Pacto entre hienas

Quincalla

Ya no vendía nada. El negocio de la quincalla ya no daba más de si. Llevaba un montón de semanas en los que en la caja, sólo habitaban telas de araña y motas de polvo. Se preguntaba por qué. ¿Ya no gustaban los abalorios de metal? ¿Y los pendientes de hojalata? ¿Y los collares de cuarzo?

A Paco, su hijo, se le había ocurrido un nuevo negocio. Era una novedad en toda España. Cientos de artículos debajo coste, traídos de china que apenas costaban cinco o diez pesetas la unidad y que se vendían a cien pesetas.

Pasaron los meses y el negocio iba viento en popa. Leopoldo, el padre de paco, se acercó a la tienda.

  • ¿Que es lo que más salida tiene, Paco?

  • Los abalorios, las pulseras de plástico, los collares de falsas perlas, los pendientes de hojalata,…

  • ¡Pero si eso es lo que yo vendía antes!

  • Ya, ¡pero tu no lo vendías en una tienda de moda!

*****

Andan las aguas revueltas en Ferraz, 70. Algunos como Madina, tienen claro que lo que les ha llevado al peor resultado electoral desde 1978, es que la quincalla liberal ahora ya no gusta en un envase de izquierdas porque, cuando las aguas bajan turbias y el pescado escasea, los ciudadanos prefieren comprar la carne en la carnicería y el pescado en una pescadería y no en una bazar chino.

Claro que, cuando uno tiene unos grandes almacenes en los que igual vende un derecho social, que un recorte laboral o un reconocimiento de que, en caso de quiebra el estado primero paga a los especuladores antes que salvaguardar a las personas que con sus impuestos son la base de la viabilidad de ese estado y cuando se tienen muchos presidentes, directores generales, ejecutivos agresivos y altos cargos que están acostumbrados a vivir del engaño y que si se les acaba el chollo, igual hasta tienen que dar cuenta de sus fechorías, lo normal es que toda esa mugre, intente guardar sus privilegios como sea.

En este estado, hay unas palabras de Isidoro, ese al que si le damos la vuelta a la tortilla, igual tiene que despejar la incógnita y hablarnos de la cal viva, las cunetas y un tal Segundo Marey, Lasa o Zabala, que han pasado casi desapercibidas pero que a mi modo de entender tienen gran importancia. Son esas en las que instaba al Guapo a pactar con el PP una ley electoral “estilo” francés para castigar a PODEMOS. Y no se le han dado la importancia que tienen porque ya lo hicieron en Grecia, dónde para evitar a Syriza, se sacaron de la manga que el partido ganador se llevaba 40 diputados por la cara.

Y es que, tal y como están las cosas, dudo mucho de que mi profecía de pacto PSOE-PP, para que en cuarta votación salga elegida la muñeca diabólica, se cumpla. Ahora, una vez que la reinan fontanera [cuñada del año, según @antonlosada] se ha quitado la careta y está poniéndole continuas zancadillas a Sanchez Castejón, para hacerse con el castillo de Ferraz, creo que la nueva estrategia del ala más casposa y fascista del PSOE, esa que vive de las puertas giratorias, del engaño, de los ERES y que saca mayorías en Andalucía “pagadas” con el PER, es la de dejar que Rajoy se muera solo en su incapacidad para el diálogo y en abril o mayo haya nuevas elecciones generales.

La estrategia es de aquí a mayo, inculcar al español medio que ve la tele la idea de que, el único problema que hay en España es el catalán y que la unidad del estado es el camino del progreso. Nos inculcarán que los que queremos referéndum consultivo somos la lacra del estado. Nosotros seremos los corruptos, los indeseables, los indecentes. Podemos, acabará siendo en abril el culpable de la recesión, de los recortes laborales y sociales y el demonio que quiere separar España.

Si aún así, esa estrategia no funciona y las elecciones siguen dando un Parlamento más o menos igual, entonces preparémonos para la reforma constitucional y la ley electoral, pero no en el sentido de un ciudadano, un voto, sino en aquella que beneficie a PP-PSOE en su debacle electoral.

Porque lo que está en juego no es el bien de los ciudadanos. No es el bien general de España, sino el de los que viven de las puertas giratorias, del cohecho, del tráfico de influencias y de todos aquellos que consiguen lo que quieren a base de comprar conciencias y votos para hacer leyes que les protejan y que castiguen a los díscolos.

Y para finalizar, y en un día de fin de año en el que todas las teles hacen repaso, quiero recordar a mi admirado Sebastián, un sáquida inteligente que nos dejó hace unos años y que reclamaba constantemente,

Salud, república y más escuelas.

Anuncios

#Jenesuispaspauvre

Sentido Común, particular sentido.

Caía la tarde, los gorriones cantaban en los árboles, el sol adormecía en el ocaso y lejanos ladridos de perro envolvían el surround del atardecer. Risas y juegos de niños descalzos que deambulaban por el pueblo, envolvían el entorno. Chabolas de techo de zinc se extendían a lo largo del camino. Montones de chatarra se acumulaban entre las infraviviendas.

