Una lista de floreros

Una pareja ideal

Los acordes de Mendelssohn llenaban el espacio eclesiástico. Al fondo, junto al altar, un mozo guapo, rubio, de ojos azules, prominentes abdominales y anchos hombros, embutido en un llamativo chaquet, sonreía gustosamente a una esbelta morena de ojos atigrados vestida de sedas y cola.

La novia, una prominente abogada perteneciente a uno de los bufetes más renombrados de la capital y a una de las familias de más rancio abolengo en la reciente historia de España.

El novio, un mediocre ex-jugador de fútbol, conocido por sus salidas nocturnas, amores fotografiados y anuncios de cosméticos. Un tipo con una ruina patrimonial y personal pero que da muy bien en el papel cuché.

El novio está muy feliz. Esta enamorado ciegamente de Belén y cree que su matrimonio le dará un giro a su vida, un cambio brusco que le hará ser mejor persona y mucho más sensato. Se acabaron los clubs nocturnos, las fiestas hasta el amanecer, las rayas en los baños, las fotos con una y cien chicas y los programas del hígado. Sólo la moda. La publicidad y la moda.

La novia, necesita credibilidad. Su familia es muy tradicional y el bufete dónde trabaja más. No necesita ningún parásito a su lado. Si Marcos cree que va a seguir haciendo el bobo, dando un escándalo tras otro en las revistas y en la televisión, apañado está. Ha firmado una clausula conyugal.

Ella sólo necesita un jarrón chino, un florero que le acompañe a fiestas y sociedad. El cree que será un marido tradicional.

La novia de la novia, hace pucheros en el primer banco de la iglesia.

*****

Estoy muy harto. Harto de tanta floritura, de tanta pintura, de tanto maquillaje, de tanto estúpido que sólo ve el dedo y nunca la luna. Estoy harto de fachadas, trajes de seda y de eufemismos. Harto de que lo superfluo sea lo importante. Harto de la hipocresía, de lo políticamente correcto, de la historia tergiversada y de las palabras que no llevan hechos. Harto de que a la gente se le insulte como nazi por hacer un mal chiste de judíos. Se le llame racista por expresiones como “engañar como a chinos”, “Trabajar como negros” o por llamar gitano a alguien que siempre usa la trampa y la intimidación. Las palabras son importantes, si, pero son mucho más importante los sentimientos y las acciones. Que te llamen nazi, mientras crees que los nazis de verdad masacraron a los judíos, que te llamen racista mientras tomas cervezas con amigos sin darte cuenta que tienen la piel oscura o que te llamen machista habiendo dedicado toda una vida a la lucha por la igualdad, no solo de las mujeres, sino de todas aquellas personas más injustamente tratadas por la sociedad, duele. Y sobre todo duele porque quién te insulta no tiene ni puta idea de quién eres, no sabe lo que haces, no sabe dónde vives, dónde trabajas, quiénes son tus amigos o que haces en tu casa.

Todo viene a cuento de la entrevista que Fernando Berlín le hizo esta mañana a Zaida Cantero. Una mujer acosada, masacrada psíquicamente a la que, según ella, un tribunal militar le ha declarado incapaz para seguir en el ejército.

Cuando esta persona fue fichada por Sanchez Castejón ya dije que me parecía un fichaje florero, una forma en la que el PSOE, al igual que hizo con el ex-juez Garzón, utiliza a alguien mediático para conseguir un puñado de votos.

Es posible, incluso lo creo, que la ex-militar haya sea ajena a todo este montaje mediático. Pero conociendo el paño del que está hecho la cúpula del PSOE y lo que pasó con el propio Garzón, no me cabe ninguna duda de que esta señora, ha sido fichada, no por su capacidad o talento sino porque mediáticamente “queda bien” y les traerá unos cuantos votos de los incautos televisivos.

