Españistán. Una gran ciénaga de mierda.

¡Por fin se acabó el buenismo! Después de esa época empalagosa en la que parece imponerse el “tol mundo es bueno”, la caridad, las comidas de empresa con los gilipollas de tus compañeros a los que no aguantas y las cenas con los cuñados sabiondillos, inaguantables y listillos, se impone la cruda realidad. El mundo real.

Y evidentemente, una vez pasado el espejismo del bien, de la bondad y de la paz, la humanidad vuelve a ser lo que siempre ha sido: una epidemia para el medio ambiente, una cáncer para los demás seres humanos y una sociedad basada en el hijoputismo desilustrado en el que entre cuatro, controlan a cuatro mil millones.

Captura de pantalla 2016-01-11 a las 22.28.05

El sábado, 24 horas antes de que el Parlamento catalán se disolviera y se convocaran automáticamente nuevas elecciones, la CUP, ese partido que a pesar de su democracia y sus asambleas, la prensa paniaguada califica de antisistema, se mostró como el peor de los partidos prosistema, haciendo posible que el tipo que se subió el salario de alcalde un 18% en plena crisis o decidió poner candados a los cubos de basura para que los indigentes no pudieran rebuscar comida entre la basura en su localidad, fuera elegido Honorable President de la Generaitat de Catalunya. (Claro que también Pujol es Molt Honorable y se ha demostrado ser un renacuajo cincoporcientista que para si quisieran los mejores capos sicilianos). Que la CUP justifique la decisión para que en Catalunya sigan ejerciendo el desgobierno los que están acusados de saquear las haciendas, los que han hecho del recorte de los servicios públicos, en especial enseñanza y sanidad, el paradigma del liberalismo o los que han permitido más casos de brutalidad policial que en cualquier dictadura tercermundista, es decepcionante y muy, muy cabreante. Las personas deberían estar por encima de nacionalismos e de las ideas. Sin justicia social no hay democracia. Y querenos convencer a los que apostamos por que la autodeterminación tenga mecanismos rápidos y legales, o a los que les confiaron sus votos, de que la independencia es la panacea, es tomarnos por estúpidos y por retrasados intelectuales. Y eso que, al parecer, debe haber unos cuantos en Catalunya y en el resto del estado porque algunos se han autoconvencido de que a la mañana siguiente de la independencia, la pobreza, la injusticia, el robo, el expolio, el latrocinio y los recortes se habrán acabado y otros que se acabará el mundo y en España caerán las siete plagas bíblicas si los catalanes se independizan.

Unos y otros pueden meternos en un serio problema al resto. Y recordemos como se tomaron los “otros”, que también son fascistas, el ambicioso proyecto autonómico de los años treinta, excusa, entre otras, del golpe de estado del genocida enano eunuco.

No hay excusa que valga. El miedo a perder los escaños conseguidos de unos y otros es lo que ha llevado al acuerdo. Una vez más se demuestra que a los que se dicen representantes del pueblo, lo único que les importa es su propio cocido y el de los lobbys a los que realmente representan. Por otra parte, la política se ha demostrado como un malvado juego de mesa en el que los que juegan siempre ganan y los ciudadanos acaban pagando con la miseria. En clave nacional, el acuerdo abre la puerta a un gobierno de los otros fascistas intransigentes que eleve el nivel de pena de los que apostamos por el referéndum y el nivel de beligerancia entre los que se niegan a abordar un problema convirtiéndolo, como siempre, en una guerra que solo tiene solución bajo las armas.

Captura de pantalla 2016-01-11 a las 22.22.05

Por si no teníamos dosis suficiente de aterrizaje de bruces de la puñetera navidad, y para colmo, comienza la pantomima de un juicio en el que tenemos que ver como la fiscalía (que debe defender los intereses del estado y no el de los presuntos chorizos) se saca de la manga que hacienda no sólo no somos todos, sino que sólo somos los tontos que pagamos religiosamente nuestros impuestos. La hija del rey no puede ser una delincuente y cueste lo que cueste, el gobierno en funciones de los sobres, el mismo tresporciento, los mismos recortes y los mismos dilapidadores de lo que es de todos, pone todo su empeño en que salga sana y salva.