De pronto, se hizo la calma. Cesó el trinar de gorriones y golondrinas y callaron los perros. La paz parecía absoluta. Un fuerte ruido cortó de repente el silencio. La tubería había explosionado dejando un enorme Géiser de agua.

Había que cortar el gua, pero en el pueblo no había llave de paso. La llave estaba diez kilómetros arriba, en Poderoso. Hasta allí se dirigieron los vecinos de Renuncio. Su pueblo, encallado entre dos valles y cerrado por la autopista, se estaba inundando. Al verlos pasar, los vecinos de Valverde preguntaron por lo sucedido. Y entonces, ellos también se dirigieron a Poderoso, pero con el fin de que no cortaran el agua. Si Renuncio se inundaba, era su problema. Ellos no iban a padecer sed porque valle abajo no tuvieran agua. El alcalde de Poderoso, que no quería incomodar a Valverde porque ellos podían dejar de apoyarle en la Diputación, envió fontaneros a Renuncio con el fin de taponar el agujero de la gran tubería. Mientras, daba más presión al suministro para que en Valverde todo pareciera igual que antes. Los vecinos de Renuncio, no entendían nada. Algunos, dejaron sus casas y se fueron a vivir a Poderoso. Pero allí no les querían porque eran pobres. Como no paraban de llegar, levantaron un muro en la entrada del valle de Renuncio. Así no podrían salir. Los vecinos de Renuncio morían ahogados. Las tierras se estaban inundando, no podían salir a trabajar, ni a buscar chatarra y empezaban a tener hambre. Ahora además de pobres estaban estigmatizados. Nadie parecía quererles y lo peor, a nadie importaba si morían o seguían allí. Algunos hartos de sufrir la injusticia hicieron un boquete en el muro y provocaron agujeros en la tubería de Valverde. Entonces, los valverianos se echaron las manos a la cabeza. No entendían la razón de tanto resentimiento, la causa de esa actitud. El alcalde de Poderoso mandó retirar a los fontaneros. Los de Valverde, volaron con dinamita parte de la montaña con el fin de taponar la tubería. Pero sólo lograron matar a personas de Renuncio.

De pronto, una niña dijo, ¿porqué no ponemos llaves de paso que corte el agua en cada pueblo? Pero ni los poderosos, ni los valverianos estaban dispuestos a quedarse sin agua unos días mientras se colocaban exclusas en ambos municipios. Para ellos, el problema era de Renuncio, nada más.

*****

Cuando era niño, recuerdo vagamente un funeral en el que mujeres, todas con la cabeza cubierta por un pañuelo negro y todas vestidas de riguroso luto, lloraban y proferían gritos como “no somos nadie”, “que desgracia la nuestra” o “¿porqué señor, porqué?” todo ello entre grandes aspavientos y lloros. Como digo, yo era muy pequeño y el miedo se me metió en el cuerpo porque pensaba que mi mundo se acababa y se venía abajo. No recuerdo quién era el muerto. Pero el mundo siguió.

Desde el viernes noche, circulan por la red lazos con los colores de la bandera francesa, ojos, con los mismos colores o el símbolo de la paz hecho con la Torre Eiffel. (Y es curioso que alguna televisión casposa adoptara ese símbolo durante el sábado, cuando siempre ha sido un símbolo de los que ellos llaman antisistema). El caso es que si, es horrible lo sucedido en París. Pero el jueves murieron 41 personas y más de 200 resultaron heridas en Beirut, por los mismos psicópatas y ni he visto ninguna bandera libanesa, ni ningún hashtag de #TodossomosLíbano. No he visto que en Telecinco, Antena3, TVE, La Sexta, Canal24horas, o la SER, dedicaran ni un sólo segundo a ese suceso, ni mucho menos desplazaran sus plantillas hasta el Líbano para remover y remeter el miedo en las conciencias de los ciudadanos.

Captura de pantalla 2015-11-15 a las 19.51.33

Líbano está muy lejos y son pobres. Por eso no somos todos Líbano pero si pretenden que todos seamos París o Francia. Porque cuando nuestros vecinos, amigos, cuñados, hermanos, etc, reaccionan como lo han hecho tras los tremendos y horribles crímenes de París, en realidad están reaccionando ante el miedo de que eso, pudiera haber pasado o pueda pasar en Madrid, o Barcelona o Bilbao. Están reaccionando al miedo a que los muertos fueran nuestros hermanos, cuñados, familiares o amigos. Beirut queda tan lejos que allá ellos con su problema. Nosotros no somos Líbano, porque son pobres, porque está muy lejos y porque allí no conocemos a nadie.

Cada día aguanto menos la hipocresía y el cinismo de la gente. Pero hay algo aun peor que el egoísmo de nuestros vecinos y amigos. El oportunismo, la indecencia y el aprovechamiento que los caraduras que venden armas, que viven del terror que ellos alimentan y otros provocan, tienen para hacerse los mártires, para ganar votos y para seguir viviendo del miedo de la ciudadanía. Durante la explosión en el estadio de Francia, donde jugaba la selección francesa de Fútbol, Hollande fue evacuado a las primeras de cambio. A éstos nunca les toca las bombas, ni los tiroteos ni de cerca porque para eso están los policías y escoltas. Este mismo tipo, Hollande, ha reconocido que vende armas a los terroristas de ISIS en Siria. Según él una cosa no tiene nada que ver con la otra.

