Austericidio

La zorra y la perdiz

-Si quieres que te devuelva tus huevos, baja de ahí. Le decía una vieja zorra a una pobre perdiz.

-Si te comes los huevos, cantaré y cantare, junto a tu madriguera hasta que el cazador descubra dónde te escondes.

-Baja, y así hablamos, le decía la zorra.

-No que si bajo, acabarás conmigo y con mis huevos.

-Si bajas, te digo dónde he escondido a tus proyectos de perdigón.

-Si te comes mis huevos, te juro que llevaré al cazador hasta la boca de cueva, decía la perdiz mientras hinchaba su frondoso plumaje.

-Tu, baja y déjame alguno de los huevos para que no muera de hambre.

La perdiz sabía que si bajaba la zorra acabaría con ella. Y también que si no bajaba todos sus huevos acabarían en el estómago de la puta zorra dañina. Y quizá fuera el último año de cría.

Intentaba no parecer asustada y tener la situación controlada. Hacía tiempo que el humano que vivía en aquellas tierras, estaba buscando a la zorra porque se había comido todos los polluelos de sus gallinas. Un día tras otro, se había acercado a la granja cuando el furtivo iba a repasar sus trampas y no había dejado ninguno. Y no era la primera vez. El humano había puesto mil y una trampas, mil y un cepos, mil y un cebos pero la vieja zorra era muy astuta y no había picado. Así que, si una perdiz cantaba cerca del humano y lo iba guiando hasta la madriguera de la zorra, el humano acabaría encontrando la cueva y a la zorra.

La perdiz sopesaba la última oferta de la zorra. Quizá si bajaba del árbol y dejaba un par de sus media docena de futuras crías, la zorra se atendría a razones. De todas formas, no podía dejar todos sus huevos al apetito de una vieja zorra porque sería morir con sus crías. La primavera estaba llegando a su fin y el sofocante calor no permitía que una nueva puesta llegara a buen puerto. Así que, la perdiz le dijo a la zorra,

-Está bien. Bajaré si me dejas cuatro de los seis huevos.

-De acuerdo, dijo la zorra. Pero baja.

Una vez en el suelo, la zorra le dio un zarpazo a la pobre perdiz y le dijo que no había trato. En la madriguera, esperaban cuatro hermosos cachorros que tenían hambre.

Si la perdiz no hubiese bajado, seis pequeños huevos no habrían matado el hambre de las crías de la raposa. Si la perdiz no hubiese bajado, habría evitado su muerte pero no la de sus crías. Y es que negociar cuando uno está hipotecado, no es negociación, sino chantaje.

*****

Alemania no necesita hacer encuestas estúpidas sobre la “marca Alemania”. Ellos se creen mejor que nadie y, al parecer, les importa una mierda lo que los demás opinemos de ellos.

Los Germanos, llevan intentando dominar Europa desde la mitad del siglo XIX. Durante un siglo, su rabia y su beligerancia sumieron a Europa y por colisión política, a USA primero, y al resto del mundo civilizado después, en dos conflictos bélicos que ocasionaron millones de muertos, y sufrimiento extremo a los europeos. A los diez millones de muertos (¡Ojo! 10.000.000) y casi veinte millones de heridos de la primera guerra mundial hay que sumar la destrucción de media Europa y el auge del capitalismo militar de los Astados Unidos.

El Tratado de Versalles no hizo sino aumentar el rencor y las ganas de venganza de un pueblo que, sobre todo se cree mejor que los demás. La depresión del 29 les dio la escusa perfecta para aupar al poder a un loco fascista que llenó sus cabezas cuadradas de sueños imperialistas, de venganza y de poderío y que, mientras destrozaba económicamente Alemania, sembraba de muerte, tiranía y odio al resto de Europa. Los judíos fueron sus principales cabezas de turco, pero no sólo ellos. Gitanos, Comunistas, Negros y republicanos españoles fueron también perseguidos con saña.

Y acabó la guerra con la destrucción de Alemania y de media Europa. Y de nuevo los Astados Unidos, se subieron al carro de la economía bélica. Y llegaron las deudas contraídas por el loco nazi. Y el perdón de la deuda para que los alemanes, no siguieran muriéndose de hambre y asco después de la guerra. Y tienen la cara dura de decir que aquella deuda era ilegítima porque partía de la deshonra surgida del Tratado de Versalles.

Durante años, Alemania estuvo dividida en dos para que no pudiera volver a hacer daño al mundo. Pero la Perestroika y sobre todo, la ruina económica de la Unión Soviética, acabó con el Telón de Acero, con el Muro de Berlin y con las dos Alemanias. Y de nuevo las deudas de la reunificación estuvieron a punto de acabar con el bienestar alemán. Alemania NO CUMPLIA ni uno sólo de los puntos pactados con sus países amigos de la Unión. Y éstos hicieron la vista gorda para que Alemania no quebrara.

Y llegaron los tiempos en los que el dinero se movía como si todos fuéramos multimillonarios. Y los bancos alemanes vieron la oportunidad de hacerse de oro y llenaron de mierda una burbuja inmobiliaria que acabó con las convergencias griegas y españolas. Y gracias a los mismos degenerados que habían inflado las cuentas griegas para su “convergencia” económica con la unión, las deudas de los bancos alemanes pasaron a ser por arte de birlibirloque deudas de los griegos. Deudas que se llevaron por delante salarios, trabajo, pensiones, sanidad, educación. Se llevaron la vida de los griegos. Y cuando éstos hartos de morir de inanición deciden que ya está bien que les gobiernen unos golfos elegidos por la Troika, y cuando el agua ya rebasa la nuca de los griegos, el nuevo gobierno decide, en un acto de buena voluntad, aceptar un nuevo préstamo para poder seguir negociando. Y entonces, Alemania, esa Alemania al que le perdonaron la vida, esa Alemania que lleva hostigando Europa y provocando muerte y miseria siglo y medio, dice que los cojones, que no hay trato, porque si lo hay, sus pequeños cachorros, sus bancos quedarían al descubierto y acabarían mostrando al mundo la bancarrota técnica en la que están.