Sin justicia no hay democracia. Y por mucho que se empeñen en meternos hasta en ls sopa que la justicia es igual para todos, los hechos demuestran que La Pantoja se ha comido dos años de talego, mientras que el Molt Honorable, no sólo no sabe lo que es una celda sino que se pasea escoltado por policías que pagamos con nuestros impuestos. Los hechos demuestran que una madre desesperada que compra comida para sus hijos con una tarjeta de crédito ENCONTRADA, se come dos años de trena, mientras que el expresidente del FMI y sus amigos de Caja Madrid, siguen en la calle paseando libremente. Los hechos demuestran que la fiscalía es un órgano sin pizca de vergüenza que para defender a los chorizos de traje y corbata de seda, es capaz de decir que abuelos analfabetos eran plenamente conscientes de un producto tan enrevesado como las preferentes, mientras que la hija del rey, licenciada en económicas, no sabía lo que hacía cuando era titular de una de las empresas a las que su marido desviaba presuntamente los cuartos conseguidos a través de NOOS. Vergüenza, no, lo siguiente.

Captura de pantalla 2016-01-11 a las 22.18.35

Y para colmo, el rey, hijo de rey, que se proclama como soberano de todos los españoles, no tiene tiempo para recibir a la Presidenta del Parlament de Catalunya y le pide que le comunique el nombramiento del President, por carta. El afecto y el respeto del pueblo no se consigue por decreto ley, ni por la publicidad empalagosa de los periodistas prosistema. El respeto se gana con justicia, tolerancia y con el ejemplo. Y hasta ahora, su ejemplo es inmensamente más frustrante que el de su predecesor y eso que el listón estaba ya muy alto.

Si yo fuera uno de ellos y aunque nada más fuera por egoísmo tomaría nota del ejemplo Maria Antonieta que divisaba los inicios de revolución francesa desde la ventana con esa superioridad que creen tener los intocables, y decía no entender cuáles eran las quejas del pueblo y ante la explicación de uno de sus criados de que protestaban porque no tenían pan para comer pan, le espetó “pues que coman pasteles”. Maria Antonieta acabó con su cabeza separada por la guillotina. Y estos caraduras que se creen intocables, que exprimen al pueblo hasta dejarle sin sangre, tarde o temprano se encontrarán que lo que les niegan por las urnas y la democracia, se acaba cediendo con derramamiento de sangre.

Salud, república y más escuelas.

Anuncios

La ideología del hambre, la muerte y la dictadura

Captura de pantalla 2013-12-02 a la(s) 22.46.14

Estos días no estoy muy allá. La salud de la familia anda quebrada y eso repercute en la concentración y en el estado de ánimo. Y hay momentos en los que, no sólo no hay ganas de escribir, sino que es imposible hacerlo con una calidad mínima. A veces no me doy cuenta de si pasa esto y por eso pido paciencia y perdón.

Escuchaba el otro día en la radio, unas declaraciones de la insufrible Collares en la que decía que la ideología del Partido Patimar ha traído el mayor progreso de la humanidad. Como no estaba muy centrado, creí no haber escuchado bien lo que decía esta pelanas a la que le regalaron la alcaldía como a la otra Collares le regalaron El Pardo.

Como ya he dicho alguna vez, es casi imposible que este artículo llegue a ser leído por uno de esos estúpidos que compran diariamente la moto que venden estos indeseables, pero por si acaso hay que recordarles lo que históricamente ha traído a la humanidad la ideología de estos racistas, xenófobos, clasistas y pendencieros tuercebotas.

Captura de pantalla 2013-12-02 a la(s) 22.50.42

Desde que la humanidad tiene “uso de razón” las actitudes clasistas, las de imponer la sinrazón de la fuerza, la de hacer trampas con tal de ganar, la de aprovecharse de los demás o la del egoísmo supersticioso, violento y tramposo ha traído involución, inmovilidad, superchería, violencia, hambre y muerte para la gran mayoría y momentáneo bienestar coyuntural para los violentos, listillos y tramposos. Quiénes dominaron el fuego, descubrieron la rueda, los metales, la pólvora o la medicina eran personas inquietas, inconformistas, gentes con ansias de saber y sobre todo capaces de desobedecer la lógica y la moral de quiénes desde siempre han considerado esas cosas como peligrosas inventándose pecados, seres superiores castigadores contra todo el que rompa las normas. La propia cristiandad basa sus orígenes en el miedo y la desobediencia y en la maldad de la mujer (misoginia pura) al considerar que los males de la humanidad parten de haber desobedecido a dios al comer algo que éste había prohibido y encima culpando a la mujer por haber incitado al hombre.