Están haciéndonos creer que esto es una guerra de unos fanáticos religiosos contra todos los demás. Y no. No es cierto. Es una guerra de ricos contra ricos en la que, los pobres son elegidos como peones ejecutores. Es una guerra de vendedores de armas y petróleo, contra quienes han logrado globalizar el comercio mundial a cambio de extender la pobreza y el liberalismo económico por el planeta tierra.

Luego hacen pactos, como en España, para salir en la prensa y engañar a los estúpidos que pasan el día viendo la tele y que se creen estar a salvo porque tienen trabajo. No se dan cuenta que ya nada es como antes. Que un despido lleva al paro y a la miseria porque aunque vuelvas a encontrar trabajo no será con el salario actual, ni de lejos. ¿Pactos para qué? ¿Para poner fontaneros, mientras el agua inunda nuestras casas?

Todos sabemos que a ISIS lo financian quienes son señores y dueños de Arabia, de Qatar, de Yemen, de EAU o de Kuwait. Tiranos que viven del petróleo, que pasan vacaciones en occidente pero a los que nadie se atreve a tocar por miedo a que corten el grifo petrolero y por razones estratégicas. Tiranos que encarcelan a mujeres por conducir, que tienen esclavos indios y pakistaníes trabajando en sus países sin que nadie diga nada. Estos son uno de los contendientes de esta guerra de ricos. Éstos se nutren de ignorantes europeos, cuyas padres emigraron buscando pan y libertad, y que esta vuelta al medievo económico, les ha dejado en la miseria humana: sin trabajo, sin pan y sin futuro. Así, no es difícil que igual que los jóvenes de los 80 se echaran a los brazos de la heroína, éstos busquen cobijo espiritual y humano en las mezquitas, controladas mediante enormes cantidades de dinero por estos tiranos de la Península Arábiga.

¿Quiénes salen ganando con este tipo de masacres en Europa? En primer lugar los fascistas que acogen el voto de ignorantes que creen que la culpa de todo la tienen los que precisamente huyen de este tipo de sucesos que en un país como Siria suceden TODOS los días. Ahí está Le Pen, y el Partido Popular frotándose las manos. Y en segundo lugar los del discurso grandilocuente y vacío que abogan por lo de siempre: más guerra, más armas, más muertos porque eso es lo que les hace amasar más y mas dinero, más y más poder.

Necesitamos, estos países necesitan educación, pero no en conocimientos. Necesitan educación en la tolerancia, educación en los valores de la declaración de los derechos humanos, educación en el respeto y en la convivencia.

Claro que esos valores son contrarios a la explotación de las personas, a la venta de armas, a la guerra, a la desigualdad social, a cinismo de nuestros políticos y a los intereses de los verdaderos culpables de los sucedido en Líbano y en Francia y a lo que día a día sucede en Siria, el Chad o Palestina.

Ahora, todos como borregos a volver a votar a los que se están frotando las manos, para que, a cambio de una supuesta protección, tengamos la boca cerrada, los pies y las manos atadas y el cerebro compungido para que no piense.

De eso se trata.

¡Manos arriba, esto es un atraco!

¡Tres navíos en el mar…!

Amanecía en el horizonte. El mar tornaba calma. El cielo, oscuro aún, enseñaba oscuros nubarrones en el horizonte. Diecisiete barcos despertaban al alba tras un temporal que había diezmado las tripulaciones y reducido considerablemente los víveres y el agua potable. Muchos de ellos sin mástiles y con las velas seriamente dañadas, apenas se movían al son de las corrientes.

El San Jorge, un galeón de gran tamaño, fue el primero en entrar en la tormenta aunque debido a su gran peso y lentitud, había soportado mejor que las demás embarcaciones la secuela del mal tiempo. La tripulación había sido diezmada, si, pero llevaba en sus bodegas el 90% de las reservas de agua de la flota y casi la totalidad de los víveres. El capitán del San Jorge y el contramaestre, antiguos piratas, robaban al imperio cuanto podían y escondían en islas perdidas lo robado. Por su parte, el almirante que mandaba la armada, era también un caradura que no dudaba en quedarse con una buena parte del oro que traían de América y que escondía en una sobrebodega mandada hacer en la corbeta La Española y que sólo él y su lugarteniente conocían. No dudaba en echar a los tiburones a quién intentara entrometerse en su robo.

La flota llevaba muchos días de travesía y el ambiente, tras los efectos del huracán, se había enrarecido. En el Galeón, San Jorge, la tripulación, empezaba a estar harta de tener que restringirse el agua y la comida y de compartir las vituallas que sus bodegas guardaban. En la corbeta la Española y en el resto de navíos, corbetas, bergantines y goletas la situación no era mucho mejor. El hambre y la desesperación provocaba constantes reyertas con resultado de muerte en muchas ocasiones. El runrún de un motín se respiraba en el ambiente de todos los barcos, especialmente en el San Jorge, dónde varios marineros habían montado una especie de mando en la sombra para hacerse con el barco. Enterados el Capitán y el contramaestre decidieron dar un ultimátum al almirante, quién agobiado por los problemas y reyertas de la tripulación y por las insatisfacciones del resto de capitanes, decidió amenazar con hundir el San Jorge si éste no se avenía a seguir repartiendo víveres y agua a todos los demás barcos.

