La primavera debe esperar

Complacencia

Acurrucado y sentado en un rincón. Las manos le tapan una cara mojada de una lágrimas que salen de sus ojos como la lluvia de un día de otoño. Los sollozos le parten el corazón e impiden una respiración limpia y acompasada. Uno de los ojos, cercado de color carmesí. Aún le duele la cara. Tanto que no siente el frío que consume sus entrañas y que entra por las rendijas del establo. Al fondo una vaca muge y un asno parece reírse de su llanto. Apenas unos harapos impiden que Winston tenga su negra piel desnuda. No tiene grilletes ni cuerdas pero está inmovilizado por el miedo. Una paliza diaria es suficiente. No quiere recibir más. Una comida al día no es suficiente, pero es una comida. Aunque esté compuesta básicamente por mondas de patatas, un trozo de pan negro y agua de color marrón. Trabajar de sol a sol es duro, pero mientras recoge la caña o el algodón no piensa en la mierda de vida que lleva. Dormir con los animales, entre boñigas y cagarrutas es asqueroso, pero al menos tiene un tejado encima que le protege de la lluvia. El frío le atenaza, pero al menos, los animales pueden darle calor.

Podría escapar del amo, pero… ¿Y si nieva y no tiene dónde cobijarse? ¿Y si no encuentra nada que comer? ¿Y si le cogen y le vuelven a vender a un amo mucho más asqueroso que ni siquiera le de los harapos, las mondas o el agua?

El amo sólo vela por sus negocios y es un tipo listo. Seguro que algún día le dará la libertad. O al menos, dejará de pegarle. O es posible que le compre ropa nueva cuando le vayan mejor las cosas. O es igual acaba dándole agua del pozo, en lugar del abrevadero de los caballos…

Bueno, las cosas están mal, pero podrían estar peor. Así que decididamente se queda.

*****

Captura de pantalla 2015-12-22 a las 19.52.46

España está enferma. Está enferma de incultura, egocentrismo, insolidaridad e individualismo. España es una mujer maltratada que cree que es la culpable de las palizas de su asqueroso marido maltratador. Tiene síndrome de Estocolmo.

Son los únicos pensamientos lógicos que se me ocurren para poder explicar racionalmente los seis de los siete millones de votos a los que han dilapidado el dinero de lo público en cientos de adjudicaciones de hospitales, polideportivos, empresas de limpieza, construcción de colegios concertados o concesiones de aguas y servicios de ayuntamientos, que han usado fondos de la lucha antiterrorista para realizar obras en sus sedes, que han rebajado los salarios y las condiciones laborales hasta el punto de que para poder comer hay que ir a rebuscar a la basura o a Cáritas o a un comedor social porque con el salario no es suficiente, que han convertido la educación pública obligatoria en centros de hacinamiento de chavales y la universitaria en artículo de lujo, que han rebajado la condición humana hasta convertirla en un número estadístico, que se han lucrado con lo que es de todos, que han recibido sobresueldos en sobres, que han convertido la lucha social en delito, que han arrasado la independencia judicial hasta convertirla en un mono de feria al dictado de su partido, que han hecho del tráfico de influencias, del cohecho y de las puertas giratorias, su forma de vida.

La ignorancia, la manipulación televisiva han hecho el resto.

Y es tremendamente decepcionante que a cuarenta y ocho horas del cierre de los colegios nos estén empezando a bombardear con la idea de la responsabilidad y el bien de España, cuando en realidad lo que están proponiendo es que los suyos sigan pudiendo arramplar con todo lo que es nuestro, que se sigan usando las puertas giratorias y que este sistema de esclavos consumistas siga siendo el motor de la riqueza de unos pocos y de la explotación de la mayoría.

Muchos sabíamos que el tal Rivera era un Fake. Un esperpento alzado a semidios por las encuestas con el dinero de lo más “selecto” del Ibex 35 (como ese negrero que dice vender productos españoles y acaba vendiéndonos mercancía traída del tercer mundo con mano de obra infantil incluida) o como la empresa que le hacía las encuestas o el banco del Opus Dei. Pero como la ignorancia es el caldo dónde mejor se mueve la población española, no disimula y ya se ha posicionado como lo que es: la marca blanca del partido en B.

Luego están los acérrimos votantes del Partido de los Sociolistos. Esos que dicen que es mejor dejar gobernar al rancio Mariano que pactar con los venezolanos etarras de Podemos. Y los barones giratorios de ese partido que ven como se derrumban sus castillos de puertas giratorias y presionan para que se deje gobernar a los impresentables, eso si, haciendo el paripé de dos votaciones en contra para que la candidata sea la hija del golpista y no el registrador perogrullo.

Si alguno pensaba que después del 20D volvería inmediatamente el verano, es que, o es muy ingenuo, o simplemente uno más de los desinformados que pululan por este país. El verano se consigue luchando día a día. Impidiendo no sólo que nos intenten tomar por gilipollas, sino haciendo posible que los demás descubran que los gilipollas, son los que nos roban la cartera.

Sólo espero que PODEMOS no sea la CUP que dice no hasta mientras se avecina la tormenta y se baja los pantalones en cuanto el agua arrecia. Una decepción más.

Esperemos que Iglesias sea capaz de manejar la situación, calle más y sea capaz, sobre todo de ser coherente con el pensamiento de los que le hemos votado. Si es capaz de no acceder al chantaje, de no caer rendido ante los cantos de sirena, de ser sereno y tranquilo y no un charlatán que en dos días se contradiga, tardaremos dos o cuatro años, pero el cambio será posible. Si hacemos de la incoherencia, de la prepotencia y del maniqueísmo nuestro día a día, entonces habremos sido flor de un día de primavera en el mes de Enero.

Resistencia, tolerancia y coherencia, por encima de todo.

Anuncios

2 comentarios en “La primavera debe esperar

  1. Pingback: La primavera debe esperar | EL VIL METAL. | Sc...

Los comentarios están cerrados.