Captura de pantalla 2013-12-02 a la(s) 22.51.46

La ideología de la insufrible consorte, trajo la primera y la segunda güera mundial, la guerra de los Balcanes, la guerra de la independencia americana, la Española, y sobre todo el primer y el tercer mundo. El hambre y la muerte en el tercer mundo y el hambre y la muerte en esta parte del primer mundo que ahora han convertido en satélite del tercero al haber cambiado China de bando.

La ideología de estos gañanes fascistas le trajo a España cuarenta años de retraso económico, político y social hasta el punto que de aquellos lodos nos salen ahora estos barros. De salarios míseros (en 1977 mi padre cobraba 13.000 pesetas al mes cuando un piso valía un millón de pesetas, y un coche medio 500.000), tenemos hoy uno de los salarios mínimos más bajos de la Unión y el estado de bienestar apenas se quedó en estado de medioestar.

Pero lo peor de todo es que en los últimos dos años España ha pasado de ese estado de medioestar a ser un país tercermundista con salarios por debajo de los seiscientos euros (nivel de 1990), de la mejor sanidad del mundo a la número 18 y bajando. De una educación pública y universal a una restrictiva dónde los pobres no sólo no pueden pagar la universidad sino que muchos no pueden ni pagar el material escolar de la secundaria. De un país dónde uno podía salir a la calle a reclamar lo que quisiera a multas de cientos de miles de euros para acallar la disidencia. Hasta el punto que la Unión considera que en España no hay libertad y que es el único país del mundo que impide que observadores internacionales inspeccionen su régimen.

Todo el progreso de la humanidad ha sido debido a quiénes nunca se conformaron con ser meras comparsas y dejaron su vida y la de sus familias en la lucha por la mejora. O es que a esta egregia cantamañanas que utiliza el coche público y los guardaespaldas que todos le pagamos para ir a la “pelu” ha olvidado que los suyos mandaban asesinar, encarcelar y maltratar a quién osaba reclamar derechos, libertades, justicia o salarios decentes.

La inmundicia se extiende y lo peor de todo es que sigue habiendo una cantidad ingente de estúpidos que siguen creyendo que la riqueza de los demás es contagiosa y que el progreso está en callar, aguantar y vivir de las migajas o morir de hambre y necesidad.

¡Acción!

Captura de pantalla 2013-10-17 a la(s) 22.54.20

En la Alemania de los años treinta, el partido Nazi, partiendo de unas elecciones generales ganadas con la mentira, la financiación ilegal y el terror, acabó convirtiendo el estado democrático alemán en la dictadura de un loco nacionalista con cientos de complejos, entre otros, el de pasar a la posteridad en los libros de historia.

Durante esa época, los partidos livianos como el Partido Socialista y los católicos pedían serenidad y no podían creer lo que estaba pasando. La violencia emprendida por los nazis con ayuda pasiva o activa de la policía no era asimilada por los socialistas ni mucho menos por los católicos que, queriendo defender su fe, su religión y su poder, acabaron pactando con Hiltler lo que les acabó fagocitando. Sólo cuando decenas de miles de comunistas fueron detenidos, torturados y asesinados, algunos se dieron cuenta del monstruo que habían creado.

Por su parte, Ingleses, Franceses y Rusos miraban para otro lado. Incluso hubo un pacto de no agresión entre Hitler y Stalin. Un pacto que suponía que los rusos silbarían mientras decenas de miles de ciudadanos de Alemania, Polonia y Austria eran asesinados o mientras cientos de judíos eran empobrecidos para acabar con el paro y se les proclamaba culpables de cualquier mal que pasara en el país.

Salvando las evidentes distancias, la situación actual del mundo, se empieza a parecer bastante a la de los años treinta. A falta de judíos a los que criminalizar, porque se han pasado al otro bando, gitanos, negros, magrebíes, subsaharianos, turcos, kurdos, hispanos y pobres en general, son los nuevos parias, el saco de todas las hostias y los causantes de todos los males. Pero es más, si durante la Alemania Nazi, Hitler utilizó los bienes robados a los judíos para subir el PIB y para acabar con el paro, hoy se utiliza los bienes de los pobres para el mismo fin (subir el PIB), desde robarles sus casas, hasta esquilmarles lo que con tanto esfuerzo consiguieron como la sanidad, la educación y las grandes empresas públicas que han sido robadas y entregadas a manos “amigas”.