Josep, el capitán del San Jorge, decidió encabezar el motín y hacerse con las riendas del mismo. Tenía mucho que ganar, pues en el Galeón había varios cientos de lingotes de oro, además del que, junto con el contramaestre ya tenían apartado para su propio beneficio. Don Mariano, el Almirante, por su parte decidió que debería continuar con sus amenazas de hundimiento mandando cargar los cañones y acorralar, con los barcos que aún tenían velas, al San Jorge.

Ninguno de ellos se dio cuenta que el el corsario Von Ulrich acechaba en el horizonte.

El San Jorge, se negó a repartir los víveres y el agua con el resto de la armada y se proclamó barco pirata. La Española abrió fuego. Los cientos de barriles de agua saltaron por los aires. La bodega donde estaban los víveres de inundó de agua inutilizando los mismos. Los marineros empezaron a sentir los rigores del hambre y la sed. Las reyertas empezaron a ser la principal causa de muerte. Unos días más tarde, el corsario Van Ulrich recogía al almirante Don Mariano, a los capitanes supervivientes de la flota y al Capitán y contramaestre del San Jorge. A cambio, traspasaron los cientos de lingotes de oro de la armada al Selva Negra. El resto de marineros no entraban en el trato y fueron abandonados a su suerte.

*****

Decía esta mañana Almudena Grandes, en la presentación de su libro “Los Besos en el pan”, que esto es una guerra y la estamos perdiendo.

No es una idea original, esta de Almudena, porque muchos ya hemos venido advirtiendo desde hace algún tiempo, que estamos en el IV Reich, en el que Alemania ha conquistado Europa sin pegar un solo tiro, pero con los mismos efectos que en las dos guerras anteriores: hambre, destrucción social, pobreza y creación de cientos de miles de refugiados que servirán de mano de obra barata para goce y disfrute de la economía capitalista.

Pero si hay algo de original en la idea de Almudena. Porque no es sólo Alemania la que nos ha metido en esta guerra económica. En realidad, es el fascismo el que ha creado esta situación y el que está siendo beneficiado de las consecuencias.

La globalización sólo lo ha sido del tráfico de mercancías. Las personas siguen sin poder moverse y el trabajo ha sido localizado en aquella parte del mundo que no respeta los derechos humanos, que no respeta ni a niños, ni a mujeres. El trabajo no ha sido globalizado, sino que muy al contrario, ha sido localizado.

Con esta situación en la que han creado millones de pobres, han conseguido que haya muchos súbditos. Súbditos que creen que el culpable es el dedo y no la luna. Súbditos que han creído que la situación tiene solución en el nacionalismo, el fascismo desmedido, la insolidaridad y el egoísmo.

España no se ha librado de ello, como es natural y andamos metidos en un embrollo al que los medios de incomunicación dan prioridad absoluta y una importancia que tal vez, no tenga en el grado dado.

Hablan del gran golpe a la democracia española, la decisión votada esta mañana en el parlamento catalán, y se empeñan en decir que la mayoría de los diputados no representan la mayoría de los votantes. Mientras CIU ganaba elecciones con un sistema electoral torticero que no representa la realidad social catalana (ni del resto del estado) y ayudaba a González o al insufrible caradura gastador de la Botella, a desgobernar España, todo era correcto. Cuando ese mismo sistema lleva al Parlamento Catalán a empezar el proceso independentista, entonces, los diputados no representan al pueblo. Mientras el PP o el PSOE han estado obteniendo diputados a 45.000 votos mientras a otros partidos les cuesta 200.000, la cosa ha sido correcta y democrática. Si ese mismo sistema, lleva a Carmena o Ada Colau a las instituciones, entonces el sistema no es representativo.

Nos están haciendo darle importancia a lo que no la tiene y a lo que ellos quieren. Ni los catalanes van a despertar libres de recortes y pobreza al día siguiente de la independencia (si la consiguieran), ni los españoles vamos a tener que sufrir más por ese 15% del PIB que se ira por el fregadero. Porque en esta guerra, quiénes salen ganando son los que producen en India, Bangladesh o Taiwan a euro al día, haciendo trabajar a niños y mujeres y los que especulan con el trabajo, las materias primas, la indecencia y el robo de lo público. Y quienes salimos perdiendo, siempre, siempre, somos los que ponemos nuestro trabajo a precios de miseria, los que nos matamos por conseguirlo rebajando nuestra dignidad y nuestros derechos y los que, con nuestros impuestos (sobre todo IVA, y otros indirectos) ponemos el capital para que todos estos indeseables del hijoputismo, vivan a nuestra costa a base de cobrarnos bien cobrados por unos servicios públicos que son nuestros, pero que ellos gestionan como si fueran suyos.