Grecia No puede pagar la deuda. Es imposible. Lo dicen economistas de izquierda, de derechas, liberales, sociales, … incluso algún casposo gobernante de España se le ha escapado aunque a continuación ha dicho que eso, aun siendo verdad, no se puede decir.

La estrategia de Varoufakis de que el BCE transforme los títulos de deuda pública griega en deuda pública europea pondría al descubierto la fragilidad de los bancos alemanes que, por ser quién son, no pasan ningún tipo de control de estrés y mantienen como activo, muchos de los tóxicos convertidos ahora en deuda griega (y española).

Por eso Alemania prefiere un nuevo genocidio como el que ya cometió con el pueblo judío o con los gitanos o con los comunistas y sigue con esta cámara de gas llamada economía del ajuste, que más bien es un ajusticidio, funcionando a toda pastilla. El único fin es acabar con los griegos y con el resto de europeos después y conseguir por medio de la deuda ficticia e impuesta, lo que llevan pretendiendo durante más de 150 años.

Quizá cuando la mayor parte de la gente se de cuenta, sea demasiado tarde.

Luchemos, o fangen Sie an, Deutsch zu sprechen.

Anuncios

Ganemos Madrid para los ciudadanos.

Inteligencia

El sol castigaba la sabana con injusticia. Los búfalos arremolinados debajo de una escueta acacia que sólo daba sombra al macho dominante, movían rabo y orejas intentando paliar el intenso calor. La charca apenas tenía agua y escondidos tras los resecos juncos esperaba la manada de leones. El macho dominante ordenaba diariamente cuando ir a beber y todos los días había alguna baja. Él se sentía impune porque cuando bebía siempre estaba rodeado por diez machos jóvenes que eran capaces de enfrentarse a los leones y desviar su atención.

Pero el descontento de la manada cada vez era mayor. Ya casi no quedaban terneros porque a la sequía y por tanto la recesión generacional, se sumaba que los leones cada vez causaban más bajas.

El problema estaba en que, cuando aparecían las fieras, cada madre corría con su cría sin ningún criterio establecido y en solitario. Eso facilitaba la caza a los leones que sólo tenían que observar quién era la hembra más cansada e ir a por ella.

Syncerus, era un joven macho, con una peculiar cornamenta que le impedía luchar por ser el dominante. Sin embargo tenía una inteligencia superior a los demás machos y había observado como los leones no se acercaban cuando bebía Marianus, el búfalo mayor. Y no se acercaban no porque Marianus fuera el jefe, sino porque, a su alrededor, siempre había otros machos que le protegían incluso con su vida.

Así que, bajo el sol de mediodía, algunas jóvenes búfalas hembras, cansadas de perder a sus crías, se habían amotinado contra Marianus y no querían ir a beber con el resto de la manada. Junto a ellas, Syncerus hacía de portavoz.

Marianus pronosticaba muertes horribles para las hembras y sus crías si no acudían a beber con la manada. Pero Syncerus le decía que, como todos los días, junto a los juncos estaban los leones y que, si iban a beber sin ningún tipo de estrategia, algunos teneros jóvenes acabarían en las garras de las fieras.

Marianus decía ser la voz de la experiencia y la tradición. La inacción era su estrategia porque según él era lo mejor. Además, no admitía que pudiera estar equivocado. Así que, junto con sus machos escolta y algunas búfalas ancianas, procedieron a abrevar como siempre. La muerte de una de ellas no se hizo esperar.

Syncerus y su nueva manada, esperó a que los leones se hubieran hartado y emprendió el camino hacia la charca. Iban todos en grupo. Los machos jóvenes y fuertes, con grandes cornamentas abiertas, en el exterior de la manada. Las búfalas, componían un segundo cinturón interior y los terneros jóvenes, iban en el centro de esta formación. Éstos fueron los primeros en beber. Después las hembras y al final los machos jóvenes. No se produjo ninguna baja.

Al día siguiente, primero se acercaron a la charca el grupo de Syncerus y después el de Marianus. Los leones no se atrevieron a atacar al primer grupo y permanecieron jadeantes e incrédulos. Cuando bajó a beber el segundo grupo, atraparon a otra vieja búfala que casi no podía correr.

Poco a poco el grupo de Syncerus fue ganando miembros y el de Marianus perdiéndolos. Una parte se pasaba diariamente al grupo del nuevo líder y otros morían por seguir apoyando al viejo carcamal.

En dos meses, el grupo de Marianus había desparecido, y los leones tuvieron que cambiar de presa y de estrategia de caza.

*****

Cuando uno está enfermo, debe poner todos los medios para curarse lo antes posible. Hasta ahora, las enfermedades comunes se solucionaban con un sólo fármaco pero unas nuevas enfermedades de laboratorio hacen que la combinación de varios fármacos sea lo adecuado para acabar con esa nueva enfermedad.

Madrid capital está enferma. Tiene lepra, tuberculosis, asma y un exceso de virus en su cabeza. Por eso hay un grupo de formaciones que han dejado de lado su nombre, para en conjunto, luchar para ganar el Ayuntamiento y salvar a Madrid de esa lacra cancerígena que es el Bartido Bobular.