Los herederos del socialismo, ahora convertido en un indefinido liberalismo con briznas sociales y libertarias, se comportan no tímidamente como el la Alemania de los treinta, sino participando en la estafa de forma efectiva. Un “socialista” en Francia expulsa los gitanos kosobares y rumanos de forma torticera e inhumana. Y además se comporta con esta etnia como el mejor adlátere del fascista Le Pen. Y todo por conservar un puñado de votos de gente estúpida, inhumana y frívola. En España, el Partido Socialista se ha comportado durante las últimas tres décadas como mamporreros del liberalismo, “privatizando” las “joyas” de la corona del mundo empresarial, rebajando derechos laborales legislatura, tras legislatura y retorciendo el sistema impositivo hasta hacerlo totalmente regresivo. Quién más consume más paga.

La involucración de la mal llamada socialdemocracia, o mejor dicho, de los dirigentes de los partidos socioliberales, en la estafa, en el empobrecimiento de la gente, es una de las razones de esta milonga sin par. Es una de las razones para la desafección, para el pasotismo de la gente. Porque parte del pueblo se encuentra desorientado. Si quién debiera ser el guardián de los derechos se dedica a defenestrarlos, ¿quién abogará por ellos?

La caída del Telón de Acero, de la Unión Soviética y de la guerra fría, voló por los aires las puertas que el miedo le había puesto al campo de los mafiosos. Y éstos con vía libre para su maldad están amasando grandes fortunas a base de empobrecer a la mayoría, que hipnotizada, descuadrada y desorientada permanece acogotada y sin saber muy bien que hacer.

Sólo hay una forma de parar esto y es con la acción. Y aquí tenemos mucho más motivos para ser los primeros. Tenemos un desgobierno formado por ineptos tragaldabas que desprecian a la gente, que llegaron al mismo a base de mentiras, de financiarse ilegalmente (¿dónde he leído yo antes eso?) y con la única finalidad de desmontar el estado para perpetuarse en el poder y quedarse con todo lo que durante décadas nuestros ancestros, a base de sangre, sudor y muerte, lograron conseguir.

Si nos desprecian, ¿porqué debemos comportarnos como Jerbos enjaulados? En la puerta del Sol hay varias personas jugándose la vida para librarnos de esta inmundicia indecente. No hagamos que den su vida por nada.

Individualismo y fascismo

Uno, debe de ser siempre consciente de dónde está, cual es su grupo de pertenencia y quién puede ser afín para conseguir sus objetivos.

Durante mucho tiempo, quizá demasiado, primero la radio y después la televisión y en menor medida la prensa escrita, nos vendieron que éramos clase media, que nuestro objetivo era dejar de serlo para pasar a ser clase privilegiada y que quién nos ayudaría a conseguirlo eran aquellos que proponían la desaparición del control del estado (el estado es represor y no deja expandir la libertad individual, dicen los liberales).  Ese bombardeo al que hemos sido sometidos durante años, el hecho de que, mediante la hipoteca de nuestras vidas, pudiéramos comportarnos como ricos  y el sentimiento de grupo que hacía que dejáramos de lado al tercer mundo, hicieron que los neoliberales fueran ganando simpatía por parte de la mal llamada clase media.

Pero no nos paramos a pensar que esa libertad individual confronta claramente con la libertad, con la justicia, con la equidad social y con los desfavorecidos. Esa expansión del individuo como ser único, hace que, para conseguir sus objetivos,  tenga que retraer la libertad del de al lado, lo que consecuentemente hace que la democracia y la justicia social quede de lado y que por supuesto no exista el bien común.

La UE que durante años propagaba las ideas de comunidad, dio un giro inesperado para que una Alemania desfavorecida por la unión con lo que se llamaba RDA, pudiera seguir siendo lo que llamaban la locomotora de Europa. Ese “favor” económico, lo utilizaron para especular allí dónde había posibilidad: El ladrillo español, el paraíso fiscal chipriota, la desimpuestada Irlanda y la soleada Grecia. Cuando vieron las orejas al lobo, retiraron su apoyo a la especulación en esos países e impusieron, mediante su hegemonía política, el pago a sus bancos antes que los nativos pudieran alimentarse (por ejemplo). Ahora que el lobo sigue apareciendo, porque esas medidas de agobio y presión para garantizar el pago han esquilmado los recursos y han producido el efecto contrario, como ven que ya ni siquiera pueden garantizar el pago, están metiendo miedo para que el poco dinero que aún queda en esos países acabe siendo evadido y refugiado en la propia Alemania, dónde si vienen aún peor dadas, podrán cobrarse lo que creen suyo.

