Mamandurrias

De hormigas y cigarras

En el extenso páramo castellano, una vasta amelga teñía el horizonte de amarillo. Junto al trigo y la cebada, las hormigas iban y venían en su quehacer diario buscando las semillas con las que llenar sus bodegas dónde nacería el hongo que les daría comida en el invierno.

Apoltronadas en espigas y encinas, las cigarras cantaban y observaban el trabajo de las laboriosas hormigas. El trabajo es de pobres e inútiles decían mientras con sus patas se daban aire fresco produciendo una melodía que llenaba de hilo musical el extenso llano.

  • Ya veréis cuando llegue el invierno – les decían las hormigas – Entonces no cantaréis como ahora.

  • ¿El invierno? – preguntaban las cigarras. El invierno está muy lejos.

Las hormigas iban y venían sin ton ni son y muchas veces se perdían en el camino. Así que las cigarras hablaron con la hormiga reina y le propusieron que desde su privilegiada posición podrían ver dónde estaban las semillas y cuál era el camino más corto, por lo que podrían enseñar a las hormigas por dónde ir sin dar rodeos ni perder el tiempo. A cambio sólo pedían un lugar apartado del hormiguero y excavado por las hormigas, dónde las cigarras pasarían el invierno. La hormiga reina sopesó la propuesta y acepto el trato. No entendía muy bien porque debían dedicar medio mes a construir el refugio de las cigarras en un pequeño cerro del que nacía una gran carrasca en el que en verano calentaba tanto que dentro parecía el infierno y en invierno el cierzo azotaba sus bordes con gran intensidad, pero lo hicieron.

Acabado el refugio, las cigarras daban órdenes desde lo alto indicando a las hormigas dónde ir y por dónde venir sin que hubiera aglomeraciones ni estorbos.

Poco a poco, fueron limpiando de semillas los alrededores. Tanto, que ahora tardaban casi un día en ir a y otro día en volver. Las cigarras les propusieron a las hormigas encargadas de recoger las mieses que, para poder trabajar más eficazmente, era mejor que fueran dejándolas a la solana del cerro, junto al cobijo de las cigarras, que estaba a mitad de camino del hormiguero. Luego, una vez tuvieran el montón, podrían dedicar el resto del verano a transportarlas desde el almiar en el cerro al hormiguero. Y así lo hicieron. Mientras las hormigas iban a por los granos, las cigarras iban metiendo en su chiscón parte de lo que las hormigas dejaban en él.  Además, alguna de las cigarras se posaba en lo alto del montón y se llevaba a su madriguera todo lo que podía.

Las hormigas se extrañaban de que el montón no creciera tanto como esperaban pero no cayeron en la cuenta de que les estaban robando.

Llegado finales de agosto, lo recolectado no era ni la mitad de recogido otros veranos. Así que en lugar de llevar lo que tenían al hormiguero, decidieron seguir una quincena más recolectando mieses y semillas. En Septiembre, lo acercarían al hormiguero. Pero, las lluvias del otoño se adelantaron y llegaron antes de lo previsto. La humedad hizo florecer los hongos en el almiar y las hormigas estaban desesperadas con las bodegas casi vacías.

  • No os preocupéis, – les decían las cigarras – Nosotros tenemos las despensas que nos habéis construido llenas. Podemos prestaros tantas semillas como necesitéis.

  • ¿Y como es que tenéis las bodegas llenas, si no habéis trabajado?

  • Se llama negocio. Vosotros traías el grano a nuestro territorio y nosotros cogíamos lo que es nuestro.

  • Pero, eso no formaba parte de lo estipulado.

  • Ahora, si. – respondieron al unísono las cigarras –

*****

Mi mejor amigo, trabaja en una empresa pública. En los últimos cinco años ha disminuido la plantilla en casi diez mil trabajadores. Sin embargo, el gasto de personal ha aumentado. Esto sólo se entiende si observamos que mientras el personal de base ha caído considerablemente hasta el punto de comprometer la viabilidad de la empresa, el personal directivo, todos de la cuerda de quién gobierna y puestos a dedo, ha aumentado en un 500%.

Me comentaba hoy cabreado, que el viernes nombraron una nueva Jefa de Personal con nombre y apellidos rimbombantes. Su hija estaba en esta empresa de becaria y ha sido llegar su mamá y al día siguiente dejar la becaría para convertirse en personal fijo.

Cuando esta gentuza que nos desgobierna y todos sus secuaces, incluidos los del PSOE y Ciudadanos, están con la matraca de Venezuela, ETA, los comunistas, etc., en realidad están desviando la atención de los problemas que tenemos nosotros para que sigamos su juego y les votemos y así poder seguir viviendo de las mamandurrias y de nuestro trabajo y nuestros impuestos.

Si la gente fuera un pelín inteligente, lo que debería sopesar es que ofrecen todos estos charlatanes de tres al cuarto, qué es lo que han hecho durante los últimos cuarenta años y porqué siguen repitiendo año a año, elección tras elección, las mismas promesas que nunca cumplen.

Es mentira que esta gentuza sean buenos gestores. Es mentira que en la empresa privada ganarían más. Todo es una gran mentira. Como las cigarras del relato, lo único que hacen es gestionar para si mismos y para sus amigos. Y si están aquí es porque les renta y porque pueden hacer lo que hacen con todo tipo de impunidad. Si ganaran más en negocios privados, ¡aquí iban a estar! Entre otras cosas porque nunca han servido sino que, llevan sirviéndose, los últimos trescientos años.

Sólo hay que observar y tener memoria y vemos como la hija de Trillo, los hijos de Aguirre, la mujer de Aznar, la mujer de … (aquí tenéis muchos), se han colocado en puestos para los que no habían sido elegidos con sueldos superiores, no a la media sino a cualquier directivo de una empresa media.

Cuando recordamos que el hospital de Burgos costó tres veces lo presupuestado (y hay otros tantos con el mismo problema), que se pagan tres millones y medio por el mantenimiento de algo que vale 700 euros, que se pagan cuarenta millones por algo que vale tres, que se arruina el ayuntamiento de Madrid para hacer obras faraónicas que nadie sabe lo que en realidad cuestan, las obras del metro, las carreteras radiales que acabamos pagando todos, el Castor, el AVE a Tardienta, a Cuenca, a Albacete… Todo tiene el mismo denominador común: obras pagadas con dinero público. (Casualmente muchas de las empresas que hacían estas obras contribuyen generosamente con donativos a la causa).

No nos dejemos engañar. Quienes gobiernan ahora, quienes lo han hecho durante los últimos cuarenta años y los que dicen ser el relevo pero han estado con los PPSOE, esos, todos, viven de las mamandurrias y ni quieren que se les acabe, y lo que es peor, ni que se descubra el pastel y no haya celdas para todos.