Nunca he pensado que Zaida no tenga talento. Desconozco si lo tiene. Y nunca he pensado que sea “florero” por ser mujer, sino por la forma en que ha sido reclutada para las listas electoraes. ¿Cuantos de ustedes me pueden decir quiénes ocupan los números 2, 3, 4, 5, 7, 8 ,9 y 10 de la candidatura del PSOE por Madrid?

Escuchándola ayer, en la entrevista, me reafirmó que evidentemente está hecha para ese partido que se nombra republicano pero adora la monarquía, que se autodefine como social pero actúa como un liberal más, que se viste de rojo y actúa de azul.

Dice que va a trabajar por una sociedad más justa. Dudo mucho que en ese partido le dejen siquiera levantar una sola brizna de mierda, de esa lacra que nos cuesta miles de millones de euros, mientras hacen volar a sus tropas en chatarras con alas. Dudo mucho que acabe limpiando ese mundo que le han proporcionado tanto a la propia Zaída, como al teniente Luis Segura varios arrestos y la expulsión. Ese mundo que, como él mismo denuncia, y todo aquel que ha hecho la mili recuerda, se define con una sola palabra: CORRUPCIÓN.

Ojalá me equivoque. Ojalá la ex-comandante acabe siendo una pieza fundamental en la regeneración democrática y del ejército. Será bueno para todos.

Anuncios

8 comentarios en “Una lista de floreros

  1. Pingback: Una lista de floreros | EL VIL METAL. | Scoop.it
  2. Pues ojalá que lo fuera, Cele. Ojalá…!! Pero dudo que el “gremio” lo permita.
    Por lo demás, suscribo hasta las comas de tu artículo. Y comparto igualmente el HARTAZGO que describes.

    Salud.

      • Por supuesto, Cele. Ya sabes lo de las tres patas del banco del Poder (el auténtico, claro): la “espada” no va a ser menos que la “cruz” ni que la “pasta”.
        Y son tan listos que no sólo no se les ve sino que no consienten la menor modificación de su status quo. Quien ose tocar el “tarro de las esencias” es sacado del tablero político.
        O qué creemos que es la búsqueda del Santo Grial del centro o de “la centralid”? Es acaso algo diferente a “esto-no-se-toca-y-eso-otro-tampoco”…?

        Lume describe muy bien por qué no es posible confiar en el partido que acoge a Zaida: por sus obras les conoceréis, que no por sus palabras.

  3. Como vosotros tb digo ojalá. Otra vez escribes lo que muxas pensamos.
    Por delante mi respeto y cariño a las personas que son acosadas en todos los ambitos laborales políticos o sociales. El sufrimiento es tan grande que casi nunca pueden volver a ser las que eran.
    Quien crea que el soe es la solución a los graves problemas del ejército se equivoca. Chacón fue ministra y nada se supo. Nunca ningún partido que en teoría defendía valores de izq ninguneó a la gente con la fuerza que le daban los votos .Es alucinante que en estos momentos alguien se sienta rojo como la camiseta y se apunte al partido ninguneador de la transición y del futuro firmando un 135 no queriendo derogar la RL y no siendo capaz de decir NO al TTIP.
    En fin .. que las camisetas y lo que representan puede que no se destiñan nunca y tb puede que se destiñan con un solo o sucesivos lavados.
    Q la hartura nos sirva para largarlos.
    Gracias!!

  4. “…Jugamos con cartas marcadas porque el juego en realidad es otro. El poder no reside donde nos dicen, miramos una pantalla mientras la realidad se dilucida en otra habitación. Aquellos que realmente gobiernan no se presentan a las elecciones. Desde sus grandes corporaciones condicionan y presionan a los representantes electos para que legislen a favor de sus intereses. Ellos dibujan el tablero de juego, determinan las leyes y deciden los jugadores…”

    Os recomiendo este artículo de Juan Diego Botto que no tiene desperdicio y abunda en lo que comentaba más arriba:

    http://www.eldiario.es/zonacritica/Jugamos-cartas-marcadas_6_448015204.html

    Salud y entendederas.

Los comentarios están cerrados.