Si el personal supiera claramente dónde está, quién nunca va a representarlos y quién, como en el caso español, además ve la política como su propio negocio, como una forma de enriquecerse a consta de los demás,  no hubieran pasado todas estas cosas que nos están pasando.

La clase media sólo es un espejismo y los explotadores, siempre han estado del mismo lado: el feudalismo, el nazismo, el fascismo y todos aquellos sistemas que preconizan que el 1% pueda someter y vivir a costa del 99%.

Salud y descanso.

La burbuja del liberalismo

Hace algunos días, creo que fue de la mano de un twit de Nacho Escolar, leí un artículo sobre la expropiación de YPF que me hizo dudar sobre si la misma había sido una cortina de humo de la Kirchner para intentar tapar los malos resultados económicos de Argentina.

Había leído en algunos sitios que Argentina crecía entorno al 9% del PIB. Sin embargo este articulista del País decía todo lo contrario. Aseguraba que la economía argentina estaba estancada y que incluso había llegado a la recesión. Que los argentinos estaban en una situación límite y que por eso Cristina Fernández de Kirchner había decidido expropiar YPF y hacer de esa nacionalización un acto patriótico con el que alimentar el furor nacionalista de los argentinos para  que olvidasen la mala situación económica.

Como no me fío ni de unos ni de otros, porque en la prensa el que no miente es porque no tienen intereses particulares, confieso que hasta me creí parte de los argumentos.

Pero he ahí que ayer leí un artículo del profesor Navarro (Vicenç Navarro). Una persona que despierta mi admiración y al que sigo desde hace tiempo y que por tanto me inspira toda la confianza. En él se explica que hay un articulista del País llamado Moisés Naím, que fue miembro del equipo económico del presidente Carlos Andrés Pérez, de Venezuela y que por tanto promovió el neoliberalismo en aquel país y que escribió un artículo en el País (Cristina, petróleo y psicoanálisis) en el que dictamina que esta nacionalización llevará a Argentina a la ruina. Lo que no explica este tipejo, articulista del País, es que lo que llevó a Argentina a la ruina, son las medidas impuestas por el Banco Mundial y por el FMI (el corralillo) y que justamente lo que ha hecho que Argentina y otros países de Iberoamérica estén creciendo al 9% fue despachar a todos los trileros del FMI, romper sus reglas, tirarlas a la basura y hacer todo lo contrario a lo que estos propusieron durante años.

Justamente ayer, el cansino inmovilista que tenemos como presidente de este desgobierno de la caspa y el cirio liberal, decía que a él lo que opinen los sindicatos, los españoles y hasta la virgen de los dolores se la trae al pairo y que él sigue este modelo económico porque siempre lo ha hecho y es el que manda en Europa.

Este sistema económico de casino y especulación, no sólo mantuvo en la ruina y la pobreza a todo Iberoamérica durante varias décadas del pasado siglo, sino que necesita del palo, el miedo y la represión para mantenerse y poder seguir alimentando su especulación a base de la ruina de los pueblos (Pinochet, Videla, etc). No es casualidad que la Europa periférica sea la más afectada por este sistema de trileros. Grecia tuvo una dictadura militar durante 7 años, Portugal durante 36 años, España durante otros 36 e Irlanda, a pesar de no haber sufrido dictaduras, ha tenido tradicionalmente gobiernos ultracatólicos que rayaban el fascismo. Por tanto, son pueblos que tradicionalmente han estado sometidos a la represión y en los que impera el miedo. Cualidad indispensable para poder aplicar las medidas restrictivas de derechos, de salarios,  de servicios públicos y de libertades. Tampoco es casualidad que esos países tengan un ratio de policía por cada 100.000 habitantes bastante superior al de la media europea: España 483,3, Italia (552,1) y Portugal (488,5). La media de la UE es de 352,3. La policía es el medio represor del sistema y el transmisor del miedo que atenace las revueltas.