Pero no sólo Madrid Capital está enferma. La comunidad lo está en mayor medida puesto que, aunque sufre el ataque del mismo parásito, tiene la capacidad de regular los demás miembros de ese cuerpo enfermo. La Comunidad de Madrid es la competente en Sanidad, Educación y Servicios Sociales y por tanto su enfermedad es más peligrosa y su cura, mucho más apremiante que la de la Capital.

Madrid, ese Madrid que oferta seiscientos no se cuantos institutos bilingües como cebo para las urnas, es el mismo Madrid que ha dejado de lado la educación pública, cediendo terrenos públicos para la construcción de colegios privados (además en algún caso construidos con fondos también públicos). Es el mismo Madrid que tiene institutos bilingües como el IES “Alameda de Osuna” que, con un aforo máximo de unas 950 plazas va por las 1400 y subiendo. Clases en las que los chavales están como sardinas en lata, laboratorios convertidos en aulas, bibliotecas convertidas en aulas y hasta comedores convertidos en aulas. Todo para priorizar la educación privada religiosa que pagamos todos.

Madrid, ese Madrid que se gastó cientos de miles de euros en la construcción de Hospitales que ha dado a la gestión privada de una compañía en la que sus gestores están fuertemente ligados a los sinvergüenzas que llevan veinte años arruinando la Comunidad, deja morir a sus enfermos de Hepatitis C porque dicen que el medicamento que puede salvarlos es muy caro. Mientras se gastan casi millón y medio de euros en autobombo. Madrid, ese Madrid que publicita sociedades idílicas que no existen ni en los cuentos, tarda cinco días en dar cita para el médico de asistencia primaria, cierra las Urgencias de un Barrio como Barajas con más de 46.000 personas (más que Ávila, Soria o Teruel), o las de la zona de Doctor Esquerdo y del Barrio de La Fortuna.

Madrid, ese Madrid que da negocio sanitario a las constructoras, privatiza de forma encubierta la sanidad coartando la decisión de los pacientes al desviarlos a centros privados si quieren acortar su espera para operar. Es el mismo Madrid que está siendo investigado por transmitir sin permiso historiales médicos a centros privados o el que cesa a los directores de los ambulatorios porque son hostiles con el desgobierno madrileño.

Madrid, ese Madrid, que se autoproclama Comunidad Social, ha dejado por el camino más de novecientos millones de presupuesto desde el 2011, y ha pasado de los 107 millones en 2010 para financiar la red Básica de Atención Social Primaria a los escasos 850.000 euros de 2013. Y bajando.

En Madrid, sólo existe Madrid para los amigos que manejan los sobres.

Como decía Ayer Rosa María Artal en su blog, “El Periscopio”, tenemos la capacidad y la oportunidad de juntar una serie de personas preparadas que acaben con el expolio de Madrid y hagan que Madrid sea de los ciudadanos de Madrid.

Juntos, PODEMOS, aunque no tiene por qué ser con estas siglas. Dejémonos de monsergas y de mensajes raros que nadie entiende como que aveces dos más dos nos no cuatro sino tres y hagamos el mismo esfuerzo que se ha hecho en Madrid capital para desalojar a esta gentuza de las instituciones.

Madrid no puede morir de asfixia por la acción de unos parásitos.

Intolerancia

Desmesura.

El aire olía a fiesta. Pero no había nada que celebrar. La pólvora impregnada en el ambiente no traía sensaciones de júbilo y jolgorio, sino de tristeza y desesperación. Nadie se explicaba lo ocurrido y todo el mundo sabía el por qué.

Todo había empezado con un estúpido e irrespetuoso comentario de unos vecinos de Valdezote, calentitos por el vino, sobre los habitantes de La Calzada. Días más, tarde, esos mismos capullos, envueltos en su habitual traje etílico, se habían meado, delante de todo el mundo, en la puerta del Ayuntamiento de La Calzada. El Ayuntamiento, en lugar de denunciar a los borrachos, acordó mandar una carta al periódico de la provincia en la que, con estilo y mucha ironía, describía a los vecinos de Valdezote como huraños, borrachos, sucios y analfabetos. Los vecinos de La Calzada se reían de los de Valdezote a la menor ocasión. En mayo habían aparecido pintadas en Valdezote con dibujos de asnos con una boina calada hasta el hocico. En las fiestas, las macetas que adornaban la puerta de la iglesia, habían amanecido en mitad del arroyo. Los letreros de la carretera que indicaban la entrada a Valdezote habían sido tuneados de forma que ahora indicaban “ZOTES”. La cosa había llegado al punto de que un chaval que vivía en Valdezote, pero sus padres eran de La Calzada, había recibido varios puñetazos por unos encapuchados, una noche de Octubre, cuando regresaba desde La Calzada. La gota que había colmado el vaso fue el corte de la goma del combustible del coche de Jacinto, vecino de Valdezote y de un carácter “impulsivo”, aparcado en la acera de la casa del médico. Jacinto había acudido con su mujer por un dolor abdominal. El médico, tras hacerle la exploración, le había dicho a Jacinto que se la llevara al hospital porque parecía una apendicitis. El coche se le paró en mitad de la nada por falta de gasolina y su mujer tuvo una perforación del apéndice que la llevó a la tumba.

El humo salía de la escuela de La Calzada. En el aire, un intenso olor a pólvora. El ambiente, espeso, como una tarrina de gelatina. Jacinto era pocero y manejaba explosivos. La venganza se había servido desmesurada, en un plato muy frio y en un ambiente demasiado tórrido. La escuela había volado, con todos los niños de La Calzada dentro.

*****

La religión no ha asesinado 17 personas en Francia. En todo caso la intolerancia, el fanatismo, el fascismo y una mala educación será la causante de esta tragedia.