Quizá Catalunya nunca llegue a ser un estado independiente, o quizá estén pasando por alto algo que no debieran y lo consigan. En cualquiera de los dos casos, la gente de a pie, a este y al otro lado del Ebro, deberá seguir madrugando, trabajando sin derechos y a precios de esclavitud, seguirá teniendo que pagar dos veces por ir al médico y por llevar a sus hijos a la escuela, mientras que los Pujol o los Bárcenas guardan a buen recaudo lo que no les pertenece en Suiza o las Caimán y mientras los amigos de los Mas o de los Babas, hacen el agosto a nuestra cuenta.

Una lista de floreros

Una pareja ideal

Los acordes de Mendelssohn llenaban el espacio eclesiástico. Al fondo, junto al altar, un mozo guapo, rubio, de ojos azules, prominentes abdominales y anchos hombros, embutido en un llamativo chaquet, sonreía gustosamente a una esbelta morena de ojos atigrados vestida de sedas y cola.

La novia, una prominente abogada perteneciente a uno de los bufetes más renombrados de la capital y a una de las familias de más rancio abolengo en la reciente historia de España.

El novio, un mediocre ex-jugador de fútbol, conocido por sus salidas nocturnas, amores fotografiados y anuncios de cosméticos. Un tipo con una ruina patrimonial y personal pero que da muy bien en el papel cuché.

El novio está muy feliz. Esta enamorado ciegamente de Belén y cree que su matrimonio le dará un giro a su vida, un cambio brusco que le hará ser mejor persona y mucho más sensato. Se acabaron los clubs nocturnos, las fiestas hasta el amanecer, las rayas en los baños, las fotos con una y cien chicas y los programas del hígado. Sólo la moda. La publicidad y la moda.

La novia, necesita credibilidad. Su familia es muy tradicional y el bufete dónde trabaja más. No necesita ningún parásito a su lado. Si Marcos cree que va a seguir haciendo el bobo, dando un escándalo tras otro en las revistas y en la televisión, apañado está. Ha firmado una clausula conyugal.

Ella sólo necesita un jarrón chino, un florero que le acompañe a fiestas y sociedad. El cree que será un marido tradicional.

La novia de la novia, hace pucheros en el primer banco de la iglesia.

*****

Estoy muy harto. Harto de tanta floritura, de tanta pintura, de tanto maquillaje, de tanto estúpido que sólo ve el dedo y nunca la luna. Estoy harto de fachadas, trajes de seda y de eufemismos. Harto de que lo superfluo sea lo importante. Harto de la hipocresía, de lo políticamente correcto, de la historia tergiversada y de las palabras que no llevan hechos. Harto de que a la gente se le insulte como nazi por hacer un mal chiste de judíos. Se le llame racista por expresiones como “engañar como a chinos”, “Trabajar como negros” o por llamar gitano a alguien que siempre usa la trampa y la intimidación. Las palabras son importantes, si, pero son mucho más importante los sentimientos y las acciones. Que te llamen nazi, mientras crees que los nazis de verdad masacraron a los judíos, que te llamen racista mientras tomas cervezas con amigos sin darte cuenta que tienen la piel oscura o que te llamen machista habiendo dedicado toda una vida a la lucha por la igualdad, no solo de las mujeres, sino de todas aquellas personas más injustamente tratadas por la sociedad, duele. Y sobre todo duele porque quién te insulta no tiene ni puta idea de quién eres, no sabe lo que haces, no sabe dónde vives, dónde trabajas, quiénes son tus amigos o que haces en tu casa.

Todo viene a cuento de la entrevista que Fernando Berlín le hizo esta mañana a Zaida Cantero. Una mujer acosada, masacrada psíquicamente a la que, según ella, un tribunal militar le ha declarado incapaz para seguir en el ejército.

Cuando esta persona fue fichada por Sanchez Castejón ya dije que me parecía un fichaje florero, una forma en la que el PSOE, al igual que hizo con el ex-juez Garzón, utiliza a alguien mediático para conseguir un puñado de votos.

Es posible, incluso lo creo, que la ex-militar haya sea ajena a todo este montaje mediático. Pero conociendo el paño del que está hecho la cúpula del PSOE y lo que pasó con el propio Garzón, no me cabe ninguna duda de que esta señora, ha sido fichada, no por su capacidad o talento sino porque mediáticamente “queda bien” y les traerá unos cuantos votos de los incautos televisivos.

Nunca he pensado que Zaida no tenga talento. Desconozco si lo tiene. Y nunca he pensado que sea “florero” por ser mujer, sino por la forma en que ha sido reclutada para las listas electoraes. ¿Cuantos de ustedes me pueden decir quiénes ocupan los números 2, 3, 4, 5, 7, 8 ,9 y 10 de la candidatura del PSOE por Madrid?

Escuchándola ayer, en la entrevista, me reafirmó que evidentemente está hecha para ese partido que se nombra republicano pero adora la monarquía, que se autodefine como social pero actúa como un liberal más, que se viste de rojo y actúa de azul.

Dice que va a trabajar por una sociedad más justa. Dudo mucho que en ese partido le dejen siquiera levantar una sola brizna de mierda, de esa lacra que nos cuesta miles de millones de euros, mientras hacen volar a sus tropas en chatarras con alas. Dudo mucho que acabe limpiando ese mundo que le han proporcionado tanto a la propia Zaída, como al teniente Luis Segura varios arrestos y la expulsión. Ese mundo que, como él mismo denuncia, y todo aquel que ha hecho la mili recuerda, se define con una sola palabra: CORRUPCIÓN.