Pero claro, este sistema se comporta como un parásito en el cuerpo de un enfermo. Y una vez atacado el hígado, el bazo, la próstata y la vesícula, los efectos empiezan a llegar al corazón, a los riñones y al sistema digestivo. Y cuando eso sucede, éstos órganos vitales que hasta ahora habían observado al parásito con la simpatía y la placidez de quién cree que nunca estará afectado por él, empiezan a tener miedo al contagio y proponen al enfermo empezar a tomar antibióticos. Así uno de los principales causantes de este timo que llaman crisis como Mario Draghi, uno de los mayores trileros impulsores del liberalismo y de la estafa actual en su época de Goldman Sachs, propone ahora, que además de parásitos hay que inyectarle vitaminas al cuerpo infectado.  Además de recortes hay que reactivar la inversión. (¡Menudo jeta hijo de la gran chingá!).

Este sistema que se apoya en la especulación sin fin de un dinero que sólo existe en la memoria virtual de una decena de ordenadores, llevó a Iberoamérica al tercer mundo y está llevando a Europa a la edad Media. Nosotros tenemos miedo a ser represaliados si protestamos, pero ellos tienen mucho más miedo a que salgamos a la calle y provoquemos lo que definen como cataclismo (¡para ellos, claro!) y que no es otra cosa que emprender el camino de nuestra salvación, de su muerte y de la creación de un mundo bastante mejor.

Así que, el 29 ¡Todos a la calle!, el 12 de Mayo, ¡Todos a la calle!. Porque en la resistencia, la lucha y la indignación está nuestro futuro.

Histeria nacionalista

Ya la tenemos montada. Ya tiene el casposo gobierno nazional católico la excusa perfecta para subirnos la gasolina hasta niveles mucho más prohibitivos y, sobre todo, a desviar la atención y exaltar a los hooligans con la histeria nacionalista. Y no hay que olvidar que con el conflicto que si duda alimentarán desde el partido de los tramposos y desde el gobierno, se desvían otros problemas como la tijera metida a la educación con clases de 36 alumnos en secundaria y de 30 en primaria. ¡Y encima tienen la jeta de decir que eso no afecta al nivel educativo!

Para el que aún no lo sepa, resulta que REPSOL tiene filiales en paraísos fiscales. Trece exactamente. Doce de ellas en Caimán. El 42 % del capital de esta empresa (que no olvidemos que era pública y que fue expoliada por gobiernos del PSOE y del PP en su carrera hacia el liberalismo), pertenece a fondos de inversión que manejan bancos extranjeros, el 9,5 a la petrolera Mexicana PEMEX, otro 10% pertenece a Sacyr (unos pobretones que viven chabolas como todo el mundo sabe) y otro 13% a Caixabank (otros que viven en un banco hecho con cajas).

 También y para el que no lo sepa REPSOL sólo declara en España el 25 % de los beneficios y paga un porcentaje menor que cualquier trabajador que gane 50.000 euros al año.(Ya sé que no hay muchos, pero no me parece bien que una empresa multinacional pague menos impuestos que una nómina).

¿Por qué entonces tanto el gobierno de la caspa como la UE han advertido a Argentina sobre las consecuencias?

YPF fue una de las empresas expoliadas por mandato del FMI en la época en la que también se privatizaron los planes de pensiones, se hicieron reformas en el mercado de trabajo que precarizaron las condiciones laborales y otras reformas que llevaron a la gravísima crisis de 2000 en Argentina (¿Os suena de algo?). Bien tanto los neoliberales de Washington como los del FMI expoliaron a los argentinos con unas medidas que cada día hundían más y más a Argentina y que ésta sólo pudo salir de la crisis cuando mandó a hacer gárgaras al FMI y a los burócratas liberales usanianos.

Los neoliberales ven un peligro en esta nacionalización (A REPSOL y a los otros accionistas propietarios actuales de la empresa se les va a pagar un precio justo) y sobre todo un precedente. Llevan años diciendo que con las nacionalizaciones se espanta al capital extranjero pero veremos cómo no es cierto demostrándolo en Argentina.

A los liberales no les gusta esta situación porque puede ser el principio del fin de sus mentiras.

Mentiras, reformas y chinalización de Europa

Según comentaban ayer en la Cadena Ser, mañana (osea hoy) el gobierno liberal del España puede aprobar por decreto la tan reclamada (por ellos, ¡claro!) reforma laboral. Una reforma laboral que parece que traerá el despido sin coste.

Parece que a un país como este, al que según las estadísticas, le sobran cinco millones de parados, no le hace falta que el despido sea más libre (porque ya lo es de hecho).

