra, en la que nos creemos informados y sólo estamos opinados.

Anuncios

9 comentarios en “Ignorancia y manipulación

  1. Magnífico! Ojalá no te canses nunca. Si hoy lo lee alguien que abre los ojos y se lo pasa a otro o da argumentos a alguien que esté en dudas ya habremos ganado.

  2. Pingback: Ignorancia y manipulación | La Tronera d...
  3. Cele, cuando vayas x la segunda o tercera linea si no te parece oportuno lo borras.
    Y ahora algunos no quieren primarias. Buscan consenso.
    Donde estaban cuando miles y miles estábamos acorralados? Defendiendo unas siglas con historia diciendo no a los escraches, primero la ley haciendo recomendaciones a Ada y meándose en la constitución de forma crítica sí pero meándose o viendo como otros se meaban
    No es lo que uno sea, es que cuando los que te han votado y te pedían reacción reacciones.
    Ya ya se que cuando se cobra todos los meses cuando se goza de buena salud y cuando la vida te sonrie todo se ve de otro color y las esperas se pueden hacer eternas.
    Buen día y a los que viven bien y quieren ayudar a otros que se reorganicen o hagan lo que quieran sin minusvalorarnos.
    Mil gracias

  4. Probablemente no hagamos otra cosa día si, día no, que hacer balance de hechos que demuestran las incongruencias, y ausencia de razón –las barbaridades en suma-, de quienes ostentan el poder y que, lejos de representarnos, lo que hacen es machacarnos por tierra mar y aire. Sin que lleguemos a ver la punta a la esperanza de que todo esto tenga visos de cambiar.

    Pero la realidad es tozuda. Y nos cae encima como una losa permanentemente. Razón más que suficiente para seguir insistiendo. Este sigue siendo –como dijera Gil de Biedma certeramente-, “un país de cabreros”. Y quienes nos pastorean no llegan a la categoría de “élites”. Por estos lares los dueños del cortijo nacional no pasan de la categoría de “casta”, a pesar de su impresentable patetismo.

    Fue esperanza para algunos nuestro amarre a Europa, pensando que ello redundaría en que por un efecto de ósmosis algo de sus tradicionales valores contagiara a esta sociedad tanto tiempo aislada para beneficio de los señores de la pasta, la espada y la sotana. Las tres patas tradicionales de este -políticamente hablando- desafortunado país.

    Pero no sólo no ha ocurrido lo esperado, sino que Europa ha cambiado tan para peor –y de un modo que jamás hubiéramos sospechado- que ahora sus pastores aplauden a los nuestros y a sus aplicadas fechorías sobre el rebaño.
    En tanto que culturalmente todo sigue como siempre. En las mismas manos y con las mismas políticas encaminadas a mantener el status quo de analfabetismo estructural endémico que facilite a los que nos pastorean el manejo de las cabezas y por tanto del buen recaudo de sus intereses.

    Se cuidan muy mucho de que la formación y la información lleguen a la gente en dosis tales que no alteren bajo ningún concepto sus privilegios e intereses.
    Para colmo, en un mundo en que la revolución de las comunicaciones ha conseguido que gran parte de la gente sobrepasemos transversalmente la manipulación y el control de los medios de masas, nos encontramos con que existe una brecha digital que constata que la cuña de personas que no usan ni acceden a Internet supera con creces la de aquellos que la obtienen por la red.

    Lo que explica muchas cosas.

    Estupendo artículo Cele. Salud.

  5. Un cuento muy ilustrativo de lo que está pasando en este país,nos engañan pero nos dicen que es por nuestro bien.Nos venden humo y nos creemos que es plata.¡Cuánta razón en tus palabras,la ignorancia nos convierte en borregos fáciles de manippular! ¿Cómo van a invertir en educación? Sería tirar piedras a sus tejados.

    Saludos.

    • Muchas gracias por tu comentario y Bienvenido.
      Efectivamente no quieren educación pública, igualitaria y de calidad porque eso supondría abrir muchas mentes y que se hicieran preguntas.
      Y cuando uno se hace preguntas se encuentran respuestas que, a menudo, no coinciden con las versiones oficiales ni con el catálogo propagandístico.
      Y eso no les viene bien. Somo más pero mientras estemos divididos y aborregados, tendrán la sarten por el mango.

      Salud

Los comentarios están cerrados.