Ojalá me equivoque. Ojalá la ex-comandante acabe siendo una pieza fundamental en la regeneración democrática y del ejército. Será bueno para todos.

Centrocracia

Reluciente

Atardecía en el campo. Las sombras se alargaban. El sol se retiraba a sus aposentos. Los niños escarbaban en la ribera para construir unas pequeñas glorias dónde hacer fuego. El otoño arreciaba. El Cierzo se había adueñado de la tarde y el frío se colaba entre los abrigos y los gorros de lana. Las lluvias no habían llegado y, como todos los años por esa época, tocaba jugar a los hornos.

Luis y Prudencio ya habían horadado la ribera y buscaban combustible para la gloria. Unas hojas de pino y una piñas servirían para encender. Luego la encina haría el resto del trabajo.

Entre la pinaza seca apareció una caja de madera roñosa. Al abrir la tapa, descubrieron varios objetos. Uno de ellos metálico, brillante como si acabara de colocarse allí. Tenía forma esférica pero no era una esfera perfecta. Una cazueleta coronaba la parte más estrecha. Los otros objetos, parecían monedas, pero no se veía la inscripción. Más bien eran arandelas sin agujero en el centro. Estaban sucias y tenían un color herrumbroso. El objeto grande y dorado no parecía tener puerta, bisagras o parte por la que llegar al interior. La cazueleta no se separaba de la bola de ninguna de las maneras. Tiraron las arandelas al suelo y se fueron con el objeto metálico entre las manos a buscar a sus compañeros de juego. Ninguno de ellos había visto nunca uno igual. Como no pudieron abrirlo, lo dejaron allí de lado y continuaron con el juego de los hornos.

Media hora más tarde, aburrido de ver salir la llama por el extremo de la Gloria que hacía de chimenea, Prudencio agarró el chisme metálico que habían encontrado en el pinar y lo metió dentro del hogar.

Dos minutos más tarde, una gran explosión reventaba el horno y una esquirla de metralla, le daba a Prudencio en el ojo dejándole tuerto. Podría haber sido peor porque un gran trozo de la granada pasó rozándole el pelo.

Dias más tarde, el maestro del pueblo, paseando por el pinar, recogió las arandelas, las limpió y vio que se trataban de ducados de oro.

*****

Esta mediodía iba camino de la parada del bus, cuando observo que toda la calle está cortada porque hay un congreso de arruinadores populares a nivel europeo. Cabreo monumental, subo al bus (que menos mal que el hombre ha sido bueno y me ha cogido en mitad de la calle porque la parada estaba sin servicio), y en la siguiente parada sube otro conductor que le pregunta porque hay tanta policía en el contorno. Este le dice que hay un congreso del PP y empiezan una conversación de la que sale algo como lo siguiente:

-¿Tu que eres de derechas, en lugar de votar a estos corruptos, vota a Ciudadanos que también es de derechas.

-Noooo. Ciudadanos es de centro izquierda. Buueno, de izquierdas igual no, de centro, osea , de derechas pero poco.

-El conductor “titular” se calla y se acaba la conversación.

Por mi parte he comentado (quizá demasiado alto, porque se me ha quedado mirando un señor mayor sentado enfrente), “lo que hay que oír, por tener orejas, Ciudadanos de izquierda”.

Reflexionando sobre esto, me he dado cuenta de que ya hemos perdido la batalla antes siquiera de haber empezado la guerra. Las televisiones están dando cera a diestro y siniestro contra PODEMOS, de tal forma que en una encuesta de Cuatro TV, Pablo Iglesias estaba valorado peor que Don Tancredo.

¿Porqué este ciudadano conductor con pinta de tener pocas luces y de ver mucho la tele, ha dicho eso de que Ciudadanos es de izquierda? Pues sin duda porque es lo que están transmitiendo todos esos canales de TV que están aupando a Primo de Rivera para canalizar el cabreo de la gente contra la corrupción mafiosa que estamos sufriendo. Los que manejan los hilos se han dado cuenta de que el cabreo general es grande y de que, o lo reconducen hacia opciones que no cambiarán nada, o pueden tener un disgusto.

No vi el programa de Jordi Évole el domingo pasado. Lo tengo “arrestado” desde aquel infame programa sobre el 23F. Pero por lo que he podido leer y lo que me han contado, a la gente que no es de PODEMOS, en general les gustó más Primo de Rivera. Porque, al parecer, hablaba sin parar, no dejando hablar, interrumpiendo maleducadamente, pero a eso ellos lo llaman ser más incisivo.

Ciudadanos es un envoltorio llamativo (ni siquiera bonito) que esconde un programa netamente liberal (pseudofascista). Desde apostar por la privatización del sector público, hasta el copago educativo y sanitario, pasando por una ley de impuestos no progresiva, en la que, primen más los impuestos indirectos que los directos (lo que beneficia a las clases pudientes y perjudica a las clases obreras). El IVA lo pagamos todos y subirlo al 23% quién más lo sufre es quién menos tiene. Bajar el tipo máximo impositivo del IRPF y el mísero tipo del 10% que ahora pagan las empresas beneficia a los de siempre.