Cuanto más cosas nos cuentan, más incertidumbre tengo sobre los sucedido en Francia. Ayer me enteré que Willy Toledo había puesto en duda, no que hayan muerto los periodistas de Charlie Hebdo, sino que el “tiro de gracia” al policía en la acera es un montaje. Yo vi el vídeo en la tele a las pocas horas, sin pixelar, y no puedo asegurar lo que dice Willy, pero lo curioso es que ese mismo argumento lo leí en Facebook a una persona que nada tiene que ver con Toledo, apenas tres o cuatro horas después del atentado.

Hay muchas cosas raras en el caso. Los asesinos, se dejan los DNIs en el asiento de uno de los coches que abandonaron. Se suicida el policía encargado de la investigación. De pronto, aparece un cuarto terrorista en un supermercado (y eso que sólo eran dos, luego tres y después, ni sabemos). Es la primera vez que dirigentes europeos se suman a una manifestación. Ni siquiera, cuando en España murieron cerca de 200 personas en los trenes, se montó internacionalmente tanto revuelo.

La derecha ha emprendido una radical campaña contra el islam. Dicen que es la causa de la violencia. Y no. La causa, insisto, es la intolerancia, el fanatismo y el querer que los demás piensen y hagan lo que tu quieres. El puñetero empeño en salvar a los demás, cuando no necesitamos que nadie nos salve. En eso consiste la libertad. En que, cada cual haga lo que desee sin molestar al prójimo. Y para eso, lo mejor, lo ideal, sería que cualquier atisbo de religión se practicara en la intimidad. Es verdad que muchos musulmanes ponen el grito en el cielo porque en las escuelas se da carne de cerdo para comer. Es verdad que se quejan cuando no se les permite llevar pañuelo o velo en la cabeza dentro de una escuela. Pero no es menos verdad que el cristianismo ocupa calles y plazas públicas en occidente. No es menos verdad que la iglesia católica, en España, recibirá en 2015, más de 13 millones de euros al MES, de los impuestos de todos los españoles. No es menos verdad que en España, en 2012, el centro ultra y ortodoxo Tomás Moro, llevó a los tribunales a Javier Krahe por cocinar un cristo en un cortometraje (“¡FICCIÓN1”) rodado 35 años antes. No es menos cierto, también, que Leo Bassi, fue imputado en 2011 por disfrazarse en Valladolid de obispo y repartir condones. Al propio Leo Bassi, le pusieron una bomba en 2006 en una de sus representaciones en el Teatro Alfil. Atentado que fue truncado por un acomodador, y que de haber explosionado la bomba casera, hoy estaríamos hablando de algo tan trágico como el 11-M o como lo de París. Tampoco es menos cierto que este servidor y el propio Leo Bassi y otros miles de personas, sufrimos el partidismo policial en una manifestación LEGAL de ateos durante el encuentro mundial de las juventudes católicas de 2011. Estos, los católicos, en una contramanifestación, no autorizada, cortaron la salida de la calle Carretas a Sol, sin que la policía hiciera absolutamente nada, provocando un tapón que podría haber tenido consecuencias, si por ejemplo, alguien hubiera tirado un petardo o se hubiera dado una falsa voz de alarma. Y por último, no debemos olvidar que en el Código Penal Español, el artículo 525 castiga cualquier tipo de “OFENSA” al sentimiento religioso. Cierto es que, hasta ahora, no se ha condenado a nadie por este delito. Pero estando en el Código Penal, sólo hace falta un juez bobo, ortodoxo y meapilas para que ocurra. Por no hablar de las palabras del Ministro fascista del OPUS, que se llena la boca para hablar de tolerancia, libertad de expresión y esencia de la democracia, mientras nos “regala” la ley mordaza o mientras manda a la policía a luchar contra el pueblo en lugar de ir a protegerle.

Con esto, no quiero decir que la intolerancia cristiana sea peor que la de los islamistas. Son iguales. Como lo es la intolerancia del estado terrorista de Israel y no tiene nada que ver con su religión, sino con sus intereses económicos en los territorios ocupados.

Y he ahí, el quiz de esta cuestión. La violencia, no tiene que ver con la religión en si, sino con la intolerancia, el fanatismo, la ignorancia y la cerrazón. Cuando Israel masacra a los palestinos, no lo hace por cuestiones religiosas, sino para quedarse con su territorio. Cuando Estados Unidos financiaba a Bin Laden, no lo hacía para expandir o contraer el Islam, sino para que luchara contra los comunistas en Afganistan y así quedarse con este país estratégico. Cuando Francia bombardea Mali, no lo hace para acabar con los radicales de Al-Qaeda, sino por intereses económicos. SI Estados Unidos calla cuando en Arabia Saudí se juzgua como terroristas a dos mujeres por conducir un vehículo, no es porque no quiera meterse en problemas internos de Arabia, sino porque le interesa que este país sea su aliado en esta guerra subterránea que ha emprendido contra Rusia, Venezuela o Irán intentando arruinar a estos países con la bajada del petróleo.

La gente debería preguntarse qué interés tiene Arabia Saudí en financiar mezquitas en Europa. Mezquitas que luego llena de Imanes intransigentes que difunden el mensaje de la guerra santa, el de la violencia hacia las mujeres y el de la intolerancia.

La libertad religiosa debe ser absoluta. Siempre que desde las iglesias, sinagogas o mezquitas no se difundan mensajes contra los derechos humanos, contra la libertad o contra la democracia. Y siempre que su práctica sea en privado.

Por tanto, todo esto sucedido en Francia, no es consecuencia de la maldad del Islam, sino de la maldad del hombre. Y tiene toda la pinta de que va a servir de excusa para una nueva guerra en Oriente. Una guerra, que por supuesto, no tiene nada que ver con la religión, sino con la economía.