Por eso voy a intentar desmontar todas esas estúpidas teorías de los liberales que aseguran que “una reforma laboral profunda” es necesaria y que en este país no se puede conseguir despedir a nadie sin que le cueste al empresario su negocio.

¿Alguien conoce alguna persona menor de 30 años con un contrato indefinido, con despido de 45 días por año y que quiera acabar jubilado en esa empresa? Es posible que haya alguno, porque estadísticamente es imposible que no haya alguien, pero en mi entorno no conozco a nadie (Y eso que trabajo en una empresa pública). ¿Cuántos menores de 40 años tienen ese tipo de contrato?

Según los datos estadísticos, con cada reforma laboral la cosa ha ido de mal en peor. En la primera reforma de Zapatero, el paro confiscaba la vida de más o menos dos millones y medio de personas. Con la última, cuatro millones y ahora ya estamos rayando los cinco. Antes de ponerse en marcha la primera reforma laboral de Zapatero, los contratos indefinidos estaban en el 15%, con la segunda en un 10% y en octubre del año pasado en torno al 5%. Es decir, con cada reforma más parados y menos contratos fijos.

Según un estudio de fedea (Fundación de estudios de la Economía aplicada) ninguna reforma laboral realizada en España ha conseguido que los contratos temporales se conviertan en fijos. La reforma del 2006, lo consiguió en un principio en unos significativos ratios, pero a partir de 2008, estos ratios han caído en picado.

Es decir que, si la excusa de los liberales para llevar a cabo las reformas laborales es la de crear empleo en primer término y que éstos se extiendan en el tiempo, los hechos determinan que es una gran mentira. Ahora hay casi tres millones y medio más de parados que en 2006 y la tasa de contratos indefinidos ha caído 10 puntos.

¿Qué se pretende entonces? Pues lo que se pretende con esta nueva reforma es lo mismo que con el resto de consecuencias de este timo liberal, acabar con los derechos, con la isla socialdemócrata que hasta ahora había sido Europa y lo que yo he venido en llamar Chinalizar Europa que no es otra cosa que en lugar de exportar las condiciones laborales y los derechos de los europeos a China, India, Brasil o Argentina, se trata de que los europeos trabajen como los chinos, cobren lo que los chinos y vivamos como los chinos y por ende, trasladar todas esas condiciones infrahumanas de los chinos al resto del mundo.

Europa era un grano en el culo del liberalismo. Europa tenía sanidad gratuita y universal, coberturas sociales para parados e indigentes, educación pública universal y unos salarios mensuales que triplicaban los anuales del resto del mundo (y en la mayoría de los casos los multiplicaban por 1000).

Europa daba trabajo y una vida más o menos cómoda a sus ciudadanos. Eso hacía que millones de personas de todo el mundo se colaran en su territorio en busca de este Dorado moderno. Eso provocó los primeros recortes en derechos civiles. Por otra parte, China, con la caída del Telón de Acero, se ha convertido en un gigante emergente que le ha convertido en la primera potencia económica del mundo. Pero hay un gran problema. China tiene ella sola un cuarto de la población mundial (eso en estadísticas legales porque se habla de que en China están alrededor de la mitad de los humanos). Y no hay recursos, ni dinero  para que ese número de individuos vivan en las condiciones que vivíamos en Europa. Eso, provocaría grandes revueltas en ese país y que su economía y la del resto de liberales, se fuera al garete. De ahí que, las grandes “sombras” que manejan la economía mundial (clubes como Bilderberg, Davos, etc) decidieran que había que acabar con los hospitales públicos, con las escuelas públicas y con los salarios medios de la Unión. De esa guerra, se están salvando los alemanes porque son parte importante de la “sombra”. Pero se ha conseguido que Grecia, Portugal e Irlanda se hayan convertido en países tercermundistas y que España, Italia o Bélgica, lleven camino de ello. Los antiguos países miembros del Pacto de Varsovia, que ahora están en la Unión, nunca han dejado de ser subdesarrollados hasta el punto que Hungría corre el peligro de convertirse en una república fascista (si no lo es ya) y bananera.

Con este tipo de medidas, están consiguiendo que los trabajadores se “peguen” entre si, por un puesto de trabajo. Han conseguido que los salarios se igualen al salario mínimo y que en la mayor parte de Europa se viva como en cualquier otro país del segundo mundo, donde hay ricos muy ricos y pobres pidiendo en las calles y delinquiendo para poder comer.

Cada día que pasa, se hace más difícil revertir la situación.