¿Porqué se empeñan en hacernos ver que están en el centro? Porque desde Suarez, este país se ha autoconvencido que es la solución, que hay que cambiar las cosas sin cambiar nada. Y eso es imposible. No se puede hacer una tortilla sin romper los huevos. Y quien diga lo contrario, miente.

Se han empeñado en hacer de PODEMOS unas chapas roñosas y peligrosas, mientras que ocultan la bomba Ciudadanos con un envoltorio llamativo.

En un país que ve más de cinco horas de televisión al día y en el que TODAS están en manos de quién nos ha robado el trabajo, el pan y los derechos , ganar las elecciones con un programa contrario a los intereses de esta gentuza se hace imposible.

Si además andamos con separaciones en opciones cuyo fin dice ser el mismo pero que dividen el voto, más todavía.

La centrocracia es la ideología de la masa, de la idiocia. La centrocracia nos hace esclavos.

Del revés

Lo bueno que tiene alejarse del mundanal ruido y dejar de ver la tele y de leer la prensa, aunque sea digital es que, tomas cierta distancia de la realidad y se te ocurren ideas que te sobrevienen de manera espontánea como una verdad revelada.

Estaba el sábado haciendo tiempo para ir a tomar café con los amigos (estábamos en las fiestas del pueblo) se me ocurrió poner la Sexta y vi que había un anuncio que decía “frutas y hortalizas de España, patrocinan este programa”. Acto seguido, volvían de publicidad en La Sexta Noche donde un cantamañanas intentaba ratificar con números que la vergüenza de haber dinamitado los derechos laborales y la rebaja de salarios que ha llevado al área mediterránea a tener una sociedad de grandes fortunas, frete a una mayoría que tienen que mendigar la comida (es decir la sociedad americana traída aquí), es la responsable de una supuesta recuperación económica. Frente había otra persona, también economista, que intentaba justificar lo contrario. ¿Por qué la Sexta Noche ha pasado de ser el altavoz de PODEMOS y la regeneración a ser el de los cantamañanas de siempre? La respuesta está en los limones, las berenjenas, el brócoli,… es decir, en la publicidad institucional. Si quieres domesticar un medio díscolo dale dinero de todos en una publicidad, aunque sea absurda como la de las verduras.

Ya sabemos que los medios manipulan, reconstruyen el pensamiento, guían a la ciudadanía hacia el pensamiento único, y crean opinión a favor o en contra de algo. Y me preocupa que hayan llegado a un punto en el que, para contrarrestar la información y la opinión de quiénes no tenemos intereses económicos detrás, hayan sido capaces de manipular y de cambiar hasta los valores humanos, tradicionalmente asumidos como verdades inmutables o inamovibles. Ya comentaba hace un par de artículos que si hace unos años un país se hubiera atrevido a bombardear un hospital o una escuela, le hubiera caído la del pulpo y hubiera sido presionado por todos los demás países. Hoy, con ayuda de los medios que han empezado hace tiempo a minimizar todo lo importante, ya no sólo Israel se atreve a bombardear hospitales con niños y enfermos. También el gran Sherif del mundo que preside un nobel de la paz (lo que dice mucho de los premios nóbeles) ha sido capaz de bombardear y matar a niños indefensos hospitalizados en un hospital de Médicos sin fronteras. Y no pasa nada. Los medios, dan la noticia de pasada y ponen el foco en chorradas como volver a contar la historia de los twitts de Zapata o darle media hora diaria de desinformación a los quehaceres habituales de un soplagaitas como Ronaldo, Messi, el Madrid o el Baça.

Primero ignoraron a PODEMOS. Creían que eran unos excéntricos “antisistema”. Cuando sacaron un millón de votos en las europeas, empezaron a tomarlos en consideración y cuando las encuestan igualaron o superaron en intención de voto directo al PP o al PSOE, entonces, empezaron no a ignorarlos sino a dejarlos en el ostracismo y a bombardear con contrainformación. Por no hablar por ejemplo de la SER y su guerra mediática contra Carmena.

Por eso, fruto de la desconexión, he llegado a pensar que toda esa campaña a favor de la unidad de la izquierda, no es sino una campaña de desinformación salida de la derecha y de los medios de presión a través de sus medios de comunicación para conseguir el famoso “Divide y vencerás”.

Ya sabéis, los que habitualmente sois asiduos a esta casa, que estoy a favor de concentraciones electorales tipo “Ahoramadrid”. Y justamente en esa coalición no estaba lo peor de IU, lo de siempre de esa formación a los que sólo les interesan sus propios bolsillos y patrimonios y nada las personas. Por eso creo que todos estos intentos que ahora nos sacan los medios, intentos dirigidos por Garzón (el ex-juez), por Almeida (Cristina, por la que siento gran aprecio y creo fue maltratada por IU, formación que ella fundó) no son sino intentos de la derecha y de los que mandan por dividir el voto para que, como en Portugal, nada cambie y puedan seguir con sus tropelías.