Estamos en un mundo dominado por gentuza que usan las excusas religiosas y a los peones fanáticos, como correa de transmisión para difundir y hacer de sus intereses, los nuestros.

Despertemos ya.

Al hilo de esto, encontré esto en twitter que le viene al pelo:

Captura de pantalla 2015-01-10 a las 20.36.42

Parásitos, inútiles, negligentes y caraduras

Aparicio

Los niños salieron corriendo tras el vehículo. El aire canturreaba una cantinela que todos conocían: quien compra con Aparicio, siempre lleva beneficio. Un viejo camión recorría las calles del pueblo antes de aposentarse en la plaza, dónde Manuel Aparicio, sacaba mesas y cacharros, legumbres y pimentones, cafés exóticos, tés de la india, cestos, fuentes de barro, romanas, jabones perfumados o mantillas de lana o seda. Nadie sabía lo que eran Harrods o Galerías Preciados pero Aparicio era lo más parecido a un gran almacén. Y todo en un pequeño camión.

Aparicio era conocido por su eslogan, pero también porque éste no hacía honor a la verdad. Todo el mundo compraba en Aparicio, porque entonces no se viajaba a la ciudad salvo por razones inexcusables. Pero todo el mundo sabía que las botas katiuskas compradas en la plaza, no aguantaban dos arroyos, que las lentejas, a veces traían bichos o que la seda de las mantillas era rara (en realidad eran de una nueva fibra sintética traída de América, llamada Nylon).

Además, Manolo camión de bolos, como le conocían en la comarca, tenía fama de osado. De vender cosas que no sabía con certeza para que servían o hierbas que él aseguraba que combatían el reúma o el dolor de espaldas y que, a parte de calor y a veces tener que ir al corral más veces de lo debido, no actuaban conforme a lo prometido.

Aparicio confiaba en la suerte y en la fortuna ya que nadie tuvo nunca ningún grave percance con ninguno de los productos que él vendía.

Hoy, había traído una novedad. Había sustituido las mesas por una especie de estanterías con ruedas que, salían directamente del camión a la calle mediante una rampa, de forma que la venta podía empezar casi al instante de llegar y el recoger era tan sencillo como volver a colocar las mismas dentro del camión.

A todo el mundo parecía gustarle la novedad. Era otra forma de “presentar” la mercancía y además, había mucha más variedad.

Pero los chavales estaban aún más encantados porque las estanterías se movían solas (con un pequeño tirón) y cuando Aparicio se volvía para atender a una clienta, ellos aprovechaban para subirse en la más alejada y dar una vuelta por la plaza. Aparicio, por miedo a perder a la clientela, atendía a las señoras y casi dejaba hacer a los mozuelos. Pero los chicos, son chicos y nunca ven el peligro. En uno de esos pequeños viajes, uno de ellos pensó que 10 segundos era poco tiempo de divertimento y empujó la estantería de los cacharros de barro, calle abajo con su primo y su hermano, agazapados entre las baldas. Cuando quiso pararla, el efecto del peso y la gravedad lo hicieron imposible. Él aterrizó de bruces y sus compañeros de viaje terminaron estampados contra un dos caballos del electricista que venía a arreglar una avería. El golpe fue lateral, pero uno de los barreños situados en la parte alta, se venció sobre la cabeza del hermano del chaval y le abrió la cabeza en dos.

El invento de las estanterías había resultado ser un arma cargada por el diablo.

*****

Ayer mañana, escuchaba en @radiocable, la entrevista que Fernando Berlín le hacía a una enfermera a cuenta del primer caso de Ébola. La entrevista pone de manifiesto que no hubo formación específica para los profesionales de la medicina, salvo una charla de diez minutos en un salón de actos sobre cómo poner y quitarse el traje. Una charla, a la que no fueron invitados ni celadores ni personal de limpieza.

España es un país de traca. El desgobierno está formado por una banda de indeseables irresponsables, que además pretenden sacar pecho. Han estado tres años CERCENANDO drásticamente la sanidad pública. El Carlos III, que debiera ser hospital de referencia de estas enfermedades, ha sido poco a poco saqueado con el fin de convertirlo en una residencia de ancianos o geriátrico. En España, no existe ningún hospital cuya seguridad sea de nivel P4 (El Carlos tercero lo era de nivel P3), todos los expertos mundiales dicen que el virus del Ébola se debe aislar allí dónde sucede, evitando traslados y movimientos y el Ébola es una enfermedad mortal, de la que no hay remedio que se sepa ni vacuna. Aún así, este atajo de egregios cantamañanas deciden contravenir por dos veces las directrices de los expertos y traerse a dos religiosos desde África a España. Y es importante que los enfermos fueran religiosos, porque si a los chavales españoles que salen fuera a buscarse el cocido, a los seis meses les retiran la tarjeta sanitaria, dudo mucho que si estos cooperantes no hubieran sido religiosos, estos sinvergüenzas hubieran montado el tinglado que montaron y más con el coste económico que supuso (y el que va a suponer ahora).

Pero aquí estamos. La enfermera contagiada, según cuenta Infolibre, el día 30 empezó a tener fiebre y llamó a emergencias diciendo quién era y lo que le pasaba. Le dijeron que se controlara la temperatura pero que se quedara en casa. Hace tres días acude al Carlos III con fiebre y dice que puede tener Ébola y le indican que se vaya a su hospital de referencia y cuando tenga la certeza de la enfermedad vuelva. Todo es un despropósito. Desde que las enfermeras hicieran turnos normales y un día cuidaban del religioso enfermo de Ébola y al día siguiente a enfermos de La Paz, hasta que alguien que ha tenido contacto directo con la enfermedad, se pueda ir de vacaciones nada más morir el contagiado. Marca España.

Hasta ahora, las medidas estúpidas e ineficaces de estos caraduras sólo nos habían tocado el bolsillo. El dinero es importante pero sólo es dinero. Pero estamos ante una negligencia grave que nos puede costar la vida. ¿Y van a tomar responsabilidades? No, señor. Erre que erre. Ellos nunca tienen la culpa de nada. No conocen la existencia de los coches de lujo que tienen sus maridos, ni los negocios sucios, ni los sobres, ni los sobresueldos, ni las comisiones de obras, ni las tarjetas B de Caja Madrid. Ellos no saben nada de nada, salvo la receta para sacaros de una crisis que ellos crearon y en la que nos han metido hasta el fondo dejándonos sin salarios, sin derechos y sin trabajo.

Tenemos que pedir responsabilidades, políticas primero y penales si procede. Ya está bien de que este gobierno compuesto de mujeres floreros y hombres misóginos, meapilas y fascistoides, nos den lecciones de ética y de moral. Ya está bien de sufrir su negligencia, su idiotez supina y su inutilidad. Ya está bien de tanto hijoputismo desilustrado y monetario.

Por cierto, que sobre este tema recomiendo este artículo:
http://elrobotpescador.com/2014/10/06/la-impactante-relacion-entre-el-ebola-y-el-vuelo-mh-17-derribado-sobre-ucrania/

Que parezca una dimisión

Captura de pantalla 2014-09-23 a la(s) 19.59.39

Ha habido brindis, incluso con champán. Pero uno que no se fía nunca de quién actúa siempre en beneficio propio y que hace lo que sea para perpetuar sus privilegios, acaba teniendo temores de que lo que nos suceda a partir de ahora, será mucho peor.

Dicen los que brindan con champán por la dimisión de Gallardón (el arruinador) que ésta se debe al feo realizado por el caradura del plasma. Dicen que la retirada de la ley contra las mujeres ha sido la gota que ha colmado el vaso de un tipo oscuro, que siempre tuvo “ansias” de emperador y al que precisamente esas grandes aspiraciones le crearon más enemigos que amigos. Su cinismo, su hipocresía y el hecho de pisar a todo aquel que fuera necesario para conseguir su objetivo, supongo que tendrá mucho que ver también en la falta de amigos dentro de las filas del partido parásito que no tienen afiliados sino hienas.

No me creo lo de la calculadora y los votos. No me creo que quiénes llevan dos años y pico gobernando a golpe de decreto ley, pasándose por el escroto el Congreso, el Senado y lo que es peor, la opinión pública, ahora acaben echando marcha atrás por la pérdida de votos. Yo estoy a favor de que las mujeres puedan decidir siempre. Pero si a los parásitos no le han importado una mierda lo que hemos dicho los ciudadanos contra la ley mordaza (con manifestaciones multitudinarias), si a las hienas no le han importado lo más mínimo las manifestaciones a favor de la escuela pública, a favor de la sanidad pública (y no me digan que ganamos en Madrid, porque no es una victoria, sino una tregua pasajera, además de que “bajo cuerda” siguen privatizando la sanidad), si fuimos capaces de sacar a la calle dos millones y medio de personas en las marchas de la dignidad y se las pasaron por el forro, no creo que el cabreo de unas pocas mujeres parásitas y el cabreo general de las mujeres progresistas le hayan hecho cambiar de opinión al tipo más cerril, inmovilista, tonto e inepto que vive en este país llamado España.

Tiene que haber algo más. Quizá las portada del Diario El Inmundo de PJ del 15 de julio de 2013, nos de una pista.

Captura de pantalla 2014-09-23 a la(s) 19.55.49

No me creo que quién ha privatizado los Registros Civiles, ignorando la ley de incompatibilidades al haberlo hecho en favor de los Registradores de la propiedad (su nuera es registradora al igual que el hasta ahora su jefe), no me creo que quién ha sacado a la calle la ley mordaza, no me creo que, quién acabó con la Justicia Universal y con ella (por efecto de esa decisión) soltando a la calle a narcotraficantes, acabe dimitiendo por no poder sacar la ley contra las mujeres. Hombre pinta de misógino reprimido si que tiene, pero de ahí a la dimisión completa de todos sus cargos políticos hay un trecho.

Veremos si, al final resulta que se sobresee el caso Bárcenas y con él todo el Gürtel por alguna que otra traba insignificante y lo que que es peor, quién debiera estar entre rejas por haber arruinado la ciudad de Madrid para las próximas tres generaciones, no acaba gallardonando 200.000 euros en algún sillón de alguna eléctrica.

Me alegro de veras de que se haya retirado la ley contra las mujeres. Me alegro de que un cínico caradura y meapilas deje la política para siempre. Pero como digo, la “mafia” nunca deja cabos sueltos.

Vamos al infierno, que en el cielo no hay ni dios.

En muchas películas, el futuro se describe como un mundo fascista gobernado por el mal que ejerce su control sobre la información, sobre las personas, sobre el agua, …, sobre todo.

De no cambiar mucho las cosas, vamos directos a un mundo así. Ayudados por las empresas de comunicación que manipulan, difunden y ayudan a crear la opinión que los poderosos quieren, muchas personas viven en una gran burbuja en la que la televisión es dios, los noticiarios, fuentes de fidelidad, fiabilidad y legitimidad indudables y quiénes avisamos de los peligros, denunciamos las injusticias y nos enfrentamos a los manipuladores, ladrones y traficantes de influencias, somos considerados peligrosos antisistema, comunistas con rabo y tridente y sobre todo gentuza que siempre estamos en contra de todo.