¿Que es ser antisistema? O mejor ¿Que es ser prosistema? Vivimos en un mudo en el que los medios hacen una gran montaña de actitudes como que un alcalde deje de ir a misa en una fiesta local, mientras pasan por alto que alguien robe a millones de ancianos con las preferentes. Vivimos en un sistema en el que los medios hacen un mundo porque un político distinto no hace declaraciones a favor del fervor nacionalista español, y sin embargo dan la noticia con la nimiedad suficiente para que la gente no piensa sobre el expolio al que ha sido sometido el estado en los últimos años. A los que nos llaman antisistema, que justamente sólo queremos que se cumplan las leyes que existen como las de igualdad, impuestos progresivos, derecho al trabajo digno y al salario digno, a la vivienda, a la libertad de expresión y manifestación, nos tratan como delincuentes peligrosos. Mientras, los que expolian el estado, los que usan la política para enriquecerse y par enriquecer a bancos, eléctricas, grandes multinacionales, con peligro para la salud y la vida de los ciudadanos, esos son hermanitas de la caridad. Personas decentes y grandes señores.

El mundo al revés.

Más hijoputismo

Muerto el perro…

Amanecía. Las primeras luces del alba salían por poniente. ¿Poniente? Apresuró el paso hacia el Cerro de las Viñas. Desde allí vería mejor el lucero del Alba. Según iba subiendo por el sendero, la luz blanca se iba convirtiendo en amarilla. El Lucero del Alba se trastocaba en una enorme masa amarilla y roja. ¡Fuego! ¡Era fuego el resplandor que adelantaba el día! Airis ardía por los cuatro costados. Algunos hombres luchaban inútilmente contra una masa ingente de calor y fuego. No había mujeres, ni niños y los hombres de los cubos no eran más de diez. ¿Dónde estaba el resto?

¿Quién impediría ahora que el pueblo engrosara los cientos de hectáreas congregadas por el Marqués?

Si no había más manifestaciones, el Marqués tenía vía libre y sin la necesidad de tener que verlos diariamente junto a la verja de su casa.

*****

No tenemos la eficacia de la tele, la radio o la prensa inmovilista. No podemos inferir como lo hacen los grandes medios de incomunicación, adoctrinamiento y transmisión del pensamiento único. Pero tenemos la obligación, (debemos), de seguir informando y luchando hasta el final.

Ahora quieren bombardear Siria. Ahora quieren aliarse contra el estado Islámico. Ahora Al Asad ya no es malo. El 8 de febrero de 2012 el periódico ABC publicaba esto:

Captura de pantalla 2015-09-08 a las 19.08.23
Aquí el texto de la noticia

Entonces, Al Asad era un sátrapa al que había que derrocar porque masacraba a su pueblo. Nada tenía que ver su posición contraria a la política expansionista de Israel, ni su posición hacia la liberación del Líbano, ni mucho menos que en junio de 2010, firmara junto a Hugo Chavez un acuerdo para poner en relieve la política expansionista y criminal de los Estados Unidos en Oriente Medio (y en América Latina) y para informar al mundo sobre las mentiras de la guerra de Irak. Quién se opone al gran Sherif americano acaba muerto. ¡Que se lo pregunten a Gadafi!

Entonces, en 2010, la OTAN, los Astados Unidos y esta Europa que ha demostrado ser la del IV Reich alemán, se pusieron como locos a armar a los entonces llamados disidentes sirios. Disidentes que, al igual que pasó con Bin Laden en Afganistán, resultaron ser mucho más sátrapas, asesinos, déspotas e incontrolados que aquellos contra los que luchaban. Disidentes que ya entonces no eran otra cosa que, descerebrados que pretenden expandir su fe por el mundo a golpe de degüellos, de sumir a las mujeres, de quemar vivos a los homosexuales y de asesinar a todo aquel que ose decirles que son unos miserables estúpidos con menos inteligencia que una gallina.

Ahora, quieren bombardear Siria. Pero ¿para acabar con los descerebrados del mal llamado Estado Islámico? No. Simplemente, porque no les gusta que los pobres llamen a nuestra puerta. No les gustan los refugiados. Y como el pueblo, en contra de lo que piensan sus fascistas gobernantes, ha dejado claro que las personas no pueden ser tratadas como animales, para evitar el problema, van a quemar Siria. Muerto el perro, se acabó la rabia.

De paso, el hijoputismo desilustrado que nos gobierna en la sombra y que igual se dedica a vender armas, que droga, que órganos humanos en el mercado negro, que deja morir de hambre a medio África especulando con el precio de los cereales o que plantea una invasión en Irak para poder vender armas y materiales de construcción, hacen su agosto particular con el negocio de las armas.

Debemos volver al boca a boca. Debemos contar a todo aquel que quiera escucharnos quiénes son estos desalmados y lo que pretenden.

Porque, al igual que todos fuimos Charlie Hebdo y el 99% no sabíamos ni que existía esa revista, todos somos Siria. Con la diferencia de que quizá muchos de nosotros no sepamos dónde está Siria pero, como Siria, o Grecia, o Líbano, o Chad, o Irak, o tantos otros, estamos en la misma lista. Cuando ya no sirvamos para sus propósitos, estaremos también condenados a muerte.