Anteayer, en una cena con amigos, una amiga me espetó que “Vaya pieza el Pablo Iglesias”, Cuando la pregunté por qué, me dijo que porque estaba financiado por Hugo Chavez. Pregunté si ella trabajaría sin cobrar y si considera probable que alguien que lleva muerto más de dos años financie a quién no tiene trato con la gente que ahora forma PODEMOS desde hace más de ocho años. Entonces fue cuando salió de ella la verdadera razón de su opinión. “Bueno, es lo que yo he oído en la tele”.

Ayer, mi amigo Joaquim, un tipo culto, escritor, socialista e inteligente, expresaba en Facebook su indignación porque “en la red” no se le haya dado la misma importancia al avión derribado en Ucrania que a los asesinatos de Israel, sobre todo decía, cuando los palestinos son muchos menos que los muertos en la estepa ucraniana. Es decir como si la importancia de las cosas tuvieran que ser valoradas por el número de víctimas (estando, además, equivocado porque Israel ya ha matado a más personas que todos los muertos del avión de Malaysia Airlines).

El problema de mi amigo Joaquim, es que se cree informado porque lee El País y escucha la SER. Esa emisora cuya corresponsal, cada vez que conectan, pone en la misma balanza a Hamás y a Israel para luego hablar de muertos sin explicar de dónde lo son, y dando a entender que son de ambos bandos. Esa que hace creer al escuchante que en Gaza hay una guerra entre dos bandos iguales en lugar de un genocidio premeditado, en el que unos luchan con tirachinas y otros con la fuerza del tercer ejército más poderoso del mundo que utiliza fósforo y clavos en sus bombas. Por su parte El Pais, ha tenido portadas infumables como “Israel intercepta un dron de Hamás”, o “Baja la intensidad del fuego cruzado en la franja de Gaza e Israel”. Mientras, en primera página y a todo color desinformaba sobre la caída del avión en Ucrania, porque ni se sabe quién ha sido, ni por qué. Se empeñan en hacer de Putin el culpable, y puede que lo sea porque Putin es un mafioso despreciable y fascista. Pero cabe la posibilidad de que la CIA no ande lejos del atentado para poder fabricar una excusa de volver a montarla allí dónde los americanos ponen el ojo del negocio. Como cabe la posibilidad de que las farmacéuticas que venden retrovirales hayan tenido algo que ver ya que, entre los muertos, están los mayores expertos en el SIDA. Expertos que habían anunciado un nuevo tratamiento menos dependiente de los retrovirales.

Total que, nos han construido una burbuja en la que se nos comunica que, fuera de ella está el caos. Fuera de ella hay un mundo lleno de maldad, de hambre, de control, de falta de libertad y de personas que vienen del infierno y que nos traerán el mismo a este mundo.

Y la gente se olvida que quien promete progreso, democracia, riqueza, tolerancia, el mundo de los Teletabis, han creado una sistema en el que se especula con los bienes de primera necesidad creando hambre y miseria en el tercer mundo. Han creado un sistema en el que las condiciones laborales se han “relajado” tanto que ya no sólo en China, Thailandia, Bangladesh, la India o Brasil tienen que trabajar de sol a sol para poder comer. Aquí en la Europa de los mercaderes, en Grecia ya se trabaja por la comida y en España, Irlanda, Portugal, Italia y Francia, van por el mismo camino. En Alemania, el país del progreso, miles de españoles trabajan por salarios de 400 euros al mes y deben tener dos y tres trabajos para poder sobrevivir. Se olvidan que, aquí en España, quién se mueve, quién protesta, quién se enfrenta a la corrupción de un desgobierno de sobres, sobresueldos, escándalos de cohecho, corrupción y tráfico de influencias son apaleados en la calles y organizaciones de derechos humanos denuncian el incumplimiento de esos derechos en las comisarías. Se olvidan que los salarios han bajado más de un 30% y que hay gente que come lo que recoge en los cubos de basura. Se olvidan de que hay 6.000.000 de parados y que ya ni disimulan que las cuentas del estado pueden estar manipuladas y los datos de afiliación a la seguridad social, también.

Es increíble que viviendo en el infierno, tengamos miedo del purgatorio.

 

Pesebre

José.

Sentado en el banco, junto al parterre de rosas, margaritas y lirios, la mirada perdida, una cachucha a cuadros embutida en la cabeza, las manos que sujetan el mentón y una cachaba como apoyo de las manos, José no da crédito a lo que le están contando.

Sus recuerdos van y vienen, saltan en el tiempo como quién salta un charco en una noche de mayo. Desde la cochambrosa celda llena de chinches en la que fue recluido en la noche del 5 de marzo de 1936 por los que hasta entonces eran camaradas en la defensa de Madrid, hasta la noche del 22 de Noviembre de 1975 cuando sopesó muy seriamente volver a España. Desde el hambre, los piojos y la miseria de una España recorrida paso a paso desde Madrid a Barcelona y desde allí a los pirineos oscenses, en una escapada primero de los comunistas que le habían detenido y después de los fascistas que querían detenerle, hasta el champán que corrió la mañana del 29 de octubre de 1982 cuando desde su exilio mexicano, brindaron por la victoria de Felipe. Desde los campos de concentración en las playas de la Bretaña francesa a la liberación de Paris y la traición del partido. José, un hombre afiliado a las juventudes socialistas cuando apenas contaba dieciséis años, que tuvo que sufrir el asesinato de su padre durante la guerra por los falangistas de José Antonio, que tuvo que sufrir el desprecio de los franceses por ser refugiado, que sufrió de desesperanza cuando, tras la liberación de París y tras el fin de la segunda guerra mundial, los aliados no sólo no desalojaron al golpista sino que los ingleses pactaron con él, piensa que de qué sirvió tanto sufrimiento. Su padre sigue en una cuneta mientras sus compañeros de partido juegan al capitalismo más injusto, se olvidan de los pobres, del pueblo y apuestan por todo contra lo que lucharon su padre, Largo Caballero y todos los compañeros caídos en la resistencia de Madrid, durante la posguerra, en el exilio francés y en la resistencia al régimen nazi en Francia.

Nunca quiso volver del exilio. No hasta ver si la democracia prometida no era una trampa. Y después de tantos años, con 98 cumplidos, tiene que sufrir la última decepción, cómo la última esperanza de regeneración de un partido al que ama desde los 16 años, se ha ido por el sumidero de la tele, el PER y el aparato del partido.

Maldice a Felipe,  al aparato y a todos aquellos que se han montado en el burro del poder y no quieren soltar la alforja.Y piensa que, de tenerlos cerca, recibirían todos un buen cachavazo.

***

Como el señor José, yo también tenía una esperanza. Hace tiempo que no siento ni de cerca al partido socialista, pero tengo buenos amigos en él. Amigos que no merecen el final que muchos auguramos al partido que Pablo Iglesias fundó allá por 1879. Y también lo siento por personas como Odón Elorza, Beatriz Talegón o el propio Jose Antonio Tapias por las que guardo un profundo respeto y a las que apoyo por que sé, que su proyecto de PSOE, no tiene nada que ver con el mercantilismo, la poltrona, las subvenciones, el apoyo a los bancos, a los poderosos y a todos aquellos que arruinan al pueblo y que producen miseria, hambre, inseguridad, pobreza, incultura y cuya única riqueza acude siempre a sus bolsillos.

Egoístamente debería estar exultante porque si el PSOE se hunde, las posibilidades de PODEMOS, IU, Equo y todas aquellas formaciones que defienden la justicia social, que se cumpla la ley actual, la progresividad en los impuestos, los derechos humanos, los servicios públicos, la sanidad, la educación, etc,… se multiplican por cien. Debería estar contento porque el “otro” Pablo Iglesias puede acabar con esta espiral de corrupción, cohechos, enchufismos, estafas eléctricas, sanitarias y educativas. Cada paso que da el PSOE hacia su autodestrucción, es un paso hacia adelante que da PODEMOS. Pero, como digo, los amigos, y la gente de bien, que dentro del PSOE aún continúa, no merecen que los de la poltrona acaben con sus ilusiones y esperanzas.

He oído y he leído que el proceso electoral de las primarias ha sido impecable y que movilizar a 125.000 personas tiene mucho mérito. No dudo que los 56.000 votantes de Pedro Sánchez hayan metido esa papeleta en la urna. Pero si dudo de la limpieza del proceso. En primer lugar porque el aparato del partido en Andalucía no ha jugado limpio. Susana Diáz, no se ha mantenido al margen. Y todos sabemos cómo está el trabajo en Andalucía, cómo tienen que subsistir mucha de la gente que allí vive y la vinculación entre el PER, el PSOE, el miedo a perder el subsidio y el voto a Pedro Sánchez. Cuando las personas no son libres, no votan libremente. Es algo que los mafiosos del trinque saben y por eso están acabando con la educación y por eso están acabando con todo tipo de subsidio incluido el paro. El trabajo precario, los salarios indecentemente bajos y el escaso nivel cultural, influyen directamente en el voto. Así que, no me vengan ustedes con que el proceso ha sido limpio, porque no lo ha sido. Habrán votado lo que ha salido, pero de ahí a que el voto sea libre hay un trecho.

Que ha ganado el menos conveniente es evidente. Ayer, desde el panfleto de Malmenda, hasta la CEOE, pasando por el ABC, el Partido Parásito y Carlos Herrera, se felicitaron por que el ganador fuera Sánchez.

Nada más ganar Susan Díaz ya se precipitó a decir que nunca pactaría con PODEMOS (echándose a sus espaldas el título de representante del partido) argumentando una serie de estupideces que, cualquiera que lea un mínimo y tenga un pelín de criterio, sabe que se caen por si solas. Aludir al crack del 29 como si ahora nadáramos en la abundancia y no viniéramos de una estafa general durante los últimos cinco años, sería de risa si no fuera porque le está costando la vida a las personas. Una estafa provocada por los que le apoyan a ella y para los que ella trabaja). Nada más llegar, Sánchez ya ha aplazado las primarias para elegir candidato hasta que lo diga la ejecutiva (hasta que Susana esté preparada).

De verdad que me da mucha pena. Son tan insolentes, están tan absortos en su burbuja que solo miran por quienes les han puesto ahí a base del dinero (me gustaría saber si no es sucio también) y por su propia poltrona. Una poltrona que dejarán porque ya no aguantamos más. Estamos HARTOS. HARTOS de tanto prepotente. Hartos de tanto sinvergüenza. Hartos de pasar un año esperando a que te operen. Hartos de que nuestros hijos tengan que compartir el aula con otros cuarenta compañeros. Hartos de que no haya dinero para lo básico mientras cobran dietas exhorbitantes, mientras cobran salarios indecentes y mientras se llevan nuestro dinero a Suiza o a otros paraísos fiscales. Hartos de los ERES fraudulentos, de los cursos fraudulentos, de sus viajes en clase business y de que nos digan que debemos pasar hambre y necesidad mientras ellos se pegan la vida padre. Yo no estoy contra la política, ni contra los políticos. Estoy contra la corrupción, contra los chanchullos y contra las poltronas. Y mientras un niño pase hambre, no puede haber diputados que cobren 1800 euros de dieta teniendo además vivienda en Madrid.

Eso, la casta,la exclusividad y el estar por encima, es lo que defiende Susana Díaz, Pedro Sánchez, Rajoy, Aznar, Montoro, Madina, Rubalcaba y la madre que los parió a todos.